Chiloé, Una experiencia Ultratrail

Tahití. Aceite de Monoï el elixir de la belleza de las mujeres de Tahití

monoï-media

Este producto cosmético con Denominación de Origen es considerado sagrado en Tahití y sus islas. Se obtiene al combinar ingredientes como la flor Tiare (gardenia taitensis) y el aceite de coco de las palmeras que crecen en suelos coralinos tahitianos (Cocos Nucifera); y se produce de manera artesanal según una tradición maorí de varios siglos.

El aceite de Monoï tiene numerosas propiedades beneficiosas para la salud, y favorecedoras de la belleza de la mujer, es hidratante, nutritivo y calma la piel. Se aplica en masajes, tratamientos de belleza para cutis y cabello, prevención del envejecimiento, e incluso como protector solar, para prolongar el bronceado, evitar manchar y rojeces.

Estos son algunos de sus usos más habituales:

Como aceite bronceador y para el cuidado de la piel en diversas condiciones:

El Monoï es un aceite que impide la deshidratación de la piel, generalmente no contiene factor de protección. Por lo que su uso está recomendado principalmente para personas de pieles bronceadas o acostumbradas al sol.

En el caso de niños y epidermis sensibles es aconsejable utilizar aceite de Monoï con factor de protección, algunas marcas distribuyen estos productos con diferentes filtros de prevención solar.

Además al aplicarlo como after-sun, el Monoï ejerce un efecto reparador sobre la piel recién expuesta al sol.

Hidratante, calmante y suavizante:

La loción de aceite de Monoï hidrata y suaviza. El mejor momento para aplicarla es después de la ducha, con la dermis todavía húmeda. Además en codos y rodillas demasiado secas ejerce un efecto suavizante.

Por otro lado añadiendo algunas gotas de aceite en el baño se limitan los efectos dañinos del cloro sobre el pelo y la piel.

Para mejorar la calidad del cabello:

El aceite capilar perfumado empleado por las Vahinés (chicas de Tahití) alimenta y protege el cabello contra las agresiones del sol, la arena y el viento.

Después de la playa, el Monoï evita que el pelo se reseque por el efecto de los rayos UV. Un truco para conseguir una melena de aspecto sedoso es dejar reposar el aceite sobre el cuero cabelludo a modo de mascarilla cada noche después de la exposición solar, y lavarlo al día siguiente con un champú suave.

Otros usos:

El Monoï puede ser empleado en heridas o tatuajes con el fin de acelerar la cicatrización. Cuando la piel está seca o desquebrajada, como en invierno, el aceite de Monoï ayuda a su rehidratación.

Este es sin duda uno de los secretos de belleza mejor guardados de las mujeres polinesias. Aunque sigue teniendo sus raíces en la medicina tradicional tahitiana ha evolucionado a nuevas aplicaciones utilizadas en los tratamientos de bienestar de los prestigiosos spas de Tahití y sus islas y centros de belleza de todo el mundo. + INFO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.