By

Tarta Minnie mousse

Con esta preciosa tarta de Minnie hemos celebrado los 5 años de mi sobrina Madalen. Sigue gustándole a rabiar todo el rollo Minnie Mousse, así que su tía no podía hacerle una tarta con otra temática. La verdad es que ha quedado una tarta muy rosa, muy bonita y superrica (he hecho el bizcocho de zanahoria con frosting de queso) que está buenísimo y ha aguantado perfectamente los 3 pisos. Así que la tendré muy en cuenta para mis tartas de pisos a partir de ahora.

TARTA MINNIE MOUSSE

INGREDIENTES:

  • Bizcocho de zanahoria
  • Frosting ligero de queso
  • Cubierta: ganache de chocolate blanco con colorante rosa
  • Decoración: galletas decoradas de Minnie, golosinas rosas como nubes, corazones…

ELABORACIÓN:

En primer lugar, elaboramos un bizcocho de zanahoria en un molde de 22’5 cm

Utilizaremos:

  • 600 gr. de zanahorias ralladas
  • 375 gr. de azúcar (mitad normal, mitad moreno)
  • Ralladura de 1 naranja
  • 8 huevos
  • 300 ml. de aceite de girasol
  • 375 gr. de harina
  • 3 cucharaditas (de las de té) de bicarbonato.
  • 3 cucharaditas (de las de té) de impulsor químico (levadura Royal)
  • 2 ½ cucharaditas de canela
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de sal

Elaboración:

  • Picamos la zanahoria (bien con un robot de cocina, picadora, rallador), le añadimos el azúcar y mezclamos. También le incorporamos la ralladura y dejamos aparte.
  • Por otro lado, tamizamos y mezclamos los ingredientes secos. Estos son, la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal, canela y nuez moscada).
  • A la mezcla de zanahorias y azúcar se le van incorporando los huevos de uno en uno. Cuando están todos bien integrados, se le añade el aceite poco a poco, en hilillo.
  • Preparamos un molde (en este caso, un molde redondo de 23 cm) lo engrasamos con mantequilla, cubrimos la parte inferior con papel de horno  y volvemos a engrasarlo. Añadimos harina espolvoreada y vertemos la mezcla anterior. Procedemos a hornear.
  • Para hornear el bizcocho, lo hacemos en horno precalentado a 200 grados. Una vez que metemos el molde, bajamos a 175 grados con calor abajo-aire. Lo tenemos durante 50/60 minutos y comprobamos a ver si está hecho. Si introducimos un palillo y sale con masa adherida, lo dejamos un poquito más hasta que esté bien horneado. Cuando esté hecho, sacamos del horno, dejamos 5 minutos reposar y desmoldamos sobre una rejilla.
  • Cuando esté frío, tapamos con plástico film y dejamos que se asiente hasta el día siguiente, cuando procederemos a dividirlo en 3 capas.

FROSTING LIGERO DE QUESO

Elaboramos una receta y media de frosting ligero de queso, siguiendo las instrucciones que doy en la receta.

GANACHE DE CHOCOLATE BLANCO COLOREADO DE ROSA

Preparamos una ganache de chocolate blanco, para ello calentamos 50 ml. De nata y llevamos a ebullición. Por otro lado, tendremos unos 100 gr. De chocolate blanco cortado en trocitos y en un bol. Volcamos la nata hirviendo sobre el chocolate y dejamos unos minutos. Pasado ese tiempo, removemos con una espátula hasta deshacer el chocolate. Le añadimos unas gotas de colorante rojo para lograr el tono rosa. Removemos bien hasta que esté perfectamente mezclado. Cuando lo tenemos,metemos en un biberón y dejamos reposar un poco para que se espese y alcance la textura idónea para hacer la decoración.

***en mi caso, cometí el error de extenderlo antes de tiempo, no estaba suficientemente espeso y se me “escurrió” más de la cuenta. Por eso, hay que tener paciencia y hacerlo en el momento justo para conseguir el efecto “chorrete”, en inglès queda mejor el nombrecito para este tipo de decoraciones: drip cake.

MONTAJE DE LA TARTA

Una vez fríos y asentados el bizcocho de zanahorias (que por las cantidades, nos habrá quedado de una altura considerable para poder dividir en 3 capas hermosas sin problemas) dividimos el bizcocho en 3 capas.

Sobre la primera capa, echamos algo menos de 1/3 del frosting de queso, lo extendemos y colocamos la segunda capa de bizcocho encima. Volvemos a cubrir con frosting (1/3) y colocamos el último bizcocho. Cubrimos la parte superior y los laterales con frosting. Dejándolo lo más liso posible. Metemos en la nevera para que se enfríe. Habremos reservado una parte de frosting, que utilizaremos ahora para darle la última capa de frosting, y hacer un acabado liso, tapando imperfecciones y demás.

Cuando ya tenemos el pastel bien liso y totalmente cubierto de frosting, lo metemos en la nevera para que se enfríe y se endurezca. Si tenemos la ganache rosa en su punto justo, la vamos echando por la orilla de la superficie y luego cubrimos la parte superior. Metemos en la nevera otrra vez para que se endurezca.

Pasado un rato, sacamos y procedemos a decorar. Colocando galletas decoradas con fondant, dulces, gominolas, corazones… de la forma más armónica posible para que resulte atractiva a la vista.

 

By

Naked cake de fresas y nata

 

Tenía ganas de preparar una de estas tartas desnudas o “naked cakes” que tan de moda están. Desde luego, puede parecer que son fáciles de hacer pero, en realidad, tienen su cosa.

Bien es verdad, que te ahorras el paso de cubrir el bizcocho con algún frosting, ganache… pero a su vez, eso tiene la ventaja de que sirve para cubrir imperfecciones, posibles roturas de bizcochos, desniveles…

En este tipo de tartas, como todo está “a la vista” tienes que tener muy dominado el tema de la apariencia de los bizcochos, que te queden altitos, igualados y con unos laterales perfectos, ya que será lo que se vea y conforme la decoración de la tarta junto con el relleno que elijamos. Del bizcocho y el relleno que escojamos depende el éxito de este pastel.

Para ser la primera, estoy realmente contenta con el resultado. No he querido complicarme mucho con rellenos, ni decoraciones y utilizar fruta fresca de temporada (las fresas están ahora en su máximo esplendor) que aporta mucho colorido, contraste y frescor al pastel.

TARTA NAKED CAKE O TARTA DESNUDA

INGREDIENTES:

  • 3 bizcochos de chocolate
  • almíbar
  • 750 ml. De nata 35% m.g
  • 2 sobres de estabilizante de nata
  • 100 gr. De azúcar
  • Fresas frescas

ELABORACIÓN:

Para hacer esta tarta, necesitaremos hacer 3 bizcochos de chocolate. Para esta ocasión, he utilizado una de mis recetas de bizcocho de chocolate preferida.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE:

INGREDIENTES:

  • 125 gr. de harina corriente
  • 185 gr. de azúcar
  • 55 gr. de cacao puro 100%
  • 1 cucharadita de canela ( opcional, se puede suprimir)
  • ¾ de cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de sal
  • 90 ml. de leche
  • 90 ml. de agua
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

ELABORACIÓN:

Por un lado, mezclamos en un bol, la harina, el azúcar, el cacao, la canela, el bicarbonato, la levadura y la sal.

Por otro lado, mezclamos la leche, el agua, el huevo, el aceite y el extracto de vainilla hasta que esté todo bien mezclado.

Mezclamos a baja velocidad, los ingredientes líquidos sobre los sólidos; mezclamos bien hasta que esté todo perfectamente combinado.

Una vez tenemos la masa, la vertemos en el molde redondo de 20 cm. Previamente cubierto con papel de hornear, tanto en la base como en los laterales y procedemos a hornear.

En horno precalentado a 200º, metemos el molde sobre la bandeja del horno a media altura y procedemos a hornear, bajamos la temperatura a 175/180º y lo tenemos unos 30 minutos. Comprobamos si ya está horneado, introduciendo una aguja en el centro. Si sale sin masa adherida, lo sacamos, en caso contrario, dejamos unos minutos más.

Una vez listo el bizcocho, sacamos del horno, dejamos unos 5 minutos sobre una rejilla y después, procedemos a desmoldar. Siempre sobre una rejilla. Una vez frío, cubrimos con plástico film y dejamos reposar para que se asiente.

***Este bizcocho lo realizaremos 3 veces para tener los tres pisos de bizcocho. Yo he horneado dos a la vez en la misma bandeja, ya que con moldes de 20 cm. caben dos en la bandeja, justo , pero caben.

***En este tipo de pasteles, es muy importante el aspecto del bizcocho, ya que va “visto” en la presentación final. Por lo que habrá que tener especial cuidado a la hora de elaborar los bizcochos para que nos queden unos laterales bonitos a la vista.

Para ellos es importante el molde que utilicemos. A mí me gustan los moldes de la marca PME. En concreto, he utilizado el de 8” x 2” (20cm x 5cm) para hacer esta tarta. Hay que engrasar el molde, ponerle una base de papel de hornear y otra rodeando todo el molde, para que nos suba adecuadamente por el lateral. Y volver a engrasar el papel de horno. Después echamos la masa para su horneado. De esta forma, nos subirá más regularmente y será más fácil su desmoldado.

***Luego, a la hora de montar la tarta, igualaremos los bizcochos con una lira de pastelería, dejando los tres bizcochos del mismo grosor y perfectamente lisos y rectos.

PREPARACIÓN DE LA NATA MONTADA:

En esta ocasión, he optado por rellenar los bizcochos con nata montada azucarada (chantillí). Normalmente no se recomienda utilizar nata por su poca estabilidad y porque puede hundirse con el peso de las otras capas al ser de una textura más hetérea, pero yo quería utilizar un relleno que no fuese muy contundente, sin mantequillas ni excesivamente dulce, por lo que me decanté por la nata azucarada con trozos de fresa.

El truco para que mantenga su estabilidad es usar unos polvitos estabilizantes (que hoy día venden en cualquier gran superficie, tipo Eroski). Yo, concretamente, uso los de la marca Dr. Oetker y van muy bien. Para 750 ml de nata he utilizado 2 sobres. Con eso y 100 gr de azúcar y un buen montado, queda una nata dura, perfecta para este tipo de preparación y que aguanta perfectamente las capas.(como podéis ver en las fotos).

  MONTAJE DE LA TARTA

  • Primeramente, preparamos los bizcochos para su colocación, los cortamos los tres del mismo grosor, cortamos la parte superior con una lira, quitando la “barriguita” que nos haya podido quedar.
  • Colocamos el primer bizcocho sobre la bandeja de pastelería donde vamos a presentar la tarta. Le añadimos un poco de almíbar con un pincel para humedecerlo un poco. Sin pasarnos, no hay que calarlo excesivamente porque se nos puede humedecer demasiado y entonces pierde estabilidad.
  • Colocamos la nata en una manga pastelera con la boquilla que elijamos (en mi caso, la 8B de Wilton, puede ser con boquilla lisa, también). Hacemos un cordon por la parte exterior del bizcocho (que nos sirva de contención) y rellenamos el interior con más nata. Distribuimos trozos de fresas por encima de la nata.
  • Colocamos el segundo disco de bizcocho y procedemos de igual manera que en el punto anterior.
  • Finalmente, colocamos el último bizcocho y sobre éste, ponemos una base de nata, sobre la que colocaremos las fresas enteras y limpias a modo de decoración.
  • Metemos en la nevera para que se enfríe. Dejamos en frío hasta su consumo.

 

By

Tarta de queso y chocolate para cumpleaños

Esta es una tarta preparada para festejar un cumpleaños doble. Como buenos amantes del chocolate, la tarta no podía ser de otro sabor. En esta ocasión, mezclamos queso y chocolate con un resultado que salta a la vista.

Glaseamos la tarta con una ganache de chocolate haciendo chorretes de chocolate que le da a la tarta un toque muy vistoso. Al final, coronamos la tarta  con una guirnalda con los nombres de los homenajeados, que siempre quedan preciosas.

TARTA DE CUMPLEAÑOS DE QUESO Y CHOCOLATE

INGREDIENTES: (para un molde redondo de 18 cm.)

  • BASE: plancha de chocolate
  • RELLENO: .- 3 hojas de gelatina neutra

.- 120 gr. de chocolate de cobertura

.- ½ cup de azúcar glas

.- ¼ cup de azúcar granulada

.- 1 cucharadita de extracto de vainilla

.- 300 gr. de queso philadelphia

.- 400 ml. de nata de montar

.- 2 cucharadas de cacao en polvo

  • CUBIERTA: ganache de chocolate para hacer los chorretes de chocolate.

ELABORACIÓN:

Primeramente preparamos una base de nuestro gusto, puede ser una masa de brownie, plancha de chocolate con almendra o una simple base de chocolate al microondas.

Para preparar el relleno de la que será nuestra tarta, ponemos a remojo las tres hojas de gelatina durante unos 10 minutos hasta que esté blanda.

Por otro lado, derretimos  el chocolate (bien al baño maría o en el microondas), cuando está fundido, le añadimos un chorrito de leche  caliente o nata y mezclamos muy bien. Le incorporamos la gelatina escurrida y seca y mezclamos hasta que desaparezca en la mezcla de chocolate. Reservamos.

Por otro lado, semimontamos la nata con el azúcar glas y reservamos también.

Batimos el queso a temperatura ambiente bien con unas varillas eléctricas, manuales o con un robot tipo Kitchen Aid. Le añadimos el azúcar granulado y continuamos mezclando. Seguidamente le añadimos la vainilla, el cacao en polvo  y por último, el chocolate derretido. Mezclamos todo muy bien, que nos quede una crema homogénea.

A continuación, le añadimos la nata semimontada, primero echamos una parte y mezclamos enérgicamente con las varillas manuales (para igualar texturas) y a continuación le añadimos el resto y mezclamos delicadamente, poco a poco hasta que queda todo perfectamente igualado.

MONTAJE DE LA TARTA:

                Sobre una bandeja de pastelería de tamaño inferior al diámetro de la tarta, se coloca un cartón de pastelería, sobre éste, se coloca el bizcocho seleccionado para la base. (se puede calar con un poco de almíbar para que quede más jugoso, sobre todo si hacemos la plancha básica de chocolate).

Encima de la base, volcamos la crema de queso y chocolate (en cuanto la tenemos hecha), alisamos bien la parte superior, presionamos para que se rellenen todos los huecos y no queden burbujas en la crema.

Una vez que lo tenemos, lo metemos en la nevera para que se enfríe y termine de cuajarse. (en este punto, podemos congelar la tarta también).

Cuando la vamos a consumir, terminamos de decorar, para ellos, preparamos una ganache de chocolate con 100 gr de chocolate de fundir y 100 ml. de nata de montar, llevamos la nata a ebullición y volcamos sobre el chocolate cortado en trocitos. Dejamos 5 minutos de reposo y con una espátula removemos hasta que se derrita el chocolate en la nata, formándose una crema que espesará con el enfriado y reposo.

Cuando está la ganache de chocolate todavía fluida, la vamos vertiendo por la parte superior por todo el alrededor para que se formen chorretes (drip cake). Con el resto cubrimos la parte superior.

Hacemos unos rosetones de crema de queso y chocolate y colocamos unas galletitas, al gusto. La decoración, puede ser como se quiera.

Como era para celebrar un cumpleaños doble, he hecho una guirnalda con el nombre de los cumpleañeros, que queda superlucida.

By

Paris-Brest

La tarta Paris-Brest es otra de las joyas de la repostería francesa. Creada en 1910 por el pastelero  Louis Durand por encargo del organizador de la vuelta ciclista Paris-Brest. Consiste en  una rosca de pasta choux (imitando la rueda de una bicicleta) rellena de una crema de muselina de praliné y espolvoreada con almendra y azúcar glas en su parte superior.

En esta ocasión, me he permitido la licencia de añadirle un poco de chocolate a la crema praliné y ponerle un poco de salsa toffé en la base. Realmente buenísima.

 

PARIS BREST

INGREDIENTES:

  • Pasta choux
  • Crema muselina de chocolate y praliné: .- crema pastelera

.- crema de praliné

  • Toffe
  • Crocanti de almendra, azúcar glas

ELABORACIÓN:

PASTA CHOUX:

  • 100 ml. de agua
  • 100 ml. de leche entera
  • 90 gr. de mantequilla
  • 110 gr. de harina tamizada
  • Pizca de sal/pizca de azúcar
  • 3 ó 4 huevos
  • Almendra laminada
  • Azúcar glas

***todos los ingredientes a temperatura ambiente

Para hacer la pasta choux, ponemos en un cazo el agua, la leche y la mantequilla cortada en cuadraditos, calentamos suavemente, añadimos la sal y el azúcar y mezclamos todo. Llevamos al punto de ebullición y retiramos el cazo del fuego. Mientras tanto, tamizamos la harina.

Añadimos la harina de golpe al cazo y removemos hasta obtener una masa homogénea, volvemos a poner al fuego y continuamos removiendo hasta que se seque un poco la masa, que cree una pequeña película en el fondo del cazo.

Dejamos enfriar un poco la masa y vamos añadiendo los huevos uno a uno y removiendo hasta que se van integrando en la masa. Cuando tenemos la masa en el punto óptimo, dejamos de añadir más huevo y metemos la masa en una manga pastelera con boquilla lisa.

Sobre un papel de horno, hacemos un círculo del tamaño deseado. (en mi caso de 25 cm) hacemos otro círculo pegado al anterior y otro más encima de los dos, justo encima de la unión de ambos círculos. Pintamos con huevo y espolvoreamos almendra en láminas o crocanti.

Procedemos a hornear. Se horneará a 180 grados durante unos 40 minutos, entreabriendo la puerta los últimos 10 minutos para que se seque la masa por dentro y no se nos desinfle el rosco.

CREMA MUSELINA DE CHOCOLATE Y PRALINÉ:

Consiste en una mezcla de crema pastelera de chocolate y crema de mantequilla de praliné

CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE:

  • ½ litro de leche entera
  • 125 gr. de azúcar
  • 50 gr. de harina de maíz (Maizena)
  • 2 yemas de huevo
  • 100 gr. de chocolate fondant
  • 2 hojas de gelatina
  • 50 gr. de mantequilla

Ponemos en un bol las yemas, la maicena y un chorrito de leche y removemos bien. El resto de la leche la calentamos en un cazo junto con el azúcar, llevamos al punto de ebullición. Se la vamos añadiendo a la mezcla de yemas poco a poco hasta incorporar toda la leche. Volcamos de nuevo en el cazo y ponemos a fuego suave, removiendo continuamente hasta que espesa y llega al punto de ebullición, lo mantenemos un par de minutos, sin parar de remover para que no se nos pegue.

Una vez espesado, pasamos la crema a otro bol y le incorporamos las dos hojas de gelatina (previamente hidratadas), seguidamente le añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y removemos hasta su total disolución.

Ahora incorporamos el chocolate derretido y mezclamos. Colocamos un plástico film tocando la crema (para que no se cree una corteza) y dejamos enfriar.

CREMA DE MANTEQUILLA Y PRALINÉ

300 gr. de mantequilla

150 gr. de praliné  ( pinchado en la palabra podreis ver cómo se hace el praliné)

Cortamos la mantequilla en cuadrados pequeños (deberá estar a temperatura ambiente) y la batimos con unas varillas eléctricas o robot tipo Kitchen Aid hasta que esté cremosa y suave. Le añadimos el praliné y lo mezclamos  bien con las varillas hasta que esté totalmente mezclado. Reservamos.

CREMA MUSELINA DE CHOCOLATE Y PRALINÉ

Batimos con unas varillas la crema pastelera de chocolate para suavizarla y le añadimos la crema de mantequilla con praliné. Hasta obtener una crema untuosa, firme pero suave y deliciosa a la vez. Metemos la crema resultante en una manga pastelera con una boquilla de rizada o similar.

MONTAJE        

Cortamos el disco de pasta choux en horizontal (como un bocadillo). Colocamos la parte inferior sobre la bandeja de presentación. Rellenamos los agujeros con algo de crema muselina para igualar la base.

***En mi caso, también le he añadido un hilillo de toffe antes de forrar la base con muselina (opcional).

Vamos rellenando todo el rosco con la crema muselina y finalmente colocamos la tapa superior sobre la crema (previamente habremos tamizado azúcar glas por encima). Se reserva en la nevera pero se saca 1 hora antes de su consumo, para que la crema adquiera la textura sedosa y suave.

 

By

Tarta Tatín de manzana

Esta tarta de manzana es una auténtica maravilla. Si, como a mí, te gustan las tartas con manzanas, no dejes de probar la Tatín, te sorprenderá.

La tarta tatín es una de las elaboraciones  más típicas de la repostería francesa. La historia de la creación de esta tarta se le atribuye a las hermanas Tatín, las cuales regentaban un hotel en el valle del Loira. En una ocasión, se les olvidó poner la base a una tarta de manzana, la solución fue cubrir las manzanas caramelizadas con la masa y terminar de cocinarla así, para luego voltearla.

De ahí nació este delicioso postre. Un afamado repostero parisino la probó y quedó maravillado con la tarta, la incorporó a su restaurante bautizándola con el nombre de sus creadoras. Así surgió este icono de la gastronomía dulce francesa.

Esta tarta también se caracteriza por la rapidez y la facilidad en su elaboración, pocos ingredientes que enamoran a los paladares más exigentes.

TARTA TATÍN DE MANZANA

INGREDIENTES:

  • 6 manzanas golden
  • Zumo de ½ limón
  • 150 gr. de azúcar
  • 75 gr. de mantequilla
  • Masa de hojaldre/masa quebrada

ELABORACIÓN:

Lo primero que haremos será buscar un molde o recipiente en el que pueda cocinarse al fuego (vitrocerámica, inducción…) y luego nos valga para meterlo en el horno, ya que esta tarta tiene dos elaboraciones, una cocinada al fuego y posteriormente, se termina de hacer en el horno.

En mi caso, utilizo una sartén (26 cm.) de acero inoxidable (con el mango también de inox.) que me funciona a la perfección. Se puede hacer perfectamente con sartenes de teflón y mango extraíble (tipo tefal), con cazuelas bajas de hierro (tipo Bra)…

En segundo lugar, pelamos las manzanas (que deberán ser todas de un tamaño parecido para que nos quede más armónica la tarta) cortamos cada una en 4 partes y descorazonamos. Las reservamos en un cuenco y les echamos el zumo de limón para que no se ennegrezcan.

Por otro lado, ponemos en el molde (en mi caso, la sartén) el azúcar y la mantequilla cortada en trocitos. Cocinamos a baja temperatura para que se vaya haciendo un caramelo poco a poco, observaremos que cambia de color y que obtenemos una especie de toffe.

En ese punto, retiramos la sartén del fuego (hay que tener cuidado de que no se nos queme el caramelo) , colocamos los gajos de manzana con la parte exterior en contacto con el caramelo (luego será lo que se vea, cuando volteemos la tarta), procuraremos poner todos los trozos bien juntos, ya que luego, una vez cocinada la manzana, siempre merma un poco, para que no nos queden huecos que afeen la presentación.

Una vez todas las piezas colocadas, volvemos a poner al fuego y cocinamos con fuego suave durante 10 minutos, con la sartén tapada. Observaremos que se nos ha ablandado la manzana un poquito.

Retiramos del fuego y procedemos a cubrir las manzanas con una masa, bien de hojaldre, bien de masa quebrada. (lo he probado y queda bien con las dos).

Personalmente, he utilizado la masa de hojaldre refrigerada, de esta forma, se facilita mucho la elaboración de la tarta. Un truco para colocarla sobre la manzana y que no tengamos problemas porque se calienta y se vuelve pegajosa e imposible de manipular (ya que el molde está caliente) es, desdoblar la masa sobre el papel que trae y como, probablemente, será más grande que el diámetro de la tarta, se le hace una doblez por toda la tarta (en seco) y luego se coloca sobre la manzana y se ajusta a los bordes. Se le hace unos cortes con el cuchillo para que no suba el hojaldre.

Cuando lo tenemos, metemos la sartén o recipiente donde lo hacemos, en el horno (que habremos precalentado durante 15 minutos). Horneamos la tarta a 175 grados con calor arriba-abajo durante unos 40 minutos hasta que veamos que se ha dorado el hojaldre y se sale algo de caramelo por los agujeros que hemos hecho al hojaldre.

***Esta tarta es conveniente hornearla a una temperatura media de 175 grados y sin aire, ya que la manzana de esta manera se “confita” con el caramelo y luego el resultado es delicioso. Si le metemos demasiado calor, podemos provocar que se nos cuartee la manzana, no quedando una presentación bonita.

Una vez que lo tenemos, sacamos la tarta del horno y dejamos reposar en el propio molde unos 10 minutos. Este paso también es importante, porque si le damos la vuelta según sacamos del horno, el caramelo está demasiado líquido y se nos desparramaría por la fuente de presentación. En cambio, si tardamos demasiado en desmoldarla, corremos el riesgo de que se nos quede pegado el caramelo en el molde y no podamos desmoldar. Lo ideal (por lo menos para mi molde) es esperar 10 minutos, cuando ya puedo agarrar el mango de la sartén sin guante (está tibio) y desmolda sin problema y con el caramelo cuajado sobre la manzana.

Ya tenemos nuestra tarta tatín de manzana lista para ser degustada. Se debe comer tibia y se acompaña con nata montada o con helado de vainilla. Yo la he comido a temperatura ambiente y está para chuparse los dedos.

 

By

Tarta de Navidad 2018

Esta tarta de Navidad aúna muchos de los sabores típicos navideños: turrón, almendra, chocolate… Y además está decorada con galletas navideñas de speculoos la receta más reciente del blog 🙂 Os la dejo con mis mejores deseos para todo el mundo en esta Navidad de 2018 y aprovecho para desearos un Feliz 2019 lleno de Paz, Amor y Prosperidad.

TARTA DE NAVIDAD 2018

INGREDIENTES:

  • PLANCHA DE BIZCOCHO DE ALMENDRA Y CHOCOLATE
  • MOUSSE DE CHOCOLATE
  • GIANDUJA DE ALMENDRA
  • MOUSSE DE TURRÓN
  • DECORACIÓN: GALLETAS SPECULOOS, PLACAS DE CHOCOLATE Y CROCANTI DE ALMENDRA.

PLANCHA DE CHOCOLATE Y ALMENDRA

INGREDIENTES:

  • 65 gr. de chocolate fondant
  • 4 huevos, separadas claras y yemas
  • 125 gr. de almendra molida
  • 115 gr. de azúcar glas
  • 50 ml. de leche

ELABORACIÓN:

Por un lado, deshacemos el chocolate de cobertura, bien en el microondas o bien al baño maría. Reservamos .

Batimos las yemas con ¾ partes del azúcar hasta lograr una crema blanquecina. Añadimos el chocolate derretido y frío y mezclamos.

Incorporamos la harina de almendra y mezclamos. En este punto tendremos una masa bastante dura (para ser un bizcocho), es el momento de añadirle los 50 ml. de leche para aligerar la masa. Batimos y mezclamos hasta que obtengamos una masa más ligera.

Por otro lado, batimos las claras a punto de nieve, cuando están casi montadas, le añadimos ¼ de azúcar glas que teníamos reservado  y montamos.

Incorporamos las claras a punto de nieve a la masa de chocolate, con suavidad, movimientos envolventes, procurando no bajar la preparación.

Preparamos una plancha de 40 x 30 cm. Cubrimos con papel de hornear, forrando toda la placa y volcamos la crema en su interior. Repartimos bien por toda la superficie de la plancha y procedemos a hornear.

En horno precalentado a 200 grados, metemos la placa a media altura en el horno y bajamos a 180 grados, la tenemos unos 15 minutos aprox. con calor abajo-aire. Comprobamos que está ya horneada y si vemos que ya está, la sacamos e inmediatamente le damos la vuelta y quitamos el papel de hornear.

Dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando esté fría, ya está lista para ser usada.

 

MOUSSE DE CHOCOLATE

INGREDIENTES:

  • 200 gr. de chocolate fondant
  • 500 ml. de nata de montar
  • 250 ml. de leche
  • 100 gr. de azúcar
  • 8 hojas de gelatina
  • 2 yemas de huevo

Primero, ponemos a hidratar las hojas de gelatina en un bol con agua fría (10´), una vez hidratadas, las escurrimos y secamos con un papel de cocina.

Calentamos la leche, que esté bien caliente, no es necesario que hierva. Por otro lado, mezclamos las yemas de huevo con 75 gr. de azúcar. Cuando lo tenemos, vamos vertiendo la leche sobre las yemas, en hilillo para que no cuajen los huevos. Cuando está todo bien mezclado, se cuela y se vuelca en un cazo que pondremos al fuego y removeremos continuamente. Deberemos controlar el calor, ya que en ningún momento deberá hervir (se cortaría la preparación, con lo que quedaría inutilizada). Deberá alcanzar los 85 grados. Si no tenemos termómetro, es el punto en el que metiendo una cuchara la crema napa la cuchara. (crema inglesa).

Por otro lado, derretimos el chocolate fondant y cuando tenemos la crema lista se lo añadimos. Removemos bien. Añadimos seguidamente las hojas de gelatina escurridas y removemos hasta que desaparecen en la crema.

Dejamos entibiar. Aprovechamos para semimontar la nata con los 25 gr. de azúcar restantes. Cuando la crema está prácticamente fría, le incorporamos la nata semimontada, en dos tandas. La primera para igualar texturas y la segunda tanda, con movimientos suaves y envolventes. Procurando dar aire a la mezcla para que nos quede textura mousse.

MOUSSE DE TURRÓN

INGREDIENTES:

  • 300 gr. de turrón de jijona (del blando)
  • 500 ml. de nata para montar
  • 250 ml. de leche
  • 100 gr. de azúcar
  • 8 hojas de gelatina
  • 2 huevos (separadas las yemas y las claras)

En primer lugar, semimontamos la nata con 25 gr. de azúcar y  reservamos en la nevera. Por otro lado, ponemos las hojas de gelatina a hidratar en un bol con agua fría. Lo mantenemos un mínimo de 10 minutos hasta que se reblandezcan.

En un cazo, ponemos las yemas de huevo y el resto de azúcar (75 gr.) y mezclamos con unas varillas hasta que esté bien integrado. Calentamos la leche en el microondas (bastante calentita) y la vamos vertiendo sobre la crema de yemas, poco a poco, en hilillo para que no se nos cuajen las yemas con el calor de la leche.  Seguidamente añadimos el turrón desmenuzado y mezclamos.

Si vemos que está muy grumosa la mezcla (por el turrón), metemos la batidora de cuchillas y batimos para que desaparezcan los trozos de turrón. Ahora ponemos a calentar la mezcla a fuego medio. Tendremos que estar removiendo continuamente hasta que alcance una temperatura de 85 grados aprox. (si tenemos termómetro), en caso de no tener termómetro, la crema deberá espesar y estar bien caliente pero NUNCA deberá hervir (ya que se nos cortaría la preparación).  Es el punto un poco antes de hervir.

Una vez que lo tenemos, retiramos del fuego y le añadimos las hojas de gelatina hidratadas (las escurrimos del agua, las secamos un poco con papel de cocina), removemos hasta que se disuelvan y desaparezcan en la crema. Dejamos a un lado para que se enfríe.

De vez en cuando, removemos con las varillas y comprobamos el punto de temperatura de la crema. Cuando está prácticamente fría, le añadimos la nata semimontada, de forma suave, sin prisa, con movimientos envolventes, dando aire a la preparación para que quede textura de mousse.

Por otra parte, montamos las claras a punto de nieve  y se las incorporamos. La forma de hacerlo es igual que con la nata, suavemente, procurando no  bajar la preparación.

    GIANDUJA DE ALMENDRA

Para elaborar la gianduja de almendra, lo primero que tenemos que hacer es un praliné de almendra, para ello, podéis ver un paso a paso en la “tarta mousse de praliné y mousse de toffee con chocolate blanco”. La única diferencia es que en esa tarta la praliné es de avellana y yo la he hecho de almendra (la mejor variedad de almendra es la “marcona”, ya que es la que más aceite suelta), la proporción de fruto seco es la misma.

Una vez que tenemos listo el praliné, preparamos la gianduja, para ello, si tenemos 200 gr. de praliné, necesitaremos 300 gr. de chocolate fondant al 55% de cacao.

Derretimos el chocolate fondant y mezclamos con el praliné. Lo extendemos sobre un silpat o lámina de silicona, dejándolo muy fino. Lo metemos al congelador para que se endurezca y congele y os quede una lámina fina, para que no tengamos pega a la hora de colocarla en la tarta.

MONTAJE DE LA TARTA

En primer lugar, sobre una bandeja colocamos un papel de horno y sobre éste ponemos una bandeja de cartón de pastelería de tamaño 1 cm. más pequeño que la plancha de bizcocho. Colocamos un molde rectangular extensible y lo adaptamos a la bandeja para darle el tamaño definitivo a la tarta.

Sobre la plancha de bizcocho se vierte la mousse de chocolate y se extiende con una espátula, dejándola lo más lisa posible. Se mete en el congelador. (mientras tanto, preparamos la mousse de turrón). La placa de gianduja de almendra la tendremos previamente hecha y esperando en el congelador a ser utilizada.

Cuando tenemos la mousse de turrón lista para usar, sacamos la tarta del congelador, y también la placa de gianduja. Colocamos la placa centrada sobre la mousse de chocolate y seguidamente, volcamos la mousse de turrón y extendemos con una espátula hasta dejarla lisa. Volvemos a meter en el congelador. Ahora la tarta queda pendiente solamente de la decoración, con lo que hasta este paso, se puede hacer con tanta antelación como queramos, porque tenemos la tarta congelada.

El día de consumo de la tarta, procedemos a decorarla, para ello, sacamos la tarta del congelador. Le quitamos el molde rectangular extensible y la pasamos a la bandeja de presentación. Al estar congelada, es fácil pasarla a la bandeja sin problemas, en bloque.

Habremos preparado una tanda de galletas de speculoos  (ver receta), desmenuzamos unas cuantas, para esparcir la arena de galleta por toda la superficie de la tarta. También seleccionaremos algunas para colocarlas en la tarta y en los laterales, con motivos navideños (muñecos de jengibre, estrellas, corazones…), se esparce también crocanti de almendra junto con la galleta.

Para cubrir los laterales, he elegido en esta ocasión, elaborar un enrejado de chocolate, utilizando los plásticos protectores de envoltorio de globitos.  He utilizado la técnica del atemperado de chocolate para hacer las placas.

***la he hecho en dos ocasiones, así que os muestro dos propuestas parecidas de decoración.

***queda una tarta grande, para 20/25 raciones.

By

Tarta número trece

Vuelvo “a la carga” tras una temporadita de descanso 🙂 Esta tarta esculpida en forma de número trece, ha sido la tarta de cumple para mi sobri con sus amigas y amigos, para celebrar que ya tiene 13 añazos… Normalmente la fórmula “bizcocho de chocolate, relleno de chocolate y golosinas por encima” no falla cuando se trata de celebrar un cumple con niños…bueno…¡¡niños digo!! Pre-adolescentes.

Esta vez he querido utilizar la idea de las famosas tartas de letras y números  que tan famosas han sido este año, pero en vez de utilizar galleta, he querido hacerla con bizcocho. El resultado salta a la vista, quedan tan bonitas como las otras y para meriendas de cumpleaños de chic@s, me parece más acertado una tarta de bizcocho.

TARTA NÚMERO TRECE

INGREDIENTES:

  • 2 bizcochos de chocolate redondos de 20 cm. (2 masas)
  • 1 bizcocho de chocolate cuadrado de 22×22 cm. (2 masas)
  • 750 ml. de crema pastelera de chocolate
  • Ganache de chocolate: 200 gr. chocolate fondant/ 200 ml. de nata
  • Decoración: galletas, gominolas, bombones de chocolate…

ELABORACIÓN:

  • En primer lugar elaboraremos los bizcochos de chocolate. Hacemos dos bizcochos redondos de 20 cm. para formar el número 3. En caso de tener moldes con agujero central, se utilizan. En mi caso, como no tengo de ese tamaño, los hice en un molde redondo y luego les abrí un hueco en el centro, para poder cortarlos y formar el número 3. Para cada uno, utilizar 1 vez las cantidades que pongo.
  • También elaboramos el bizcocho cuadrado, que nos servirá para hacer el número 1. Una vez que lo tenemos frío y reposado (es mejor hacerlos el día anterior) lo dividimos en 3 partes y formamos el número. Lo haremos multiplicando por dos las cantidades que aparecen más abajo.

***Nota: sobra mucho bizcocho con los recortes que quedan una vez hemos formado los números, pero son excelentes para comer en el desayuno o con una taza de café.

BIZCOCHOS DE CHOCOLATE:

INGREDIENTES:

  • 125 gr. de harina corriente
  • 185 gr. de azúcar
  • 55 gr. de cacao puro 100%
  • 1 cucharadita de canela
  • ¾ de cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de sal
  • 90 ml. de leche
  • 90 ml. de agua
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

ELABORACIÓN:

Por un lado, mezclamos en un bol, la harina, el azúcar, el cacao, la canela, el bicarbonato, la levadura y la sal.

Por otro lado, mezclamos la leche, el agua, el huevo, el aceite y el extracto de vainilla hasta que esté todo bien mezclado.

Mezclamos a baja velocidad, los ingredientes líquidos sobre los sólidos; mezclamos bien hasta que esté todo perfectamente combinado.

Dividimos la masa en dos y volcamos la mitad en cada molde. Horneamos durante unos 35/40 minutos (comprobaremos que esté hecho el bizcocho). Y cuando lo tengamos, sacamos del horno y desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

  • Por otro lado, elaboramos una crema pastelera de chocolate siguiendo las instrucciones que doy en la receta. La dejamos enfriar.

CREMA PASTELERA DE CHOCOLATE

 

INGREDIENTES:

  • 500 ml. de leche (2 cups)
  • 4 yemas de huevo (tamaño L)
  • 6 cucharadas soperas de azúcar
  • 3 cucharadas soperas de Maizena (harina de maíz)
  • pizca de sal
  • 200 gr. de chocolate de 70 % cacao, derretido
  • 50 gr. de mantequilla cortada en 5 trozos a temperatura ambiente.

 

 

ELABORACIÓN:

 

Poner la leche en un cazo y llevarla a ebullición. Mientras tanto, en un cazo amplio mezclar las yemas de huevo, el azúcar, la harina de maíz y la sal hasta que quede homogéneo.

Ir vertiendo sobre esta crema ¼ de la leche, poco a poco en forma de hilillo. Esto se hace para que se vaya calentando la crema y no se cuajen los huevos por efecto del calor. Verter el resto de leche y mezclarlo bien.

Poner el cazo a fuego medio y remover continuamente, sin parar, llegando bien a todos los rincones del cazo, llevarlo poco a poco a ebullición, mantenerlo en ebullición uno o dos minutos, sin parar de remover.

Retirar el cazo del fuego, mezclar el chocolate derretido y dejarlo reposar 5 minutos. Después echar la mantequilla cortada en 5 trozos y mezclar hasta que esté totalmente incorporada en la crema y ésta tenga una apariencia suave y sedosa.

Colocar una pieza de plástico de cocina sobre la parte superior de la crema y que esté en contacto con ella y una vez tibia, meterla en la nevera para que se enfríe hasta su uso.

***Nota: éste es el relleno que yo he elegido pero se puede rellenar de lo que más nos apetezca, crema de mantequilla, ganache, swiss meringue buttercream, frosting ligero de queso, de chocolate.…

  • El mismo día que montamos la tarta, elaboraremos una ganache de chocolate para cubrir todo el bizcocho, tanto por la parte de arriba como los laterales. Lo hacemos hirviendo la nata y volcándola sobre el chocolate troceado. Dejamos un par de minutos reposar y después con una pala de silicona movemos la mezcla suavemente en la misma dirección para que se mezcle todo bien y no haga burbujas. Una vez que lo tenemos hecho, dejamos enfriar/entibiar hasta que espesa la crema. Removeremos de vez en cuando hasta que alcance la textura idónea para extender por la parte superior y los laterales.

MONTAJE DE LA TARTA

            Procedemos a montar la tarta, para ello, hacemos un agujero en el centro a los bizcochos redondos, luego cortamos un trozo a cada uno para formar el número tres. Luego cuando ya lo tenemos, lo cortamos trasversalmente en dos (para poder rellenar).

El bizcocho cuadrado lo dividimos en tres partes. Cortamos las piezas para formar el número uno. Cuando ya lo tenemos, lo dividimos en dos trasversalmente (para su rellenado).

Colocamos los bizcochos sobre la bandeja de presentación,  cubrimos con un poco de papel de aluminio, para que al extender el relleno y la cobertura no se nos manche tanto. Recortamos bandejas de cartón de pastelería con la forma de los números (para poder mover en caso de que sea necesario y no se nos desmorone). Colocamos los bizcochos encima de los cartones de pastelería y procedemos a rellenar con la crema pastelera de chocolate.

Una vez rellenos, colocamos la capa superior de bizcocho. Damos una capa fina de crema pastelera por todo el bizcocho y llevamos a la nevera para que se enfríe, se endurezca y se asiente. (es conveniente dejarlo mínimo un par de horas hasta que se endurezca bien).

Ahora procedemos a cubrir toda la tarta con el ganache de chocolate que hemos preparado. Cubrimos parte superior y laterales, intentando dejar los laterales lo más lisos posible.

Nota: es importante la textura que adquiere la ganache. Tiene que estar en un punto que sea extendible con facilidad, sin que esté demasiado líquido para que se derrame, pero tampoco demasiado frío como para que no se pueda extender con facilidad.

Por último, procedemos a colocar la decoración según nuestro gusto, con los ingredientes que hayamos seleccionado, gominolas, chocolatinas, bombones, galletas….

Metemos en la nevera para que siga enfriándose hasta la hora de consumir.

 

By

Tarta libro con fondo marino

Esta tarta con forma de libro abierto y decorada con un fondo marino de corales, fósiles, calacolas, conchas, algas y diferentes animales marinos sirvió para celebrar el quinto cumpleaños de mi sobrino Aimar. Y me va a servir a mí también para desear a todo el mundo un feliz verano durante el que, como todos los años, me tomaré un descansito de postear 🙂

A mi sobrino le encantan las conchitas, caracoles, tortugas, peces…también los libros de animales (de todo tipo), así que me parece que esta tarta con forma de libro aúna ambas aficiones de manera dulce y simpática. Y al tener un fodo marino, más veraniego no puede quedar el post 😉

TARTA LIBRO ABIERTO CON FONDO MARINO

INGREDIENTES:

  • Bizcocho de chocolate
  • Frosting especial de queso
  • Ganache de chocolate
  • Cubierta y figuras de fondant

ELABORACIÓN

En primer lugar preparamos un bizcocho de chocolate para un molde rectangular de 35 x 30 cm. aprox. para hacerlo necesitaremos multiplicar esta receta que pongo a continuación por tres. Es decir, si son 125 gr. de harina, pues pondremos 375 gr…y así con el resto de ingredientes.

     INGREDIENTES:

  • 125 gr. de harina corriente
  • 185 gr. de azúcar
  • 55 gr. de cacao puro 100%
  • 1 cucharadita de canela
  • ¾ de cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de sal
  • 90 ml. de leche
  • 90 ml. de agua
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

ELABORACIÓN:

Por un lado, mezclamos en un bol, la harina, el azúcar, el cacao, la canela, el bicarbonato, la levadura y la sal.

Por otro lado, mezclamos la leche, el agua, el huevo, el aceite y el extracto de vainilla hasta que esté todo bien mezclado.

Mezclamos a baja velocidad, los ingredientes líquidos sobre los sólidos; mezclamos bien hasta que esté todo perfectamente combinado.

Preparamos el molde rectangular, lo engrasamos con mantequilla y cubrimos la base con un papel de horno. Vertemos la mezcla resultante (es bastante líquida) y horneamos a 175 grados durante unos 40/45 minutos, hasta que al introducir una aguja en el centro, ésta salga seca, sin masa adherida a ella.

Una vez que está horneamos, sacamos del horno, dejamos reposar 5 minutos en el molde y desmoldamos sobre una rejilla. Le damos la vuelta, ya que nos interesa que quede con un poco de “copete” (nos facilitará el moldeado del bizcocho a la hora de simular el libro), y si lo dejamos mucho tiempo boca abajo, se nos quita la barriguita.

Cuando está totalmente frío, envolvemos en plástico film y reservamos hasta el día siguiente. (se puede meter en la nevera si queremos, para que luego sea más fácil dividirlo en 2 capas).

***Nos queda un bizcocho algo húmedo, muy jugoso. Para este tipo de tartas es perfectamente válido, porque no hay que esculpirlo demasiado; entonces se puede hacer bien. Gana en sabor, esponjosidad y textura respecto a otros bizcochos más secos que se suelen utilizar para cubrir con fondant.

***No es necesario calarlo con almíbar. No lo necesita.

Al día siguiente, procedemos a realizar la crema de relleno, para ello, en esta ocasión he utilizado la receta de frosting especial de queso (pinchando sobre la palabra, podéis ver la receta), pero podéis usar una crema pastelera de chocolate, un buttercream…lo que más os guste. Para mi gusto, esta combinación es muy suave y rica.

También realizaremos con suficiente antelación una ganache de chocolate, para ello, necesitamos 200 ml. de nata de montar y 200 gr. de chocolate de cobertura (fondandt, tipo Nestlé o similar). Ponemos a hervir la nata y cuando comience a hervir, la echamos sobre el chocolate troceado, dejamos reposar unos minutos y con una espátula removemos hasta que se deshace el chocolate totalmente. Dejamos reposar la crema hasta que se espese un poco. (si tenemos prisa, podemos acelerar el proceso, metiéndola en la nevera, pero controlando que no se endurezca demasiado). Deberá quedar una textura para extender sobre la tarta.

        MONTAJE DE LA TARTA

En primer lugar dividimos el bizcocho en dos, transversalmente. Colocamos un cartón de pastelería de base, de tamaño 1 cm. inferior al tamaño del bizcocho (para que no se vea). Echamos y extendemos el relleno elegido (en nuestro caso, el frosting de queso). Seguidamente, cubrimos con la otra parte del bizcocho. Es el momento de darle la forma definitiva de libro. Al tener un poco de panza la parte superior, casi nos hace la forma de libro abierto. Justo en el centro del bizcocho rebajamos un poco, si vemos que en la parte exterior nos ha quedado demasiado estrecho, recortamos unos cm. todo alrededor del bizcocho para que nos quede más alto.

***Los recortes no se tiran. Son una manera deliciosa de ver lo rica que te ha quedado la tarta. Con un cafecito, está de vértigo.

Cuando ya tenemos la forma definitiva, procedemos a cubrirlo con la ganache de chocolate, para tapar irregularidades y poder poner luego perfectamente el fondant o pasta de azúcar.

Metemos en la nevera para que se endurezca y se asiente la tarta (un par de horas, o incluso toda la noche, -yo lo hago el día anterior).

A partir de ahora, “solamente” nos queda cubrir la tarta con fondant y decorar. Primero hacemos los laterales (las hojas del libro), las pegamos a la tarta y con una esteca, hacemos líneas simulando las páginas del libro.

Cubrimos la parte superior con fondant azul simulando el fondo del mar y por último, colocamos todos los elementos elegidos, en este caso, piezas marinas, fósiles, caracoles, tortugas, peces de colores, caracolas,

***Esta forma de libro abierto es muy versátil en cuanto a decoración, ya que podemos adaptarla a los hobbies o gusto del homenajeado/a.

By

Tarta de letras y frutas

Últimamente estoy a tope con las tartas de letras y números. No quería dejar de enseñaros esta otra opción de decoración, una refrescante decoración de cara al verano. En esta ocasión, he utilizado como motivo las iniciales de los cumpleañeros para montarles su propia tarta personalizada.

En cuanto a la decoración superior… una combinación perfecta con frutas que aportan  frescor, colorido y un sabor delicioso. El resultado salta a la vista, sin demasiado esfuerzo queda una decoración llamativa y fácil.

Tanto la masa de galleta como el relleno es el mismo que he utilizado en el pastel de números que tan buen resultado me ha dado. Podéis ver esa receta en el enlace que he puesto sobre el título.

Consejos:

***  Si quereis una textura de galleta más crujiente (pero más difçicil de partir en porciones) montar la tarta el mismo día de su consumo. Guardar en la nevera hasta que vaya a utilizarse.

***Si optais por una textura de galleta más húmeda,(mucho más fácil de dividir en porciones), realizar el montaje de la tarta el día anterior (dejar las frutas para colocarlas el mismo día de consumo) y guardar en la nevera. Ambas opciones son perfectas.

***Es imprescindible secar muy, pero que muy bien las frutas, una vez que las partimos en trocitos, dejarlas unas horas sobre papel absorbente de cocina para que, cuando las coloquemos sobre la crema de la capa superior, no suelten agua y nos arruinen la decoración. Este paso es muy importante.

 

By

Pastel número 18

Esta tarta es otra preciosa opción para  festejar un cumpleaños, y si encima, la homenajeada cumple 18 años, todavía, con más razón, para preparar una vistosa y deliciosa tarta como ésta.

En el post anterior os mostré una opción en chocolate, esta vez, la galleta es una deliciosa masa de almendra y el relleno es una mezcla de queso crema, mascarpone y nata. El resultado final lo podéis ver, además de preciosa y elegante, estaba realmente rica.

El montaje de la tarta lo podéis ver en el paso a paso de la tarta de números, esta vez he utilizado unas plantillas de números más estilizadas, para que se aprecie mejor el número. La receta de la masa de galleta y las plantillas de los números las he descargado de la web “Fonquirepostería”.

 

TARTA NÚMERO 18

INGREDIENTES:

PARA LA MASA DE GALLETA DE ALMENDRA: (para 4 piezas de 17 x 27 cm.)

  • 250 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 220 gr. de azúcar glas
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ½ cucharadita de sal
  • 400 gr. de harina de uso común
  • 100 gr. de harina de almendra

PARA EL RELLENO: (para 4 piezas de 17 x 27 cm.)

  • 300 gr. de queso crema
  • 190 gr. de azúcar glas
  • 720 ml. de nata de montar 35% m.g.
  • 10 gr. de gelatina neutra en polvo
  • 50 ml. de agua fría.
  • Extracto de vainilla
  • mermelada casera de fresas

ELABORACIÓN DE LA MASA DE GALLETA DE ALMENDRA:

En un bol batiremos la mantequilla a punto pomada junto con el azúcar glas hasta obtener una consistencia suave como si se tratase de una pomada. Se puede hacer con un robot de cocina tipo Kitchen Aid con el accesorio de pala.

Cuando lo tenemos en el punto correcto, añadimos el huevo (que habremos batido un poco previamente para que sea más fácil su integración en la mantequilla). Una vez bien integrado, añadimos el extracto de vainilla y también añadimos la pizca de sal.

Tamizamos la harina junto con la harina de almendra y se la incorporamos a la crema anterior. Mezclamos con cuidado, lo justo hasta que desaparezca la harina en la masa. Cuando tenemos lista la masa, la sacamos del bol y (como es mucha cantidad de masa) acabamos de formar la bola con las manos, presionando, nunca amasando.

Dividimos la masa en dos partes, la estiramos entre plásticos de cocina, y llevamos a refrigerar a la nevera. Dejamos un par de horas como mínimo, aunque es conveniente dejarla toda la noche.

Cuando vamos a formar los números, sacamos la masa de la nevera, estiramos con el rodillo dejándolo de un grosor de 3-4 mm. (siempre entre el plástico film, para que no se nos pegue la masa al rodillo), quitamos el film superior, colocamos la plantilla de papel del número elegido y recortamos con un cuchillo afilado. Retiramos el excedente de masa, formamos una bola, volvemos a extender y a la nevera de nuevo, porque necesitaremos esa masa para hacer el mismo número otra vez.

**es conveniente refrigerar el número ya formado durante unos 15 minutos mínimo (mientras precalentamos el horno, por ejemplo) para que se vuelva a enfriar la masa de galleta y se hornee mejor, sin deformarse.

Procedemos a hornear la galleta:  para ello, precalentamos el horno con calor arriba-abajo-aire a 200 grados durante 15 minutos, sacamos la bandeja con la galleta de la nevera e introducimos en el horno en la parte central. Dejamos horneando unos 12 minutos con calor abajo-aire a 170 grados, hasta que vemos que comienza a dorarse por las esquinas.

**el tema del horno es un poco particular de cada horno. Deberás ajustar tiempo y grados a tu horno, hacerlo como hornees normalmente las galletas. Yo cuento cómo lo hago yo en mi horno.

Una vez dorada la galleta, sacamos la bandeja del horno y dejamos unos 10 minutos la galleta en la propia bandeja. (si la pasamos inmediatamente a la rejilla, todavía está muy blanda y se nos puede romper). Una vez pasado ese tiempo, trasladamos la galleta a una rejilla para su enfriamiento total. Hacerlo con cuidado, ya que es una masa quebradiza y al ser tan grande, se nos puede partir.

Procedemos de la misma manera con el resto de números, hasta un total de 4. Dos piezas de cada número.

ELABORACIÓN DEL RELLENO:

En primer lugar, ponemos a remojar el polvo de gelatina en un vaso con el agua fría. Removemos la gelatina en el agua y la dejamos reposar. (observaremos que, al de poco tiempo, la gelatina ha absorbido todo el agua y tenemos una gelatina “sólida”).

Por otro lado, en un robot tipo Kitchen Aid o similar, también con unas varillas eléctricas, mezclamos el queso crema (philadelphia) con el azúcar glas hasta obtener una crema aireada. Añadimos la nata líquida de montar muy fría y comenzamos a montarla (con las varillas) cuando esté semimontada, paramos.

Calentamos la gelatina en el microondas solamente hasta que se vuelva líquida, no deberá hervir… son 15/20 segundos en el microondas, estar controlando todo el tiempo, para no pasarnos de calor. Solamente deberá volver a estar líquida.

Cuando tenemos la gelatina en el punto, le añadimos un par de cucharadas de la nata semimontada y mezclamos bien con un tenedor. Esto se hace para igualar texturas y enfriar la gelatina.

Procedemos a terminar de montar la nata, encendemos otra vez el robot y continuamos batiendo la nata, le vamos vertiendo en hilillo la gelatina y continuamos batiendo hasta que esté totalmente montada.

Una vez montada, la sacamos del bol e introducimos el relleno en una manga pastelera con boquilla lisa (la #1A). Reservamos en la nevera unos minutos, mientras preparamos la galleta para su relleno y decoración.

  MONTAJE DE LA TARTA

Primeramente, pondremos un poquito de la crema debajo de la galleta, así se pegará a la base que hayamos elegido para su presentación. Puede ser una bandeja o bien una caja.

Procedemos a rellenar la primera capa, para ello, comenzamos cubriendo la galleta con una mermelada (en mi caso, de fresa casera), a continuación, cubrimos los bordes de las galletas con puntos de relleno, elaborados con la manga pastelera, hasta llegar al centro.

Colocamos la segunda galleta del mismo número encima (con mucho cuidado) y repetimos el mismo proceso de relleno.

Finalmente colocaremos nuestra decoración, aquí, la imaginación es libre y puedes inspirarte con lo que más te guste. En mi caso, he utilizado macarons, bombones, galletitas, fresas, y flores.

NOTAS:

***Este relleno aguanta perfectamente el peso de la segunda capa sin deformarse. Es estable. Gracias al uso de gelatina, (que no se nota en el sabor) nos estabiliza el relleno y mantiene la forma durante un par de días.

***una vez montada la tarta, hay que conservarla en la nevera. Recomiendo tener la tarta (sin la decoración final) en la nevera unas 8 horas antes de su consumo, de esta forma, la galleta se ablanda un poco por efecto de la humedad, tanto de la mermelada como del relleno y luego es mucho más fácil hacer las porciones, nos salen cortes limpios.

Si no está el tiempo suficiente en la nevera, tendremos una galleta un poco dura para porcionar (que no para comer) con lo que se nos desarmará un poco a la hora de cortarla. Mi consejo es dejarla en la nevera montada sin la decoración final unas 10 horas; incluso de la noche a la mañana. Al día siguiente está estupenda.

*** También aproveché para hacer el número 6, como me quedé un poco corta de relleno para este número, la primera galleta la cubrí totalmente de crema, pero en el segundo piso, puse los botones de crema por la parte exterior y por la interior. El resto lo cubrí con mermelada de fresa y encima coloqué la decoración. Quedó muy bonita también.