Hu Ming: pintora reivindicativa de la figura de la mujer en China

cuadro hu mingHablar de mujeres, es una de las cosas que me atraen. Y contar “cosas” que hacemos las mujeres. No dejo de asombrarme cada día al ir conociendo historias nuevas. Y en cada historia comprobar que lo femenino,  siempre va acompañado de la fuerza. Una fuerza que se mimetiza y esconde. Escapando de la fuerza evidente, la física, las mujeres dejamos que como un camaleón esta “¿energía?” se manifieste de las maneras más insospechadas.

Fuerza detrás de un proceso creativo. Fuerza en la soledad interior. Fuerza para lograr un objetivo sin que nadie lo sepa más que nosotras mismas.

Y Hu Ming, es una más de nosotras. Nacida en China en 1955 en una familia de médicos,  manifestó esta “fuerza femenina” a través de la pintura.

Eran los tiempos del “Pensamiento de Mao Zedong”, como el mismo lo llamaba. No se utilizaba en la propia China el término maoísmo para identificar este movimiento. Fuera de sus fronteras, y sobre todo en la década de los 60, el término maoísta era utilizado para identificar a las personas y partidos que seguían las ideas de Mao, pero como un comunismo distinto a al de la URSS. (Término por cierto utilizado despectivamente)

Sus padres trabajan como médicos en el ejército, y pretendían que su hija también lo hiciera. Pero no era su intenciónhu ming 3 ser médica, pero si entrar en el ejercito.  Allí, mostró durante la secundaria su especial inclinación hacia los dibujos. Era tal su arte, que le encargaron un retrato de Mao Zedong. Y si bien esto en otra circunstancia histórica hubiera sido un halago, en aquel momento fue motivo de preocupación. ¿Y si quedaba mal? ¿Terminarían todos en la cárcel si el retrato no era de agrado del gobierno? Tiempos para Hu Ming de pintura, pero de pintura con directrices ideológicas.

Era tal la preocupación de su madre, que le hacía practicar una y otra vez hasta hacerlo bien. Así, su adolescencia, pasó entre lápices para dibujar y el famoso “Libro Rojo”, que leía no por elección sino por obligación. Sus horas pasaron haciendo retratos de Mao en actitudes heroicas y patrióticas, ganándose así un lugar con algunas gotas de privilegio. Era 1970 cuando Hu Ming pasa a ser soldado, y también dibujante para el régimen, colaborando  con el diseño de los carteles de propaganda del mismo. Sus dibujos serían celosamente observados, pues debían transmitir claramente el mensaje de Mao. Hombres y mujeres debían ser representados en el mismo nivel. Tiempos en que los chinos eran números, cifras, ¿robots? ¿héroes de la industria?

Las anéctodas de aquellos tiempos, nos muestran a una niña mujer distraída, que cometía errores que le llevaban a llamadas de atención por parte de sus superiores. Un día, por error, puso la megafonía correspondiente a “ir al combate” en lugar de la de “levantarse para iniciar el día”, y todo el campamento despertó aquella mañana preparándose  para la guerra  por un supuesto ataque. Ignorante del error que había cometido, volvió otra vez a entregarse al sueño, encontrándola dormida cuando sus superiores vinieron a llamarle la atención

Al leer sobre su historia, encontré más de una anécdota en la cual se queda dormida. ¿Escaparía de la realidad soñando sus cuadros de mujeres? Había algo en ella que le había hecho perder el miedo que otras si conservaba, pues hasta se quedaba dormida leyendo el “Libro Rojo” (libro que estaban obligados a leer diariamente de 7.30 a 8.30). Y estas “siestas” llegaron a oídos de su comandante. Su fortaleza de carácter, se vislumbraba en sus respuestas.

hu ming 2

“Porque te duermes leyendo el Libro Rojo?” , le preguntaban. ¡Porque me aburre!”

Cuando leo su historia, me da vuelta la idea por la jaula de pájaros, de que en la vida hay un orden transparente, que está allí, y nosotros ni lo vemos. Y ese orden va como llevándonos a distintos lugares en la medida que tengamos una mínima cuota de osadía. (Bendita ignorancia por cierto pues a mi no me gustaría nada saber todo de todo) . Y sino, lee lo que te cuento.

Otra de las funciones que tuvo dentro del ejército, fue en la biblioteca.  A pesar de que se le advirtió   que no leyera los libros prohibidos que estaban en el catálogo clasificados como obscenos, su curiosidad pudo más.  Se encontró con un volumen de desnudos de Miguel Ángel…(.¡que si que Miguel Ángel era considerado obsceno!) y un mundo de  imágenes se abrió ante si.

A escondidas, en secreto, se llevó el libro. Lo guardaba celosamente bajo su almohada  envuelto en su ropa interior, pensando que de esta manera, nadie lo tocaría. Cuadros, líneas, bocetos de un genio que le impactaron de forma tal que ella también empezó a dibujar cuerpos desnudos. Pero su secreto no fue eterno. Y descubierta por sus superiores, perdió la posibilidad de nutrirse con las imágenes de Miguel Angel.

Su paso por el ejército, le dio distintas posibilidades para seguir conociendo al cuerpo humano. Trabajó como enfermera en un depósito de cadáveres y también en la unidad de grandes quemados, lugares por cierto bastantes distintos a la renacentista Florencia de Miguel Ángel pero que igualmente estimularon su espíritu ávido de expresarse. Un espíritu que se plasmó en pinturas llenas de sensualidad y erotismo con un mensaje especial: aquí, en medio de la Revolución Cultural está la mujer.hu ming 6

Mujeres desnudas… mujeres con trajes del ejercito chino que gracias a las “veladuras” dejaban ver descaradamente los cuerpos turgentes. Algunas con actitud displicente, otras con miradas sensuales, otras sosteniendo el “Libro rojo” como si tuvieran en sus manos un TBO. Mujeres representando a los trabajadores del campo…mujeres viriles de muslos y brazos fuertes torneados por el trabajo físico… Mujeres con caderas anchas representando la fertilidad…Toda la belleza del cuerpo femenino y de distintos estados de ánimo expresada con su pincel.

Y estas mujeres fuertes, viriles, con aires de indiferencia no son del agrado del ejército.

En su serie de pinturas al óleo, se observa tanto la influencia de distintas corrientes europeas, como también el estilo chino tradicional “Gong Bi” (Gong: meticuloso, delicado. Bi: generalmente indica herramientas para escribir, teniendo también el significado de escribir.) Esta técnica tradicional, busca la delicadeza y la precisión de los detalles, necesitándose una buena técnica y mucha paciencia.

La técnica Bi Gong busca la delicadeza, la precisión de los detalles. Se necesita una buena técnica y mucha paciencia. Aquí, los detalles son los protagonistas. El Bi Gong, aparece en los primeros cuadros budistas en las cuevas de Dunhuang y se perpetua como escuela de pintura tradicional china. Hu Ming estudió este estilo en la Academia de Arte de Taianjin, siendo su primera gran obra “Heavenly Pool Borrows”. Pero no solo aprendió de la Academia. También sus viajes nutrieron su inquieto espíritu, viajando a regiones remotas, conviviendo con campesinos, y hasta pasando por las Cuevas de Dunhuang. Cuevas en la que pasó seis meses copiando murales budistas.

Seguramente, los genes de su abuelo estaban revoloteando en su interior, ya que el había sido un artista popular que se encargaba de tallas de imágenes budistas tanto en templos como en monasterios.

Era 1983 cuando se gradúa. Luego de 20 años de servicio, vuelve a la vida civil.

¿Habrán permitido que Hu Ming creciera (con unas cuantas limitaciones en lo que podía dibujar) para que fuera un ejemplo del deseo de Mao de que “despertaran las masas de mujeres para participar en la actividad productiva? ¿O Hu Ming habrá con astucia aprovechado su paso por el ejército? Relación de conveniencia?

La historia de Hu Ming, es a mi modo de ver una respuesta a modo de bofetaso al antiguo texto confuciano de la dinastía Song que decía: “Da educación a una mujer y todo lo que obtendrás de ella es aburrimiento y quejas”.

La mujer en china ha sido ama de casa, mujeres de sacrificio, obediencia ciega, trabajo, circunstancias que a muchas mujeres famosas les llevaron al suicidio para no perder su honor o para salvar a sus maridos. Valores tradicionales chinos que se vieron trastocados por la revolución de Mao ya que uno de sus objetivos era subyugar a la mujer. La mujer tendría un nuevo papel. Podía trabajar tanto como el hombre mientras nunca dejaba de sonreír.hu ming

Hoy por hoy, Hu Ming parece vengarse a través de sus dibujos de aquellos tiempos de “arte condicionado por la idiología”. Sus pinturas representan a una mujer distinta. Mujeres atractivas que tienen  bajo sus ropas, cuerpos que habían estado ocultos por tanto puritanismo. Plasma en su arte imágenes del pasado imperial, de budistas y taoistas como así también el arte de la era moderna. El Ejercito popular de la liberación, la muerte de Mao, la salvaje represión de la Plaza de Tiananmen, son circunstancias y vivencias de Hu Ming que seguramente fueron dejando su marca llevándola a decidir emigrar. (¿le habrá impactado luego de emigrar el observar la ignorancia masiva del resto del mundo que tenían la población? ¿como habrá tamizado lo que se le dijo de lo que estaba afuera y lo que ella realmente encontró?)

Cuando miro sus cuadros, parece que me dijeran: el cuerpo y la sexualidad pueden ser tapados con un uniforme. Pueden intentar hacernos a todos iguales,  pero dentro hay algo que no se puede domesticar. Seguiré escribiendo en otro post.

FUENTES

Wikipedia

http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://ilearn-culture.com/chinese-artist-behind-sexy-military-women-painting-hu-ming/&ei=6qzCTIXqKKGN4ga6xpy5Aw&sa=X&oi=translate&ct=result&resnum=17&ved=0CFEQ7gEwEA&prev=/search%3Fq%3Dhu%2Bming%26hl%3Des%26client%3Dfirefox-a%26hs%3DbcG%26rls%3Dorg.mozilla:es-ES:official%26prmd%3Di

Un pensamiento en “Hu Ming: pintora reivindicativa de la figura de la mujer en China

  1. Jon

    Leer el post y despues escucharlo en la radio, me hacen querer indagar aun mas sobre esta pintora. Sus oleos, me recuerdan a una mezcla entre Frida Kahlo y Dali. Me encanta!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *