Currer Bell escribió “Jane Eyre”

eyreCharlotte Brontë se llamó Currer Bell durante años. Con ese nombre firmó Jane Eyre: una autobiografía, una novela publicada el 16 de octubre de 1847 por Smith, Elder & Company. Hasta tiempo después no se descubriría la verdadera identidad de su autora, responsable de la que se considera una de las primeras novelas feministas.

Charlotte Brontë contó en su libro la historia de Jane Eyre, una huérfana malcriada por unos familiares que la humillaban y maltrataban por sistema. Sus malas experiencias continúan en una escuela para niñas en la que acabará trabajando como institutriz de adulta. A los pocos años entrará a trabajar como institutriz de Adèle Varens, una niña custodiada por el señor Rochester, el dueño de una gran mansión. Será cuestión de tiempo que estalle entre ellos la tensión y, con ella, el amor y la tragedia, ya que Rochester oculta un terrible secreto en la mansión.

jane-eyre-fontaine-obrien-weellsJane Eyre se ha adaptado en distintas ocasiones al cine, En 1918, en 1921 (versiones mudas), en 1934 se hace la primera adaptación oficial  y en 1944 la clásica más célebre y recordada, con Joan Fontaine en el papel de Jane y Orson Welles como Rochester. En la dećada de los 70 y 80 la BBC realizó dos miniseries basadas en el libro y repitió de nuevo en el 2006. En 1996 y 1997 hubo dos nuevas películas más y la última adaptación cinematográfica es del año 2011.

Charlotte Brontë nació en Thornton (Yorkshire) en 1816. La enfermedad y la literatura marcaron su vida, y la de sus hermanas. Aisladas en sanatorios, tres de ellas escribieron durante el verano de 1847, en la misma casa, varias de las novelas que marcaron la narrativa inglesa del siglo XIX: Emily Brontë escribió Cumbres borrascosas, Anne Brontë Agnes Grey, y Charlotte Brontë Jane Eyre, todas ellas firmadas babo seudónimo masculino. En 1855 murió de tuberculosis, igual que sus hermanas, en Haworth (Yorkshire). Estaba embarazada y había contraído matrimonio un año antes.

Compartimos el inicio de Jane Eyre de Charlotte Brontë:

«Aquel día no podríamos salir a pasear de nuevo. Por la mañana habíamos dado una vuelta por el desolado jardín, pero a la hora de comer —que solía ser temprana, cuando mistress Reed no tenía invitados a su mesa— aquel cierzo tan frío de por la mañana trajo unos nubarrones negros y espesos que se convirtieron en una lluvia helada, persistente y tenaz. Yo estaba encantada, mientras que para los demás aquello significaba una contrariedad. En los días de mal tiempo y bajas temperaturas, era un tormento para mí la obligación de salir de paseo, o, simplemente, salir al exterior para hacer algún trabajo, puesto que siempre volvía a casa, al caer de la tarde, con los dedos de manos y pies completamente helados, el ánimo entristecido por los continuos reproches de que era objeto por parte de Bessie, la nurse que nos acompañaba, y además me sentía profundamente humillada al compararme con los hijos de mistress Reed y notar mi inferioridad física».

En el post En nombre de una mujer de este mismo blog se habla de las tres hermanas Brönte y de otras autoras que usaron seudónimo masculino para publicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *