El susurro de la gota

anagramaEl ANAGRAMA consiste en redistribuir las letras de un nombre propio, de una palabra o de una frase para formar otro vocablo u otra oración.

Son famosos los anagramas que Lope de Vega esconde en sus versos. Belisa y Camila Lucinda, que aparecen en sus poemas, son en realidad dos de sus amantes: Isabel de Urbina y Micaela de Luján.
En Los viajes de Gulliver  aparacerecen los nativos de Tribnia (Britain) y un dramaturgo español nos habla de Sinapia (refiriéndose a (H)ispania). Bulliciosamente y escabullimiento tienen las mismas letras, y del propio anagrama podemos construir “amar gana”, por ejemplo.

¿No os parece significativo que mi apellido, Saumell, sea anagrama de “maúlles”? Tal vez estaba predestinada al blog “El Susurro del gato”.

El anagrama es un juego muy antiguo y se atribuye su paternidad a Licofron de Calcidia, un poeta que vivió en la mítica Alejandría sobre el 280 a.C. Los cabalistas hebreos consideraban que el anagrama tenía un significado esotérico, un poder mágico que desvelaba información sobre el carácter de una persona o sobre su futuro.

También llamamos anagrama al símbolo o emblema de una institución o empresa, especialmente el constituido por letras.

Imagen-de-Libro-y-gatoJUEGO DE LLAMP
– ¿Qué instrumento toca usted, señor León Volico?
– ¿Acaso no lo adivina? ¡Lo llevo inscrito en mi mismo nombre!
¿Qué instrumento creéis que toca?

 

 

palabras_mobile
La página palabr.as dispone de un GENERADOR DE ANAGRAMAS.

2 pensamientos sobre “El susurro de la gota

  1. ADN

    He probado la página de los anagramas. ¡Fantástica!
    me ha llamado la atención que BARCELONA tengo tantos anagramas, y además con todas las letras algunos: BALANCERO, BALCONEAR, BALCONERA, CABLEARON, RECOLABAN…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *