Saint Pierre et Miquelon, donde las presidenciales francesas empezaron

Los habitantes de Saint Pierre et Miquelon, último rincón de Francia en la América Norte, votaron el sábado, de víspera, por aquello de la diferencia horaria, y votaron así: 26,64 (732) por Ségolène Royal, 24,93 (665) por Sarkozy, 23,03 (633) por Bayrou y 6,70 (184) por Le Pen. El trostko Besancenot tuvo 179 votos, casi como Le Pen, y el altermundialista Jose Bové, 141.

Los habitantes de Saint Pierre et Miquelon no llegan a seis mil, casi todos en la isla más pequeña, la de Saint Pierre, poco más que un peñasco y un puerto natural. Una buena parte de sus habitantes tienen orígenes vascos. Su bandera incluye la ikurriña, junto a la bandera bretona y normanda, haciendo justicia así a los orígenes de la mayoría de ellos. En estas islas de voto progresista, a la vista de los resultados, los gendarmes llevan la ikurriña en el uniforme.

  

Radio Euskadi hizo un programa especial el día de las presidenciales francesas, al que me llamaron, a pesar de no ser un especialista. Ya me di cuenta luego de por qué: los periodistas -un mar de conocimientos de una pulgada de profundidad- garantizamos que no se producirán silencios aunque la información escasee, se demore, como sucedió en este caso. A falta de datos, hubo que echar mano de la información colateral y el chisme.

Mencioné que las gentes de estas islas tan familiares para nuestros pescadores fueron las primeras en votar. Las ubiqué al sur de Terranova, cerca de donde estuvieron los bancos de bacalao más ricos del mundo y relativamente cerca de la ruta de los trasatlánticos, de donde se hundió el Titanic. Comenté que era el lugar desde donde salían hacia el continente las lanchas de Al Capone en tiempo de ley seca. Y dije, también, que la tercera parte de la población se sabe de origen vasco y que hay un frontón -Zazpiak bat- que celebró sus cien años en 2006, además de que los gendarmes llevan en efecto la ikurriña en su uniforme.

Un cronista local propone ahora un eslogan para la promoción turística de este archipiélago minúsculo, siempre de difícil localización: “Allí donde las elecciones presidenciales comienzan”. Todos los insulares viven con un cierto complejo de aislamiento, que en este caso se acentúa porque son pocos, pequeños, extraños en ese entorno enorme y angloparlante. Con este motivo electoral, se podía leer en Le Figaro, junto a una foto “intimista”: “Son los 4.923 electores de Saint Pierre et Miquelon, archipiélago francés del Atlántico norte, a lo largo de Canadá, los que han dado el pistoletazo de salida -bajo un sol radiante, pero a 0 grados- al escrutinio, al mediodía del sábado, hora de París”.

0 pensamientos sobre “Saint Pierre et Miquelon, donde las presidenciales francesas empezaron

  1. Bittor

    Por ahí anduvimos muchos vascos y gallegos hasta 1980. Pasamos mucho frío y muchas penurias, pero también alegrías, económicas y humanas. Otros entraban en Saint Johns, pero nosotros preferíamos Saint Pierre: a veces, aquellas calles nevadas parecían de Trincherpe o Vigo.

  2. trukoabalkosito

    No deja de ser digno de estudio el hecho de que las cuatro empresas comerciales mas extrañas en la america comercial antigua tengan un protagonismo vasco: 1)la ballena y el bacalao en terranova, 2)la mineria plata en el Potosì , 3) la compañia cacao de Caracas y el pastoreo lana del noroeste americano. Los cuatro puntos Cardenales,
    naguarà!

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: