Ciudades literarias (1): Dublín

Dublín es algo más que pubs, gente amable y lluvia sobre parques verdes. El 16 de junio celebra  una fiesta en honor de un personaje de ficción. Es el Bloomsday, para recordar a Leopold Bloom, protagonista de Ulises de James Joyce. La UNESCO le otorgó en 2010 el título de Ciudad Literaria.
samuel-beckett-bridge

Puente Samuel Beckett sobre el río Liffey, Dublín.

DOCE CITAS LITERARIAS y cuatro pubs:

1.- El Museo de los Escritores, empezando el recorrido por la poesía irlandesa y las leyendas celtas para acabar en la actualidad. Está al final de la calle O’Donnell y se inauguró en 1991 en un edificio del siglo XVIII.

2.- El activo Abbey Theatre, fundado en 1903 por William B. Yeats, poeta, dramaturgo y senador. Fue Premio Nobel en 1923, él mismo fue consciente de que ese galardón no le era concedido únicamente por sus méritos literarios, que no son pocos, sino como representante de la literatura de Irlanda, que había visto reconocida su independencia del Reino Unido en 1922

3.- Ningún amante de los libros puede perderse el Book of Kells, un impresionante manuscrito de la Edad Media, una joya que se encuentra en la magnífica vieja biblioteca del Trinity College.

4.- Por esta universidad han pasado muchos escritores como Tana French (n. 1973, escritora y actriz teatral de origen irlandés cuya primera novela In the Woods (2007), ganó los premios Edgar, Anthony, Macavity y Barrycomo mejor primer novela. Es miembro del Purple Heart Theatre Company , un colectivo que merece la pena ver si se tiene ocasión.

5.- La estatua de Bernard Shaw en la National Gallery of Ireland, institución a la que legó parte de su patrimonio (y que se puede visitar gratuitamente). Otro irlandés con Nobel de Literatura (1925). Su obra más famosa es Pigmalión, de la que él mismo realizó el guión cinematográfico, por el que obtuvo el Oscar de 1938 al mejor guión. Esto le convirtió en el primer hombre en ganar un Nobel y un Oscar. Años más tarde, y tras el éxito en roadway del musical,  George Cukor dirigió en 1964 otra adaptación, My Fair Lady.

6.- El Puente Samuel Beckett, tercer Premio Nobel de la lista, en 1969. ¿Adivináis de quién es este puente? Parece que no es tan controvertido como otras obras de Santiago Calatrava. El teatro contemporáneo le debe mucho a Beckett, en especial por su Esperando a Godot, muestra fundamental del Teatro del Absurdo.

7.- La estatua de Oscar Wilde en el Merrion Park. Ingenioso, mordaz, el autor de El retrato de Dorian Gray se topó con toda la intransigencia de la sociedad victoriana por su condición de homosexual, lo que le llevó a pasar por la cárcel por sodomita e indecente.

8.- En el número 21 de la calle Westland Row se puede visitar la casa de la gran poetisa Jane Frances Agnes Elgee, más conocida como Lady Jane Wilde o Speranza, madre de Oscar Wilde.

9.- En la Catedral de Sant Patrick hay una estatua en honor de Jonathan Swift, donde este autor fue enterrado de pie. Después de una visita a su lugar de descanso eterno, se puede visitar la biblioteca, fundada en 1701, para ver el escritorio donde escribió su celebérrima novela Los viajes de Gulliver.

10.- James Joyce está por todas partes. Tiene una estatua de bronce en la céntrica calle O’Connell. Hay ilustraciones de escenas de su libro “Dublineses” en Galería Nacional y el Hotel de Finn, donde su esposa y musa, Nora Barnacle, trabajó como camarera, ha conservado cuidadosamente su  firma. Si te interesa mucho este autor, no te pierdas el Centro Cultural James Joyce.

11.- El barri de Ranelagh, donde nació la narradora y periodista Maeve Brennan, famosa por sus crónicas en The New Yorker. También aquí nació y pasó su infancia la actriz Maureen O’Hara.

12.- Bram Stocker trabajó como funcionario en el Castillo de Dublín. Se licenció con matrícula en el Trinity Collage en matemáticas y ciencias.

CUATRO PUBS PARA INSPIRARSE: Buena cerveza y mejor literatura, ¿quién puede resistirse?

Brazen Head:  Jonathan Swift era habitual de este lugar. También se dice que Robin Hood pasó por aquí, lo cual no resulta improbable si pensamos que el local fue construido en 1198.

Neary’s: El dramaturgo, poeta y activista político Brendan Behan, autor de Borstal Boy, era cliente frecuente. Son célebres los debates de los parroquianos en la sala central.

Toners: Sin ser un aficionado a los pubs, William B. Yeats lo visitaba con frecuencia. Cercano al Museo de Historia Natural y al National Gallery, el pub es un punto de encuentro para la cultura.

Davy Byrne’s: frecuentado por el escritor James Joyce y aparece a menudo en su novela Ulises. Durante el Bloomsday (16 de junio), actores vestidos con ropas típicas de la época eduardiana representan los contemporáneos de Bloom. Ese día se ofrece el sandwich de gorgonçola y el vino que se toma este personaje en el libro.

IMG_8495

2 pensamientos sobre “Ciudades literarias (1): Dublín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *