El Chillida más feo en el corazón del Imperio

"Around the Void V, 1969" Brushed stainless steel.

El Chillida mejor está en Berlín, y en Donostia, y en otros muchos sitios. Desde luego, en Washington, no. Muy cerca, pero que muy cerca de las Casa Blanca, por el lado en el que apostan las docenas de cámaras dispuestas a disparar hacia la puerta por la que sale Bush y su perro, hay una escultura de Chillida que parece hecha de hojalata.

Brillante, frágil, como de pega. ¡Con la fuerza que tiene la pureza del hierro bruto, noble y natural, enfrentado y moldeado por el tiempo y las inclemencias, a quién se le ocurriría elegir este acabado para un Chillida! No sé cómo explicarlo: mejor que mireis la foto, a ver si os ayuda más.

  

La verdad es que en Washington sorprende casi todo, unas veces por más grande que lo imaginado, otras por más pequeño, otras por más falso, o más discreto, como el hotel Watergate de la gran conspiración. Pocas cosas más falsas seguramente que una catedral entre medieval y renacentista de los Estados Unidos, que la de Washington, por ejemplo, en la que tienen lugar los grandes funerales de Estado.

La Uni de Josemari sin embargo se salva, no sorprende, es como otras jesuíticas de por aquí, entre cursis e imponentes, entre inglesas y romanas: la Georgetown University es como me la había imaginado. Los alumnos son también muy previsibles, con una presencia notoria de hispanoparlantes con pintas de hijos de papá, junto a algún otro/a con pinta de becado/a.

 

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: