Al Obelisco lo cubrieron con un preservativo rosa enorme

Leí ayer un reportaje en El País madrileño -también en Montevideo hay otro El País, y tal vez en más lugares- un reportaje sobre la “aventura del traslado del gran monolito egipcio de Luxor a París”. “El increíble viaje del obelisco se titulaba”.

El viaje desde Luxor a la Place de la Concorde de París culminó en 1836, requirió cálculos matemáticos muy complejos, paciencia, coraje, un barco especial, recorrer doce mil kilómetros. Tiene 3.300 años de antigüedad, pesa más de doscientas toneladas, mide casi 25 metros. No es el más grande de su familia, ni el más alto de los que ha inspirado después.

  

En 1993 lo cubrieron con un enorme preservativo rosa, lo que le lleva a comentar al periodista de El País que “Es difícil saber qué habría pensado Ramsés”. La iniciativa tuvo seguidores. El Obelisco de la Plaza de la República de la Avda. 9 de Julio de Buenos Aires fue cubierto también por un preservativo rosa, en julio del 2005, dentro de la Campaña de Responsabilidad Social, del Día Internacional de la lucha contra el VIH-SIDA.

Ante el Obelisco de Buenos Aires celebran los porteños sus grandes triunfos deportivos, sus conmemoraciones patrióticas, sus manifestaciones masivas más relevantes. Se construyó en 1936 con ocasión del cuarto centenario de la ciudad.

Hay obeliscos por doquier, en Roma, en Florencia, en Washington (169,29 metros), en Montevideo, en Caracas, en Panamá, en Meta, en Nueva York, en Londres, en Cádiz…. En Leioa, también, mucho más modesto, pero igual de erguido y desafiante. ¿Tendrá algo que ver esta proliferación con su sugerencia fálica?

0 pensamientos sobre “Al Obelisco lo cubrieron con un preservativo rosa enorme

  1. Rosa

    Recuerdo un día en el un grupo de “Castellers” (torres humanas) realizaron una torre al lado obelisco aunque en Leioa lo llamamos “pirulí”. Ese día Leioa se hermandó con un pueblo catalán cuyo nombre no recuerdo, ¿alguien me puede ayudar?

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: