Los varones extendieron la agricultura por Europa

Los europeos descendemos de forma mayoritaria de los varones que, procedentes del Oriente Próximo, extendieron la agricultura por Europa, del Sureste al Noroeste, hace aproximadamente diez milenios. Esa noción es la que concluyen Patricia Balaresque et al del estudio de determinados marcadores del cromosoma Y en la población europea actual, tal y como  han comunicado en la revista digital de libre acceso PloS (Public Library of Science).

Según las autoras del estudio, la presencia en los cromosomas Y de los europeos actuales de determinados marcadores genéticos en la frecuencia en que aparecen indica que la línea paterna de los varones procedentes de Anatolia se expandió por Europa, llevando con ellos la agricultura, gracias a que tenían un mayor éxito reproductivo que los varones cazadores-recolectores del sustrato paleolítico.

Lo curioso de este estudio es que los datos relativos al ADN mitocondrial, que informan de la línea materna, no indican lo mismo, ya que al parecer, la ascendencia matrilineal procede de la población paleolítica europea. Se da la circunstancia de que los seres humanos que ocupaban Europa antes de la revolución del Neolítico, procedían de la Península Ibérica, donde habían estado confinados durante la última glaciación y desde donde se extendieron hacia el Norte tras ese periodo glacial.

Este estudio ofrece elementos muy interesantes. De ser correcta la conclusión de las autoras, tenemos por un lado que son los varones los que protagonizan la expansión démica desde el Oriente. Esto es, son los varones los que se aventuran hacia la “terra ignota”. Seguramente, además, fueron los más arrojados (emprendedores dicen ahora) de entre los varones del neolítico (o los que no heredaban, ¡vaya usted a saber!). Y cuando colonizaban nuevos territorios, tuvieron más éxito con las mujeres que los varones de los pueblos cazadores-recolectores con que se encontraron en su migración. A alguien se le podría ocurrir que se valían de las prolongadas ausencias de los varones cazadores autóctonos para emparejarse con las recolectoras hembras, pero la vida real, -me temo-, es menos novelesca. Simplemente contaban con más recursos, por lo que resultaban ser mejor partido que los varones de los grupos autóctonos. Al fin y al cabo, más recursos equivalen siempre a mayor probabilidad de sacar adelante la progenie, y eso significa mayor éxito reproductivo.

Para terminar, dos notas: 1) En otras expansiones, como la bantú en África, también ocurrió el mismo fenómeno. 2) Según las autoras, este estudio cuestiona la arraigada noción de que el sustrato vasco es coincidente con el paleolítico originario.

Referencia: Balaresque P, Bowden GR, Adams SM, Leung H-Y, King TE, et al. (2010) A Predominantly Neolithic Origin for European Paternal Lineages. PLoS Biol 8(1):e1000285.

Un pensamiento sobre “Los varones extendieron la agricultura por Europa

  1. Pingback: La lengua la trajeron los varones | Ciencia y Humanismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *