EEUU 1, Euskadi 0 en el descanso

Le comentaba el otro día a una amiga mía judío-estadounidense que me alegraba muchísimo el hecho de que ningún vasco-estadounidense (estadounidenses de origen vasco) se hubieran molestado por mis opiniones vertidas en este blog. No creo en los maniqueísmos y trato de huir de ellos cuando escribo, cuando redacto mis crónicas o cuando participo en las tertulias con mis compañeros corresponsales de Radio Euskadi en el extranjero. Me parece un recurso fácil.

  

Me parece demasiado infantil llamar a Bush el "carnicero" de la Casa Blanca, como he escuchado en alguna ocasión a algún corresponsal, pues considero que no es esa mi labor, ni siquiera aunque así lo creyera, como no lo es tampoco dividir este país entre buenos y malos guiado por mi propia visión de las cosas, por mi ideología o mis experiencias personales. En la radio suelo decir con cierto orgullo, que en Euskadi me acusan de pro-americano y en Estados Unidos de antiamericano lo que, en mi opinión, significa que voy por buen camino.

Pero a lo que iba. En varios de mis artículos aquí publicados he criticado ciertas actitudes de la Administración Bush o de este país, y sin embargo ningún vasco-estadounidense lo ha entendido ni se lo ha tomado como un ataque hacia su país, que también es en gran medida el mío, y eso me alegra. Me decía mi amiga estadounidense que eso se debe a la larga tradición democrática de Estados Unidos, al orgullo que sienten por la Primera Enmienda de la Constitución -la que defiende el derecho a la libertad de expresión y de prensa-.

Ningún lector me ha dicho nada del estilo: “si no te gusta este país, coge tus cosas y lárgate”. Es cierto que tras los ataques del 11-S también Nueva York se vio invadida por una hasta entonces desconocida desconfianza hacia los extranjeros o hacia todo aquél que hablara en inglés con acento extranjero, como es mi caso.

La semana siguiente al 11 de septiembre una compañera de trabajo de origen iraní intentaba, como tantos otros millones de estadounidenses encontrar una explicación a los ataques. Recuerdo que alguna revista tituló en portada: ¿Por qué?. Ingenuamente contesté que, lógicamente sin ánimo de justificar nada, tan solo intentando buscar una explicación, podían haberse debido a la política exterior estadounidense. Su repuesta fue inmediata y furibunda: “tú cállate que eres extranjero”.

Cierto es que desde entonces y durante varios años he guardado para mi mismo mis opiniones y no sin cierto miedo, comencé a dar algunas en este blog. ¿No es de hecho un blog una especie de diario donde las opiniones personales tienen perfecta cabida? Mis miedos iniciales a que mis opiniones fueran tomadas como ataques al país en el que resido, se disiparon rápidamente.

Con respeto y desde una profunda admiración a este país en muchos aspectos, que no en todos, escribo mis artículos y observo que son recibidos de muy distinta manera desde uno y otro lado del océano (a los comentarios me remito). Es fácil saber desde qué lado llegan aunque no siempre lo especifiquen.

Cuando en el posting titulado “Terrorista a la vista o metedura de pata” conté mi difícil experiencia con los agentes de inmigración estadounidenses en el aeropuerto de Montreal de regreso ya a Nueva York, un lector de California me contestó de forma absolutamente respetuosa algo así como “bueno, ¿y qué?”. Unos días después, en otro comentario, el mismo lector envió un link a un artículo del ‘San Francisco Chronicle’ en el que explicaban porqué el año 2005 llegó a Estados Unidos el mismo número de visitantes internacionales que hace 15 años, lógicamente una mala noticia para la industria turística del país. Entre otras muchas, una de las razones ofrecidas era el tratamiento que los agentes de inmigración dan a los turistas cuando éstos llegan a Estados Unidos, lo que les quita las ganas de volver. (Hablaré en detalle de este artículo y otros similares aparecidos en medios europeos en un próximo posting).

Tras este análisis tan personal no puedo dejar de preguntarme: ¿aceptaríamos los vascos nacidos en Euskadi las críticas de un extranjero que viva en nuestro país o nos las tomaríamos como una cuestión de estado y le perseguiríamos a pedradas hasta ponerlo en la frontera con Burgos?

0 pensamientos sobre “EEUU 1, Euskadi 0 en el descanso

  1. Itziar Albisu

    Pues mira.Voy a intentar responder a las preguntas en este blog Siendo residente en este pais por unos 20 ainos y a traves mi esperiencia como vasca y a la vez extranjera.

    Yo vine a NY en el 86 y en el 87 me case en Euskadi y a los tres dias de casarnos,mi esposo tuvo que volver a trabajar al pais y yo me quede en Euskadi esperando que se me otorgara el permiso de residencia.Aino y medio me tuvieron esperando, pues imaginate recien casados…..
    y ya separados por un charco de aino y medio.asi que ni corta ni perezosa me puse a escribir al ministro de asuntos exteriores y explicarle mi situacion.

    Al fin a los meses me concedieron una entrevista en la embajada americana de Madrid. Fui en tren y con un pijama
    como equipaje.despues de pasar la noche de viaje y llegar al anochecer siguiente a Madrid, en un motel cuyo portal servia de cobijo a los yonkis del barrio
    despues de dar mi datos de identificacion dormi en una cama de sabanas sucias que almenos me resguardaron del frio y de los drogatas .A la mainana siguiente despues de pagar y pedir direcciones para mi lugar de destino me puse en camino primero hacia la comisaria para pedir el certificado de buena conducta y de alli desayunar y hacia la entrevista en la embajada.
    Ya que andaba justa con mis perras decidi caminar cuando pronto me di cuenta que alguien me seguia.
    Cambiaba de calzada y la persona tambien.
    Entre en un bar donde consumi un vaso de leche caliente con una magdalena y alli entro el, con su traje azul barato a jugar la maquina tragaperras.En cuanto sali a los pocos pasos otro me paro y pregunto si sabia donde estaban los pisos de los estudiantes.Yo respondi “no tengo ni idea” y continue cunado ya vi que eran tres los que seguian mis pasos uno
    detras y dos en la calzada de alado.
    Al acercarme a unos jovenes supe que eran maderos los que me seguian asi que…continue caminando entre la gente
    sin parar hasta que porfin llegue a una reja que decia Embajada de los Estados Unidos, ala que no osaron entrar.El guarda de seguridad no me dejaba pasar y una vez que le dije que tenia cita con el embajador y despues de decirle que unos tipos vestidos de secretas y de secretas nada pues lo hacian muy mal me estaban persiguiendo
    durante todo el camino,pues mi nonmbre y origen eran del Pais Vasco me dejo pasar seguidamente.Despues de acabar la entrevista con el embajador y preguntarme si conocia a aquellos hombres y responderle que no pero se veia que eran secretas de la policia espainolay repeti que se lo hacian muy mal…Me respondio con su tipica
    arrogancia “esta vez te doy el visado…pero quiero que sepas que si queriamos te podiamos hacer esperar mas tiempo por ella ….Agarre mis cosas y despues e hacer tripas y corazon le agradeci su generosidad y me marche.
    A la salida no habia ni rastro de los maderos.El documento de identidad que
    enseine al hostelero con nonmbres y apellidos y origen vasco fue lo que al hostelero le hizo pensar”tate.. tenemos una…”
    Y en cierto grado me preocupe pues era el tiempo de la guerra sucia que el PSOE
    mantuvo, y hubo casos en que jovenes vascos desaparecieron (Por Sospechoso-a).En fin….
    En cuanto a tus preguntas. Hace mucho tiempo que no vivo en Euskadi, aunque estoy al dia de sus acontecimientos.
    Y el individuo vasco ha cambiado y evolucionado como en casi toda sociedad ocurre.Pero la respuesta es dificil ya que, que reaccion puedes esperar de un pueblo, una sociedad que lleva decadas y centenares de ainos tratando sobrevivir mientras que esta siendo ocupada y castigada por sus vecinos a los dos lados del mapa geografico?
    En la lucha por la supervivencia el ser acude a las razones mas primarias….
    Y hay que ser sabio para no despertar
    esos sentimientos hostiles de una sociedad, pocas personas lo son o lo saben hacer quiza tu Luis eres una de esas pocas o pocos que
    critica el objeto es decir el hecho, la accion y no la sociedad, la gente.No debe ser facil mantener tu propia identidad como repotero y no dejarte llevar por el cauce del medio que domina el mundo noticiero.Por lo que te doy mucho credito por intentar en ser tu por encima de todo.
    Me llamo Miren Itziar Albisu Gojenola y soy de Donosti, Gipuzkoa.Vivo en New Jersey, Estados Unidos de America.

  2. Kaliforniatarra

    hmmm…interesante…seguro que antes que termine el “partido” alguien lo va quejar del “arbitraje”.

    Seran los mismos que viven en casas de vidro pero estan acostumbrados a tirar piedras.

    Pero son cada dia menos….ya que el “vidro” es caro para reemplazar.

    Zorionak de nuevo a Luis por el blog.

  3. JFA

    La mejor prueba de que, extranjero, te sientes uno más, totalmente integrado, es que te atreves a juzgar a tu país de acogida, sin restricciones. Es frecuente que los extranjeros hablen exageradamente bien de su nuevo país, que callen lo que no les gusta. Es una prueba de que todavía son extranjeros. Lo dice quien vivió diez años en un país que pronto empezó a criticar como propio.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: