Archivo de la etiqueta: Carmen Lomana

Carmen Lomana inaugurará un ‘subpermercado’ bajo la parroquia Iesu, en Donostia

Un supermercado a ras de suelo que tiene encima una iglesia -y no cualquiera-, y que será inaugurado por Carmen Lomana. Una ‘bomba’ de lo más peculiar.

Hablamos del nuevo establecimiento que una cadena guipuzcoana inaugurará el próximo jueves, día 1 de diciembre, en Riberas de Loiola, el jóven barrio de Donostia-San Sebastián. Y no, no es una tienda cualquiera: está ubicada en el sótano de la parroquia Iesu, iglesia de Rafael Moneo.

Carmen Lomana, en alguna otra inauguración y/o fiesta.

Carmen Lomana, en alguna otra inauguración y/o fiesta.

Donde la basílica de San Pedro de Roma guarda restos humanos, aquí montamos una tienda de lo más variada, ¡somos así! Y para rematar la faena, la cadena en cuestión -a la que no queremos dar mayor publicidad- ha pensado que quién mejor que la mismísima Carmen Lomana, ‘la reina del cash‘,  para dar el pistoletazo de salida a la carrera de carros, bolsas repletas y niños que lloran porque siempre quieren el huevo de chocolate que está pegadito a la Caja.

Las fruteras encantadas, el charcutero feliz, y el dueño del ‘cotarro’ frotándose las manos. Seguro que habrá hasta photocall… Lomana, que tiene sus posados más que estudiados, no faltará a la cita, pero ¿acudirán los donostiarras en masa?, ¿y que opinión tendrán los feligreses de la ubicación del ‘subpermercado’? Esto se merece una investigación…

TEXTO RELACIONADO:

Carmen Lomana, subidita de tono en todos los sentidos

Carmen Lomana, reina de las hamburguesas

Ahí donde la ven, Carmen Lomana, la donostiarra más pija que ha parido madre se ha pasado al mundo de la publicidad y anunciará, ahí está la noticia, ¡hamburguesas!

La señora ha dado todo tipo de detalles de su vida y su nuevo cometido en AR, el programa de Ana Rosa ‘la todoterreno’;  es todoterreno porque además de presentar un programa, tiene colonia, revista y ha estado esta misma semana en el programa “El Hormiguero“, de Cuatro, ahora hermana de TeleCinco. ¡Ah! Casi se me olvida: Ana Rosa Quintana se besó con ¡Pablo Motos!

Carmen Lomana, haciendo la digestión.

Carmen Lomana, haciendo la digestión.

Carmen (la llamamos sólo por el nombre porque es ¡tan cercana!…) es una de las famosas más exquisitas y glamourosas del Estado, y ha dejado bien claro que lo de las cámaras le gusta y mucho. De participar en “Más Que Baile” pasó a dirigir una academia de modales en el programa “Las joyas de la corona“, y ahora será imagen de Burger King, cadena de hamburgueserías.

Eso si, seguidores/as de ‘la Lomana’: si pensáis que se va a meter entre pecho y espalda 300 gramos de carne grasienta acompañada de pepinillo, bacón, tres lonchas de queso, cebolla pochada -y chorreante- mayonesa echada con manga pastelera y ketchup del mismísimo Wisconsin, estáis muy equivocados/as.  No le ha faltado tiempo para contar que será una burger light, con carne de pollo a la parrilla y yogur en lugar de mayonesa. Y el pan muy fino. Tan fino y ligero todo que ayer mismo se comió dos para cenar. Luego que no diga que no puede posar tan estupenda y casi como vino al mundo otra vez…

A ver si la ‘burger Lomana’ va a ser tan poco calórica que van a llenar más unas vainas al vapor o un plato de guisantes… ¡Todo por la pasta! Si hay que vender hamburguesas se venden, y si le ofrecen promocionar churrerías también lo hará, aunque los churros tengan más aceite que todas las hamburguesas juntas.

Carmen Lomana es pija, pero no tonta

Aunque no es vasca, el hecho de que hubiera vivido durante muchos años en Gipuzkoa, me permitía incluirla en la lista de “entrevistables”, así que decidí intentar hacer una entrevista a Carmen Lomana. Pasé horas buscando en Internet, tratando de localizar un mail, un teléfono, el nombre de su agente… Finalmente encontré la referencia de una agencia de management, redacté un mail y se lo envié. Sólo contenía cinco preguntas relativas a los años que Carmen Lomana vivió en San Sebastián (una compañera me dijo luego que vivía en una urbanización que pertenece a Hondarribia). Dos días después me contestaron que ellos no representaban a Carmen Lomana. Mi gozo en un pozo.

Carmen Lomana

Carmen Lomana

Seguí investigando en la red y hasta encontré un post de la propia Carmen en un debate sobre la boda de su sobrina. Por fin, probé a escribir a una publicación de la que ella es colaboradora. Ellos debieron reenviar mi correo y un día recibí una llamada de Telecinco diciendo que habían leído las preguntas y que siendo solamente relativas a esa parcela de su vida, ellos no tenían inconveniente en que me contestará, siempre y cuando, su agente lo viera bien. Me imagino que si hubiera sido algo para la tele, no hubiera podido, como me sucedió con Jorge Fernández, por temas de exclusividad en los contratos. Me facilitaron el móvil de su agente y comencé a llamarle. Me costó más de una semana que me cogiera y por fin lo conseguí. El hombre fue bastante seco, le expliqué lo que quería y me dijo que se lo enviara por correo electrónico y que ya verían.

No obtuve respuesta, pero… Justo supe que venía a Bilbao a presentar su libro. Estupendo. Cuando los famosos tienen algo que vender siempre es fácil que te concedan una entrevista. Llamé a Nieves, de Espasa, y pude concertar una entrevista aprovechando que Carmen venía a la sede de Eitb, a Radio Euskadi.

Carmen Lomana

Carmen Lomana

Pocas veces me han preguntado tanto por un/a entrevistado/a. Os cuento. Carmen me pareció muy pija, no lo voy a negar. Habla sin mover ni un músculo de la cara. Pero al margen de eso, me resultó simpática y, sobre todo, muy educada y atenta. El trato fue muy amable a pesar de que estaba saturada de entrevistas y de que no había dormido mucho. Yo veo que la gente confunde los términos; que una persona sea pija no quiere decir que sea tonta y creo que Carmen Lomana no es tonta, es más, es bastante culta y, probablemente (eso no se adivina en una entrevista) bastante inteligente. Conmigo fue muy agradable, incluso cuando todavía no sabía quien era, porque Nieves estaba hablando con Félix Linares y todavía no nos había presentado.

Al margen de eso, tiene un tipazo de muerte, con 62 años debe usar la talla 34, y un pelazo impresionante. Seguro que se cuida un montón. Llevaba una maleta gigante y un guardatrajes que dejó en recepción. A más de una nos gustaría haber visto el vestido que guardaba…

Otra cosa, ¿por qué le da rabia a la gente que se levante a las 9:00 y lea los periódicos en la cama mientras desayuna? ¡A mi lo que me da, es envidia!