Un fraile capuchino, prolífico periodista

Se llamaba Isaac Echeverria Galdeano y había nacido en la histórica Lizarra-Estella (Nafarroa-Navarra) en 1892.

Con tan solo once años entró como novicio en la Orden Capuchina y con veintitrés era sacerdote, adoptando como era costumbre en su congregación religiosa, un nombre que no fuese el propio acompañado del nombre del lugar de nacimiento, pasando a llamarse BERNARDINO de ESTELLA.

  

Por aquellos años, la semilla patriótica vasca lanzada dentro de la Orden Capuchina por el P. Evangelista de Ibero, autor del "AMI BASKO", prendió también en el P. Bernardino de Estella que al igual que otros capuchinos comenzaron a ser considerados como "no gratos" por quienes dentro de la Orden se caracterizaban por su españolismo, por lo que los seguidores del P. Ibero, comenzaron a ser destinados a América. 

 

Así el P. Bernardino de Estella fue destinado a Chile en 1918 al año siguiente llegó a Argentina, donde pasó a ser profesor en el Colegio Euskal Echea de Lavallol (provincia de Buenos Aires), donde permaneció por espacio de quince años hasta el año 1933.

Apasionado de la Historia, logró en la década de 1920-30 que sus superiores le permitiesen dictar "Historia Vasca" como materia voluntaria, a los alumnos cuyos padres lo solicitasen expresamente.
Para ello escribió desde su celda en Euskal Echea, unos "Apuntes de Historia Vasca" que fueron publicados en 1928. Su redacción seguía el estilo de exposición del "AMI BASKO" con una serie de preguntas con las consiguientes respuestas.

En el año 1931 se proclamó la República en el estado español y el nacionalismo vasco se encontró con la necesidad de difundir la Historia desde una visión NACIONAL, para lo cual, no se disponía de un texto que abarcase todos los territorios históricos de uno y otro lado de los Pirineos.

Fue que entonces desde Argentina, Jesús de Zabala, que en 1932 accedió a ser miembro del Bizkai Buru Batzar, propuso a las autoridades del Partido Nacionalista Vasco, la edición en forma de libro de los "Apuntes", lo que se efectivizó en Bilbao en forme de libro con el título de "Historia Vasca", corriendo la edición a cargo de Emeterio Verdes Achirica.

También en la década de 1020-30, concretamente, en 1924, tiene lugar un hecho que provocará que el P. Bernardino de Estella se convierta en un prolífico periodista vasco en Argentina. Se trata de la aparición de "NACION VASCA", como publicación oficial de Acción Vasca de Argentina. La nota editorial de presentación que aunque no firmada, se reconoce en la misma el estilo inconfundible del P. Bernardino de Estella expresa que "será una tribuna sincera de ideas, un expositor verídico de la historia, un breviario de fervorosos coloquios con el espíritu de la Patria".

"NACION VASCA" se publicaba en la imprenta de Don Sebastián de Amorrortu y existía una llamada "Comisión de Prensa" integrada por Jesús de Zabala, Basilio de Mujica y el propio P. Bernardino de Estella, que como con toda verdad señala, Andoni de Astigarraga en el libro "Abertzales en Argentina”, página 19 era "director oculto y autor de la mayoría de los artículos sin firma; Llegó a utilizar siete seudónimos".

Como otros periodistas vascos, viene a mi memoria, el alavés Pantaleón Ramírez de Olano que llegó a director del diario "EUZKADI", el P. Bernardino de Estella fue un acerado polemista, midiendo "pluma" con nombres como José María Salaverria, José R. de Uriarte cofundador de "LA BASKONIA" y Ramiro de Maeztu que fuera embajador de España en Argentina de 1928 a 1930.

Cuando sobrevino la guerra incivil de 1936 y la difamación y la mentira cayeron sobre los vascos en muchas partes del mundo, incluida Argentina, el P. Bernardino de Estella con el seudónimo de "Areitz" escribió "La revolución y el criterio católico", dejando al desnudo la falacia de la mentada "Cruzada" de un régimen totalitario que fusiló a 16 sacerdotes vascos, ante el silencio de muchos encumbrados.

Durante los años de la guerra mundial (1939-1945) y cuando el nazismo y el fascismo tenían sus seguidores en este lado del Atlántico, nuevamente el P. Bernardino de Estella tomó la pluma y ahora con el nombre adoptado en su Orden Bernardino y su apellido civil Echeverria, escribió artículos doctrinarios en la revista "Orden Cristiano" de Buenos Aires, defendiendo los valores tanto del Cristianismo como de la Democracia.

El P. Bernardino de Estella, próximo a cumplir 56 años, falleció en la capital argentina en el año 1948
Una fotografía suya en la biblioteca del Laurak Bat de Buenos Aires recuerda a este fraile capuchino periodista que tanto hizo desde Argentina por que vascos y argentinos conociesen la Historia de su Patria unos y de la Patria de sus mayores otros.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: