Archivo de la etiqueta: accesibilidad

Google Maps añade rutas adaptadas y movilidad reducida

Discapnet publica hoy: “Google Maps fue desarrollado para ayudar a las personas a llegar a otros sitios. Estamos ante una de las aplicaciones para móvil más importantes y es de estimable ayuda tanto para quienes vamos en coche, a pie o en bicicleta. También para conocer las rutas del transporte público. Hoy, Google anuncia que incorpora un nuevo tipo de rutas: las adaptadas para personas en silla de ruedas o con movilidad reducida.

Ilustración de Google Maps con personas en sillas de ruedas, muletas y carritos de bebé. Para acceder a estas nuevas rutas de movilidad reducida simplemente debemos pulsar dónde queremos llegar, como suele ser habitual. Después clickar en direcciones y allí en opciones. Debajo de opciones como “caminar menos” o “menos trasbordos” se encontrará la de “accesible para sillas de ruedas”.

Cuando elegimos esta última opción, Google Maps nos mostrará una ruta en la que es posible acceder mediante silla de ruedas. Sobre todo teniendo en cuenta estaciones adaptadas.

Para complementar este movimiento, se ha solicitado en Local Guides opiniones de todo tipo respecto a temas de movilidad reducida. También se han organizado más de 200 quedadas para responder estas dudas.

Otro detalle respecto a temas de movilidad en Google Maps es que se han añadido imágenes a Street View para reflejar cómo son algunos de estos lugares y así las personas con movilidad reducida (y cualquiera) puedan hacerse una idea de qué se encontrarán una vez allí.”

¡UN DETALLE A TENER EN CUENTA! Lo utilizaré.

Mentxu

Carro de compra inteligente

Desde salamanca24horas.com me llega la siguiente noticia: “Investigadores de la Universidad de Salamanca han desarrollado un carrito de la compra revolucionario que va a facilitar la adquisición de productos en los supermercados, sobre todo a las personas con movilidad reducida. El carro será capaz de seguir al usuario por todos los pasillos, contabilizará los productos que va incorporando y le puede ofrecer información y consejos sobre nutrición.

“El objetivo principal de este proyecto es el diseño y la construcción de un carro autónomo que sea capaz de seguir la trayectoria de una persona dentro de un supermercado”, explica Gabriel Villarrubia González, investigador del Departamento de Informática y Automática de la institución académica salmantina. Para ello, la persona sólo tiene que levantar los brazos y el sistema de reconocimiento visual se sincroniza. Si se trata de personas que no pueden realizar este movimiento por llevar muletas o ir en silla de ruedas, la sincronización también se puede realizar mediante comandos de voz.

A través de una aplicación móvil, el cliente puede hacer su lista de la compra en casa. Una vez que llega al supermercado, la información pasa al carro de la compra elegido y el sistema va identificando los productos que van siendo adquiridos. Además, no sólo los contabiliza y los va tachando de la lista de la compra, sino que va informando al usuario del importe que va acumulando en tiempo real.

Además, “dado que el etiquetado de los productos presenta dificultades para las personas mayores o con problemas visuales, el carro es capaz de detectar cuál es el alimento que se ha escogido y reproduce, por ejemplo, los ingredientes o la composición química”, comenta el investigador. Esto es especialmente importante en el caso de las intolerancias alimentarias. Asimismo, la experiencia se enriquece aún más porque, si el cliente lo desea, el sistema puede informar de posibles recetas en función de los alimentos que se incorporen.

Varias tecnologías implicadas

“La principal tecnología utilizada en el proyecto es el reconocimiento de imágenes, que se usa para identificar al usuario y así acompañarle por todo el supermercado. También incorporamos sensores RFID, que se emplean para la identificación de los productos. Finalmente, otra tecnología importante es el Bluetooth, mediante la cual los carritos se pueden guiar por los pasillos”, apunta André Salas, investigador implicado en el proyecto.

La implementación del sistema en un supermercado convencional es sencilla y ofrece muchas ventajas no sólo a los clientes, sino también a los gestores de estos negocios. “Sería necesario realizar dos adaptaciones”, señala Alberto López, otro miembro del equipo de trabajo. “Por un lado, tenemos que incorporar en los carritos baterías, motores, el sensor de reconocimiento de imágenes para reconocer en todo momento dónde está el usuario del carro y una tableta para visualizar la información. Por otro lado, en el entorno hay que colocar balizas Bluetooth para la localización espacial de los carros”, explica.

El proyecto se ha desarrollado gracias a la convocatoria Prueba de Concepto de la Fundación General de la Universidad de Salamanca y el programa TCUE de la Junta de Castilla y León, cofinanciado con fondos FEDER y ya ha despertado el interés de algunas empresas.

Más datos para mejorar la gestión

De hecho, para los gestores de los negocios, el sistema puede proporcionar una información muy valiosa de cara a la gestión, la administración y la toma de decisiones. Por ejemplo, “tener localizados en todo momento a los usuarios del supermercado a través de los carritos de la compra nos permite realizar una serie de estadísticas basadas en el comportamiento de los usuarios, de forma que podemos conocer cuáles son las zonas en las que hay más tránsito de gente y, con estos datos, realizar una redistribución de los productos si fuera necesario”, comenta el investigador. Por eso, el proyecto también incluye una aplicación específica para los comerciantes.”

Pero, ¿qué haces si no puedes coger ni colocar los productos que quieres adquirir?

Mentxu

Usuario de Renfe se encadena a un cercanías en Valencia

Desde LEVANTE, EL MERCANTIL VALENCIANO, me llega esta noticia. “Juan Antonio Peinado, usuario de los trenes de cercanías de Renfe, está cansado de tener que esperar horas cada vez que quiere subir al tren para ir de València a Cullera. Desde que sufrió un accidente en el Sáhara, cuando llevaba ayuda humanitaria a los niños, quedó en silla de ruedas y cada vez que necesita desplazarse tiene que comprobar antes que el tren esté adaptado.

Ayer llegó a la estación del Nord de València a las 9.30 horas con su bici adaptada enganchada a una silla de ruedas, pero el tren que salía a las 9.40 con destino a Gandia no era apto para personas con movilidad reducida. Tras preguntar, los trabajadores de Renfe le indicaron que debía esperar hasta las 15.48 horas, según indica el usuario a Levante-EMV.

Harto de esta situación, que asegura que se repite cada semana, decidió encadenarse a una de las puertas del tren que tenía prevista su salida a las 10.40 horas. «En la época en la que estamos, no entiendo que pase esto. Vengo a las 9.30 horas y no sale ningún tren adaptado cuando por ley están obligados. Además, tienen muchos aparcados en las vías», explica Juan Antonio. «Es una vergüenza esperar dos o cinco horas, no es ninguna tontería», afirma indignado.

La reivindicación de Juan Antonio impidió la salida del tren a la hora prevista, que finalmente se produjo 40 minutos después en un convoy más nuevo que sí estaba adaptado y que acababa de llegar de otro destino. Antes, el usuario fue identificado por la policía. «Me han dicho que podría tener problemas y podía acabar detenido, pero me daba igual, quería llamar la atención porque sé que las reclamaciones no sirven», apunta. «Me sabe mal por la gente, pero es la única manera de presionar», añade.

«La semana pasada también me pasó, vine a las 10.30 horas de la mañana y me tuve que esperar dos horas, porque en fin de semana solo hay un tren cada hora», explica el usuario. Esta es una situación que se repite y, por ello, Cocemfe ya denunció el «desamparo» y «discriminación» que sufre el colectivo, por lo que la Fiscalía ya ha interpuesto dos denuncias contra Renfe.

«No quiero que la gente me suba»
Juan Antonio, que viaja regularmente de Cullera a València para practicar deporte adaptado, asegura que su reivindicación fue absolutamente espontánea. «No lo había hecho en mi vida y no estaba preparado; me ha generado mucha impotencia y muy mala leche y he decidido ir a comprar las cadenas y volver», asegura.

Durante la media hora que permaneció atado al cercanías, algunos usuarios sugerían la posibilidad de subirle entre varias personas, lo que en su opinión, no es la solución más adecuada. «No puedo dejar que la gente me suba, puede haber problemas y alguien puede hacerse daño, me puedo o se pueden caer… puede pasar cualquier cosa, y luego también tengo que bajar», afirma.

Pese a que Renfe tiene un plan de accesibilidad y publicita que sus trenes están adaptados, este periódico publicó en 2017 que ningún convoy de la línea C-3 estaba adaptado, al igual que la estación de Buñol.

Ahora, este usuario espera la citación judicial para conocer con exactitud de qué hechos se le acusa y si, finalmente, Renfe interpone una denuncia contra él por el retraso generado”.

Mentxu

¿Cómo deberían ser los cines accesibles?

Desde SUNRISE MEDICAL, comentan lo siguiente sobre el tema. “Las estancias para albergar un gran aforo de personas como salas de cine o teatros tienen un tratamiento especial en lo referente a distribución, estructura, acústica, mobiliario e instalaciones. Pero, como veremos a continuación, muchas de ellas todavía suspenden en accesibilidad.

Es cierto que en la mayoría de las salas de cine las personas en silla de ruedas pueden “pasar y ver la película”, y que incluso tienen asientos reservados. Sin embargo, generalmente éstos se sitúan en la primera fila, lo que impide acceder a otras zonas de la grada en la que el usuario no tenga dolores de cuello o problemas de visión derivados de la cercanía de una pantalla en gran formato. Esta situación es un freno para estas personas, que ven su estancia en las salas de cine incómoda tanto para ellos como para sus acompañantes y no pueden disfrutar de la proyección en condiciones de igualdad respecto al resto.

Otros problemas que encuentran los usuarios de sillas de ruedas en los cines son:

Ausencia de rampas, elevadores o ascensores.
Falta de señalización adecuada en puertas, accesos y plazas reservadas.
Baños e instalaciones no adaptadas.
Difícil acceso a la taquilla.

Las salas de cine accesibles deben garantizar a usuarios en silla de ruedas el acceso, una ubicación cómoda y el disfrute de la película. Una de las opciones para conseguirlo es hacer diferentes accesos a la sala (parte alta, media y baja de la grada). De esta forma, es más sencillo dispersar los asientos reservados y colocarlos en distintas zonas a las que se pueda llegar sin obstáculos, cerca de salidas e itinerarios accesibles, y siempre sin interrumpir o entorpecer una posible evacuación. Otra opción es instalar elevadores o salvaescaleras en el interior de la sala.

Debido al tamaño de las sillas de ruedas, en las gradas de los cines accesibles deben existir filas más anchas. Además, las butacas reservadas debe estar dotadas de reposabrazos abatibles y con un espacio entre filas no inferior de 50cm.

También se recomienda el uso de asientos móviles que puedan ser desplazados para acomodar a las personas usuarias de ayudas técnicas. Estas butacas reservadas deben estar correctamente señalizadas para localizarse rápidamente desde las zonas de acceso.

Por último, las taquillas de las salas de cine accesibles tienen que ser usables para todos los públicos por lo que, al menos una de ellas, debe ser 100% accesible: ancho mínimo de 80 cm, altura máxima de 80 cm y zona libre de obstáculos de 75 cm. Y, por supuesto, tanto los baños como otras instalaciones del cine como bar, zonas de reposo, etc. deben estar adaptadas y ser completamente accesibles.

En la web de Minusval2000 encontraréis información sobre algunos cines de Madrid y cómo de accesibles son según sus accesos e instalaciones adaptadas y su nº de salas accesibles.

Cine para todos: soluciones inclusivas
A pesar de la necesidad de cambios y mejoras, cada vez son más las salas de cine que apuestan por la accesibilidad no sólo para personas que van en silla de ruedas sino para todo el colectivo de discapacitados, especialmente para personas con dificultades de visión o audición.

Un ejemplo sería el proyecto “Cine Accesible” de la Fundación Orange y Navarra de Cine, que se puso en marcha en 2007. “Cine accesible” tiene como objetivo convertir las salas de cine en accesibles incluyendo subtítulos digitales y descripciones auditivas en las proyecciones. Los subtítulos incluyen un código de colores que facilita la identificación de diálogos de cada personaje, y acotaciones que sirven como “onomatopeyas” de los sonidos más destacados de la película.

Las personas con discapacidad visual, por su parte, disponen de auriculares con volumen ajustable para poder seguir una descripción de las situaciones y reacciones de los personajes mientras que perciben el sonido original de la película por los altavoces de la sala.

Muchas salas de cine también disponen de los llamados “bucles magnéticos”, una ayuda auxiliar que permite a los usuarios con audífonos o implantes recibir el sonido de la proyección de manera nítida y sin interferencias. Este sistema está normalizado a nivel mundial, es compatible con las ayudas auditivas y los asientos disponibles para tal fin deben estar indicados con el símbolo correspondiente.

Por último, existen herramientas que hacen los cines accesibles como WhatsCine, una app inclusiva disponible para Android e iOS que permite al usuario acceder a contenidos accesibles de las películas (audiodescripciones, subtítulos, lenguaje de signos, etc.) y sincronizarlos de manera precisa con la proyección en pantalla. Esta aplicación se descarga en un smartphone o una tablet antes de acceder a la sala y está disponible en varios idiomas.

Otro ejemplo de app que promueve las salas de cine accesibles es Audesc Mobile, desarrollada por el Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica de la ONCE y que sincroniza la audiodescripción sonora con la película de forma automática.

En cuestión de discapacidad acústica y auditiva, las soluciones que se conocen, son en su mayoría una realidad. Para que las adaptaciones necesarias en el caso de la discapacidad motora también lo sean, no sólo los cines, sino toda la sociedad debe tener conciencia de la gran necesidad que existe.

¿Quieres más información sobre accesibilidad? Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ninguna novedad. Y no olvides echar un vistazo a nuestra gama de sillas de ruedas manuales y sillas de ruedas eléctricas para hacerte con el mejor equipamiento para tu movilidad.”

Mentxu