Las mujeres suelen desconfiar de los hombres… pero no siempre

pareja1En general, las mujeres suelen desconfiar de las verdaderas intenciones de los hombres en lo relativo a su disposición y voluntad de comprometerse en una relación a largo plazo. Según la denominada “teoría de gestión del error”, los errores cognitivos sistemáticos son el resultado de mecanismos psicológicos que se han seleccionado porque promueven un mayor valor reproductivo y mayor probabilidad de supervivencia. Así, ciertas estrategias en la toma de decisiones no estarían “diseñadas” para acertar con precisión, sino para minimizar sus posibles costes.

Cuando se trata de hacer juicios bajo condiciones de incertidumbre, se pueden cometer dos tipos de errores. Los errores de tipo I son los denominados “falsos positivos”, también denominados “falsas alarmas”, y los de tipo II son los denominados “falsos negativos” o fallos. Los falsos positivos conducen a pensar que existe algo que realmente no existe, mientras que los falsos negativos conducen a lo contrario, esto es, a pensar que no existe algo que realmente sí existe. A lo largo de la vida, las personas hemos de tomar decisiones basadas en juicios o inferencias que hacemos sobre otras personas. Y ocurre que los errores de tipo I y los de tipo II no son simétricos en sus consecuencias. Esto es, dependiendo de las circunstancias, puede resultar mucho más costoso errar por pensar que algo que existe no existe que por pensar lo contrario, o al revés. Y también suele ocurrir que no es posible disminuir la probabilidad de cometer uno de los errores sin aumentar la de cometer el otro.

Cuando se produce una situación como esa, de costes asimétricos, la mente humana suele optar por cometer el error de consecuencias menos negativas. Es en ese contexto en el que, según algunos investigadores, debe interpretarse la tendencia femenina a subestimar las verdaderas intenciones de compromiso de potenciales parejas reproductivas masculinas. Dados los altos costes que conlleva un embarazo y posterior crianza del hijo que nazca a su término, es lógico que las mujeres tiendan a minusvalorar el compromiso que manifiestan sus posibles parejas sexuales. En el peor de los casos, una mujer que minusvalora de manera errónea la sinceridad del compromiso masculino puede perder una pareja reproductora. Pero si incurre en el error contrario, esto es, si la sobrevalorase y se emparejase sexualmente con un hombre cuyo compromiso no fuese todo lo firme o sincero que debiera, podría verse obligada a realizar un esfuerzo excesivo para sacar adelante al hijo o los hijos que pudiera tener como consecuencia de esa relación.

Diferentes estudios han dado cuenta de la existencia de ese sesgo cognitivo en las mujeres, y recientemente se ha confirmado en un trabajo en el que se ha incluido un elemento adicional. Los autores del trabajo pensaron que si las bases del sesgo son correctas, debiera desaparecer una vez la mujer alcanza la menopausia. Esto es, dado que una relación en la época no fértil de la vida no conllevaría costes equivalentes a los que podría ocasionar en la época fértil, no sería lógico que las mujeres que se encuentran en esa situación minusvalorasen la sinceridad del compromiso masculino. Al fin y al cabo, en el caso de mujeres que ya han alcanzado la menopausia, un sesgo de esa naturaleza podría disminuir sensiblemente la posibilidad de emparejamiento, sin que esa disminución conllevara ventaja alguna.pareja mayor

Y efectivamente, los investigadores que han estudiado esta cuestión han comprobado que cuando las mujeres dejan de ser fértiles se produce una reversión del sesgo cognitivo que consiste en minusvalorar la sinceridad del compromiso masculino. Sea cual sea el beneficio que pueda obtener una mujer de una relación en esa época de su vida, pensar erróneamente que el compromiso de la pareja potencial no es firme (error de tipo I) le haría perder tal beneficio. Por el contrario, pensar erróneamente que sí lo es (error de tipo II), no le acarrearía mayores costes que los que ya se ve obligada a asumir. Por eso, si una mujer en la menopausia ha de tomar una decisión de emparejamiento, no habría ninguna razón para que descarte una pareja potencial por el riesgo de que el compromiso de esa pareja pueda no ser sincero.

Fuente: Kerstin Cyrus, Sascha Schwarz y Manfred Hassebrauck (2011): “Systematic cognitive biases in courtship context: women’s commitment–skepticism as a life-history strategy?” Evolution and Human Behavior 32: 13–20

3 pensamientos sobre “Las mujeres suelen desconfiar de los hombres… pero no siempre

  1. Azucena Díaz

    Considero que poner en un solo rubro “la duda de las mujeres sobre el compromiso de la pareja” deja de lado otros factores sin revisar en ambos miembros que la componen, dado que exite una cifra millonaria de madres solteras en nuestro pais a las cuales se les abandonó en el momento crítico, siendo que confiaron en la palabra de las parejas. Soy Psicologa y en la terapia se ven estos procesos, en especial hice una tesis sobre la madre soltera que arroja información al respecto. Creo se podría profundizar más.

    1. Juan Ignacio Pérez Iglesias Autor

      No sé si millones, pero miles, seguro que sí. Con ese dato está usted avalando la tesis principal de los autores del trabajo de investigación al que aludo en mi artículo. Y claro que se puede profundizar más; lo que pasa es que este artículo glosa un trabajo de investigación, para lo que necesita ser breve. El trabajo de investigación incluye un análisis de los antecedentes del tema y una discusión de los resultados de su investigación en los que se aportan muchos más argumentos y datos, y se cita una literatura especializada muy abundante. Un artículo en un blog no puede llegar a ese grado de profundización, porque no serviría de nada y porque nunca lo haría como los investigadores. La referencia original se aporta, precisamente, para que quien lo desee, pueda consultar el artículo donde se expone la investigación.

  2. Pingback: Psicología | Annotary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *