En nombre de una mujer (2)

He aquí una segunda lista de mujeres escritoras (en este caso tres) que firmaron como hombres para publicar sus novelas. En un anterior post (pincha aquí) ya hemos comentado algunas escritoras con seudónimo de varón.
1.- MARÍA LEJÁRRAGA, TRAS GREGORIO MARTÍNEZ SIERRA

María Martínez SierraMaría de la O Lejárraga García (1874-1974) fue una de las fundadoras del feminismo en España. Nació en San Millán de la Cogolla, fue maestra y diputada. Murió en Buenos Aires, donde tuvo que exiliarse. Escribió novelas, varias obras de teatro, cuentos breves y ensayos; sin embargo, si buscáis en alguna tienda online las películas que se han hecho basadas en sus obras (como Canción de Cuna), incluso algunos libros, encontraréis que se indica que están basadas en obras de Gregorio Martínez Sierra, su marido. María es otro ejemplo de marido escritor que expolia la obra de su mujer. Cabe decir que se trataba al principio de una estrategia consentida, pues María  creía que sus obras de ficción, plagadas de mensajes feministas, serían  más aceptadas si estaban firmadas por un hombre. Que era María quien escribía y no Gregorio no se supo – de forma pública y para todo el mundo – hasta que en los 80 dos expertas universitarias lo demostraron. Gregorio Martínez Sierra firmó antes de morir un papel señalando que su esposa había sido coautora de sus obras, pero la investigación académica demostró fue ella la autora al completo de las obras de teatro que él firmaba y que fueron un tremendo éxito de público en su momento.  Algunos artículos y libros los firmó como María Martínez Sierra.

En 2012 se publicaron dos novelas que cuentan con María de la O Lejárraga como personaje de ficción, Se trata de Palabras insensatas que tú comprenderás, de Salvador Compán; y Cándida, de Isabel Lizarraga, que es además estudiosa de su figura y de su obra. En  2015 la Universidad de La Rioja publicó el libro De literatura y música. Estudios sobre María Martínez Sierra, que aborda las relaciones profesionales y creativas que mantuvo con algunos de los compositores más importantes de su época.

2.- WILLY O COLETTE
4432454_249pxSidonie Gabrielle Colette fue novelista, periodista, guionista, libretista y artista de cabaret. Su novela más conocida es Gigi, llevada al cine por Vincente Minnelli (1958). Fue elegida miembro de la Academia Goncourt en 1945 y condecorada con la Legión de Honor de Francia. Se casó muy joven con Henry Gauthier-Villars, apodado «Willy», autor de novelas populares y un vividor parisino que subsistía a costa de explotar a sus colaboradores. Willy descubrió enseguida las facultades como escritora de su esposa y la animó a escribir sus primeras obras que, sin ningún escrúpulo, fueron firmadas por él. Harta de su papel de esposa sumisa y burlada por las continuas infidelidades de su marido, Colette fue liberándose poco a poco de su tutela y se dedicó a satisfacer sus ambiciones teatrales en el music-hall. Son años de escándalo y liberación moral en los que tuvo muchas aventuras amorosas, con hombres y con mujeres. Tras su divorcio se casa con Henry de Jouvenel, político y periodista, con el que tiene su única hija, llamada Bel-Gazou. En el periódico Le Matin Colette colabora con diversos artículos y reportajes. Se divorcia de nuevo en 1923 y,a pesar de su mala reputación, Colette es la única escritora francesa que ha tenido funerales de estado (1954).
3.- J.K.ROWLING Y ROBERT GALBRAITH PARA ESCONDER A JOANNE.
Joanne “Jo” Rowling (Yate, South Gloucestershire, Inglaterra, 31 de julio de 1965) es una escritora y productora de cine británica, conocida sobre todo por la serie de libros Harry Potter, cuya idea fue concebida durante un viaje en tren en 1990. Tardó muchos años en escribir la primera novela de Harry Potter, debido a temas familiares y a su divorcio (con orden de alejamiento incluido). En el momento de la publicación del primer libro de Harry Potter, firmó como Joanne Rowling, pero su editorial, Bloomsbury, temió que los chicos serían reticentes a  comprar libros escritos por una mujer y pidieron a Rowling que utilizase dos iniciales en lugar de revelar su nombre de pila. Al no tener segundo nombre, eligió la letra K por Kathleen, el nombre de su abuela. En pocos años Jo Rowling se convirtió en una célebre multimillonaria y eligió otros seudónimos para publicar novelas de otro estilo, entre ellos el de Robert Galbraith.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *