Chiloé, Una experiencia Ultratrail

ALEMANIA: La Ruta del Queso de Schleswig-Holstein

LaWiKa_Kaese_PR_300x0
El frío del norte de Alemania, rodeado por el mar del Norte, el mar Báltico y el Elba, las formaciones costeras generadas por el viento y el agua, el espectáculo natural de pleamar y bajamar, las playas, el mar de Frisia, los diques, las islas, las islas de Halligen, además de maravillosos amaneceres y puestas de sol conforman el escenario de la Ruta del Queso, amenizada por el sonido del viento y el graznido de las gaviotas. El interesante norte de Alemania, delimitado por el mar del Norte, el Báltico y el río Elba; las formaciones costeras marcadas por el viento y el agua; las típicas casas con techumbre de caña, las vacas de manchas negras y numerosas ovejas pastando en verdes prados, con cuya leche se fabrican más de 120 excelentes variedades de queso.

Y ahí va un secreto
Schleswig-Holstein es una tierra tradicional de quesos. No obstante, casi nadie conoce esta gran variedad de delicias nórdicas con el queso como base. Repartidas por toda la región, la Ruta une alrededor de 30 empresas queseras donde los maestros del queso fabrican estas delicias con mucho amor y siguiendo la antigua tradición. Ya sea delicadamente tierno, fuerte, picante o suavemente aromático, de leche de vaca, de oveja o de cabra, la variedad de las especialidades es infinita. El queso es mucho más que con lo se rellena un bocadillo.

Un eslalon de placer
A pesar de los avances tecnológicos, la elaboración del queso sigue siendo artesanal, y cuenta con todo el arte y del amor que el maestro quesero le pone. En muchas queserías existe venta directa al público, o se puede observar cómo se elabora y degustar este exquisito producto, aunque a veces no resulta fácil por tener que respetar unas estrictas normas de higiene. Antes de realizar la visita a una quesería se recomienda concertar una cita previa.

StPeterOrdingWattenmeerScherfDietmar_RET
Más allá del horizonte
Donde el mar y la tierra convergen, surge una energía mágica que atrae irremediablemente al ser humano: pasear descalzo por el fondo del mar; perseguir las nubes en la orilla de la playa; saltar por las olas o esperar en el puerto a la vuelta de los pescadores junto a las gaviotas. Al ritmo de las mareas, uno se olvida rápidamente de la rutina. Una estrecha franja de tierra entre el mar del Norte y el Báltico; en su punto más estrecho entre Husum y Schleswig apenas abarca 36 km de ancho. Pero, no solo se compone de costas, faros y molinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.