By

Tarta Tatín de manzana

Esta tarta de manzana es una auténtica maravilla. Si, como a mí, te gustan las tartas con manzanas, no dejes de probar la Tatín, te sorprenderá.

La tarta tatín es una de las elaboraciones  más típicas de la repostería francesa. La historia de la creación de esta tarta se le atribuye a las hermanas Tatín, las cuales regentaban un hotel en el valle del Loira. En una ocasión, se les olvidó poner la base a una tarta de manzana, la solución fue cubrir las manzanas caramelizadas con la masa y terminar de cocinarla así, para luego voltearla.

De ahí nació este delicioso postre. Un afamado repostero parisino la probó y quedó maravillado con la tarta, la incorporó a su restaurante bautizándola con el nombre de sus creadoras. Así surgió este icono de la gastronomía dulce francesa.

Esta tarta también se caracteriza por la rapidez y la facilidad en su elaboración, pocos ingredientes que enamoran a los paladares más exigentes.

TARTA TATÍN DE MANZANA

INGREDIENTES:

  • 6 manzanas golden
  • Zumo de ½ limón
  • 150 gr. de azúcar
  • 75 gr. de mantequilla
  • Masa de hojaldre/masa quebrada

ELABORACIÓN:

Lo primero que haremos será buscar un molde o recipiente en el que pueda cocinarse al fuego (vitrocerámica, inducción…) y luego nos valga para meterlo en el horno, ya que esta tarta tiene dos elaboraciones, una cocinada al fuego y posteriormente, se termina de hacer en el horno.

En mi caso, utilizo una sartén (26 cm.) de acero inoxidable (con el mango también de inox.) que me funciona a la perfección. Se puede hacer perfectamente con sartenes de teflón y mango extraíble (tipo tefal), con cazuelas bajas de hierro (tipo Bra)…

En segundo lugar, pelamos las manzanas (que deberán ser todas de un tamaño parecido para que nos quede más armónica la tarta) cortamos cada una en 4 partes y descorazonamos. Las reservamos en un cuenco y les echamos el zumo de limón para que no se ennegrezcan.

Por otro lado, ponemos en el molde (en mi caso, la sartén) el azúcar y la mantequilla cortada en trocitos. Cocinamos a baja temperatura para que se vaya haciendo un caramelo poco a poco, observaremos que cambia de color y que obtenemos una especie de toffe.

En ese punto, retiramos la sartén del fuego (hay que tener cuidado de que no se nos queme el caramelo) , colocamos los gajos de manzana con la parte exterior en contacto con el caramelo (luego será lo que se vea, cuando volteemos la tarta), procuraremos poner todos los trozos bien juntos, ya que luego, una vez cocinada la manzana, siempre merma un poco, para que no nos queden huecos que afeen la presentación.

Una vez todas las piezas colocadas, volvemos a poner al fuego y cocinamos con fuego suave durante 10 minutos, con la sartén tapada. Observaremos que se nos ha ablandado la manzana un poquito.

Retiramos del fuego y procedemos a cubrir las manzanas con una masa, bien de hojaldre, bien de masa quebrada. (lo he probado y queda bien con las dos).

Personalmente, he utilizado la masa de hojaldre refrigerada, de esta forma, se facilita mucho la elaboración de la tarta. Un truco para colocarla sobre la manzana y que no tengamos problemas porque se calienta y se vuelve pegajosa e imposible de manipular (ya que el molde está caliente) es, desdoblar la masa sobre el papel que trae y como, probablemente, será más grande que el diámetro de la tarta, se le hace una doblez por toda la tarta (en seco) y luego se coloca sobre la manzana y se ajusta a los bordes. Se le hace unos cortes con el cuchillo para que no suba el hojaldre.

Cuando lo tenemos, metemos la sartén o recipiente donde lo hacemos, en el horno (que habremos precalentado durante 15 minutos). Horneamos la tarta a 175 grados con calor arriba-abajo durante unos 40 minutos hasta que veamos que se ha dorado el hojaldre y se sale algo de caramelo por los agujeros que hemos hecho al hojaldre.

***Esta tarta es conveniente hornearla a una temperatura media de 175 grados y sin aire, ya que la manzana de esta manera se “confita” con el caramelo y luego el resultado es delicioso. Si le metemos demasiado calor, podemos provocar que se nos cuartee la manzana, no quedando una presentación bonita.

Una vez que lo tenemos, sacamos la tarta del horno y dejamos reposar en el propio molde unos 10 minutos. Este paso también es importante, porque si le damos la vuelta según sacamos del horno, el caramelo está demasiado líquido y se nos desparramaría por la fuente de presentación. En cambio, si tardamos demasiado en desmoldarla, corremos el riesgo de que se nos quede pegado el caramelo en el molde y no podamos desmoldar. Lo ideal (por lo menos para mi molde) es esperar 10 minutos, cuando ya puedo agarrar el mango de la sartén sin guante (está tibio) y desmolda sin problema y con el caramelo cuajado sobre la manzana.

Ya tenemos nuestra tarta tatín de manzana lista para ser degustada. Se debe comer tibia y se acompaña con nata montada o con helado de vainilla. Yo la he comido a temperatura ambiente y está para chuparse los dedos.

 

Print Friendly, PDF & Email

Te puede interesar...

Tarta de hojaldre de manzana Esta tarta de hojaldre de manzana es sencillísima de preparar, sobre todo, si utilizamos una plancha...
Tarta de manzana 100% manzana Esta tarta de manzana es ideal para después de las vacaciones de verano, cuando tenemos que cuidarnos...
Tarta de pasta frola de manzana Ni que decir tiene que las tartas de manzana son una de mis tartas de frutas favorita, me encantan...
Tarta Tatin Os presento la tarta que he hecho esta mañana: Es la tarta tatín (de manzana, claro) la he copiado...

2 Responses to Tarta Tatín de manzana

  1. norma irastoeza says:

    Se ve muy buena. Gracias, siempre recibo recetas muy buenas.

  2. charo says:

    la tarta tatin es una maravilla absoluta, pocos postres son tan deliciosos como este

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.