#Selfie con Santa Claus

El mayor peligro para un grupo de estudiantes Erasmus aburridos es una web comparadora de vuelos. ¿Qué mejor manera de acabar un domingo que comprando un vuelo a Finlandia, verdad? De esta manera más tonta, empezó la historia de nuestro InterRail por Finlandia. El 24 de marzo volamos desde Copenhague a Helsinki, capital Finlandesa.

helsinki-grupo

Sobre las 10 de la noche llegamos a un oscuro y frío Helsinki, donde lo unico que teníamos para llegar a nuestro hostal era un video poco explicativo y la ayuda de nuestro amigo Laurent, un gran guia y compañero de viaje. Al llegar al hostal nos encontramos con una habitación de 25 personas y en un barrio algo alejado del centro de la ciudad. Fue una manera curiosa de empezar nuestra semana finlandesa, pero como bien dice mi amiga Marta, “a partir de gratis todo es caro”.

Tuvimos la oportunidad de visitar Helsinki durante dos días antes de empezar nuestra aventura ferroviaria. Al igual que el resto de ciudades escandinavas, no es muy grande por lo que tuvimos tiempo suficiente para visitarla con tranquilidad. Una de las atracciones que más me llamo la atención es una pequeña iglesia llamada Temppeliaukio, la cual se excavó en una roca.

temppeliaukion-helsinki-iglesia-roca

Temppeliaukio en Helsinki

El miercoles fue nuestro primer día de InterRail. A primera hora cogimos un tren destino Turku, ciudad más antigua de Finlandia. Una ciudad costera muy bonita y gracias al buen tiempo que nos hizo a lo largo del viaje pudimos sacar un centenar de fotos y disfrutar de un pic nic en un pequeño parque. Antes del anochecer estábamos ya de camino a nuestro próximo destino, Tampere. Esta fue la última ciudad que visitamos antes de ponernos camino a Laponia. Tras levantarnos y preparar nuestro particular desayuno continental nos pusimos a visitar la ciudad. No es una ciudad realmente turística, por lo que aprovechamos para degustar la gastronomía del país y probar “the balls of your mother”.

turku-puerto-primavera

Puerto de Turku

Para cualquier persona que esté pensando en visitar Finlandia no puede olvidarse de visitar Rovaniemi, la capital de Laponia finlandesa. Aquí se encuentran el museo Arktikun, el comienzo del círculo polar ártico y el poblado de Santa Claus, además de ser el pueblo de Lordi, la banda heavy ganadora de Eurovision 2006. Tras 12 horas en el “tren de la muerte” como bien lo denomino Ana, nueve cambios de asiente (el problema de no reservar asiento ¿verdad, Victor?) y acabar “superempotrados” por fin pudimos ver la primera nevada en Laponia.

arktikum-rovaniemi-laponia-finlandia-museo

Por la mañana visitamos el museo y después nos pusimos de camino a la casita que habíamos alquilado para los dos días que pasaríamos cerca de Santa Claus. La dueña Kiki y su “enjoooy” nos atendió muy bien y nos ayudo a encontrar todo lo que necesitamos para nuestra estancia. Tras una pequeña siesta, aprovechamos para probar la famosa Sauna Finlandesa: 15 minutos al vapor y lo máximo que puedas aguantar en la nieve. Fue divertido y no tan agobiante como pensaba que sería. Entre risas y esperando a la aurora boreal que nunca llego nos quedamos dormidos.

santa-claus

Llego nuestro último día en Finlandia y que mejor manera de acabarlo que visitando el círculo polar ártico y a Santa Claus. Nos sacamos la foto y el video de rigor donde el mismísimo Santa nos nombro sus embajadores en Aarhus. Pero para acabar uno de los mejores días de todo el viaje decidimos dar un paseo con huskies. Es una de las experiencias más bonitas que he podido vivir y que no voy a olvidar con facilidad.

huskies-nieve-paseo-laponia-finlandia

Pero todo tiene un principio y un final, y tras pasar otra vez por el tren de la muerte y un corto viaje de avión, toco volver a Aarhus.

Un pensamiento sobre “#Selfie con Santa Claus

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: