Archivo de la etiqueta: Fenil

Todos, consumidores

No es la primera vez que en este blog ensalzo el trabajo de Eroski Consumer y de OCU, dos proyectos muy útiles para el conjunto de los consumidores, y no solo para sus usuarios más habituales. Uno, el primero, va dirigido al conjunto de la sociedad, mientras que el otro (OCU) se destina preferentemente a sus socios, aunque buena parte de sus iniciativas e informaciones llegan a todo el mundo.

Quiero hoy trasladar un reconocimiento muy sentido tanto a uno como a otro proyecto y a quienes los hacen posible.

A Eroski Consumer, en concreto a su página web, por su trabajo cotidiano informando a los ciudadanos de los asuntos de la vida cotidiana de los que hablamos en este blog y en su momento en el programa de ETB-2 “Consumidores”, que quizá algunos recordáis aún. La portada de hoy de Eroski Consumer, lunes 14 de mayo, conviene fijarse en los temas que aborda, todos ellos de creación propia y desarrollados con suficiente profundidad: ensaladas refescantes para el verano, cómo formalizar una reclamación contra un banco, qué hacer para reducir el riesgo de accidente de nuestros hijos pequeños, cinco formas para evitar que nuestro perro se aburra, información útil para la Declaración de la Renta 2011, nuevas redes sociales de recomendación de productos, cómo conservar mejor la especias, y el riesgo para el cerebro que pueden entrañar ciertos deportes de riesgo. No busquéis resultados deportivos, ni información política, ni cotilleo ni pasarelas de moda ni nada sobre famosos, ni sección de televisión…; solo hay info útil sobre temas prácticos y cotidianos, sobre las cosas que más nos afectan como ciudadanos en tanto que consumidores, y siempre bien presentada, además de impecablemente organizada, para su más fácil localización y uso. Pues bien, Eroski Consumer (junto a RTVE a la carta y Trip Advisor, nada menos) ha logrado ser finalista, entre más de 600 web presentadas, del premio anual a mejor web española, concedida por la AUI, la asociación de usuarios de Internet. Mi enhorabuena desde aquí a todo el equipo, con el que tuve la suerte de compartir sueños y esfuerzo durante muchos años. Estar ahí es ya todo un éxito para Consumer, y lo mejor es que a nadie extrañaría que ganara el premio, tan indiscutible es la calidad informativa de este ambicioso y veterano proyecto en Internet.. Se lo merece Eroski, por más de tres décadas informando desinteresadamente al consumidor y se lo merece el amplio equipo de periodistas y técnicos que lo hace realidad cada día. Todo un orgullo para Euskadi que una empresa nuestra compita ahí, a ese nivel, la excelencia en Internet, para entendernos.

¿Y la OCU? Pues podría felicitarles por haber ganado (en primera instancia) hace pocas semanas el juicio al que les llevó Fenil, la patronal de la industria lechera, por un análisis comparativo de su revista OCU-Compra Maestra que denunciaba que la leche UHT entera (en tetrabrik, la más consumida) había bajado de calidad estos últimos años, y que algunas conocidas marcas no respetaban algunos parámetros de calidad establecidos por la norma. Los análisis comparativos son la seña de identidad de las revistas de consumo, lo que las diferencia -por su rigor técnico, su independencia y su credibilidad; y por qué no decirlo, por el dineral que cuesta hacerlos- de cualesquiera otras publicaciones, y no sería bueno para los ciudadanos ni para el propio mercado que la Justicia pusiera en entredicho su fiabilidad técnica y su independencia absoluta de los avatares del mercado. Porque estos comparativos no solo constituyen una referencia de valor insustituible para los ciudadanos que gustan de elegir con conocimiento de causa lo que compran, ya sea una lavadora, una lata de atún, un seguro de hogar, un neumático o un programa para el ordenador; es que, además, estimulan a los fabricantes y distribuidores a mejorar sus productos, y al mercado en general le inducen a enfocar su trabajo hacia lo que de veras importa: la satisfacción de las expectativas del consumidor, de sus clientes. Pero no, quiero reconocer el trabajo de la OCU por un tema menos mediático que el del análisis de leche, pero que remite de modo diáfano al papel insustituible que juegan las asociaciones de consumidores en la sociedad del gasto en la que intentamos vivir. Al asunto: la denuncia ante los tribunales que OCU, junto a otras asociaciones de consumidores europeas, hizo de la práctica ilegal de Apple de dotar de solo un año de garantía (deben tener dos años, así lo estipula la legislación europea y española) a dispositivos tan implantados en el mercado como los Ipad, los Ipod y los Iphone y al conjunto de ordenadores de la marca de la manzana verde, obligó a la multinacional norteamericana a rectificar e informar de que sus productos, en Europa, cuentan con los dos años de garantía preceptivos. Y no es un tema menor: son tan caros estos artefactos, tenemos tanto miedo de estropearlos, que Apple vende un seguro específico (Apple Care Protection se llama el invento, y cuesta en torno a 70 euros/año para un Iphone, por ejemplo) para ampliar la cobertura de la garantía legal. Lo leo, aún hoy, en la propia página web de Apple: “Todos los iPhone incluyen garantía limitada de un año1 y hasta 90 días de asistencia técnica telefónica gratuita Apple Care Protection Plan para el iPhone amplía esta cobertura a dos años a partir de la fecha de compra del teléfono. Con solo una llamada te ayudaremos a resolver tus dudas relacionadas con iOS, las aplicaciones diseñadas por Apple para el iPhone y los problemas de conexión entre el iPhone y tu Mac o PC”: Tenemos que hacer clik en ese superíndice 1 de la garantía para que en la web de Apple se nos informe de que “Para aquellos consumidores protegidos por las normas en materia de consumidores y usuarios aplicables en sus países de compra respectivos o, si fuera diferente, en su país de residencia, los beneficios previstos en estas garantías de Apple se suman a los derechos y acciones reconocidos por las referidas normas en materia de consumidores y usuarios, y en ningún caso contrarios a éstas, que incluyen sin limitación: Derechos legales adicionales para consumidores en España.” Lo que deberíamos preguntarnos es lo siguiente: ¿por qué no obligan las autoridades a Apple a que en los productos que comercializa en España especifique que su garantía es de 2 años? ¿Quizá porque de este modo se suscribirían menos Apple Care Protection Plan? Por cierto, esta de reducir la garantía legal de sus productos es una práctica común en el mercado de la informática; lo dice la OCU, que señala otras muchas marcas que hacen lo mismo.

Lo dicho, las entidades y publicaciones que informan sobre los temas de la vida cotidiana, y muy en concreto las que lo hacen con el rigor, el compromiso y la imparcialidad de Eroski Consumer y OCU merecen el reconocimiento de sus beneficiarios, que no somos otros que los consumidores en general. Vayan estas sentidas líneas de aplauso para ellos.

La música, pues…

Muchos amantes del pop, el folk o el rock, incluso de lo que se entiende como música clásica, reconocen aburrirse y no poder con el jazz. Para ellos, vaya My Funny Valentine, hipnótica canción de los años treinta interpretada por el trompetista y cantante Chet Baker; a ver qué tal. Una maravilla, avisados quedáis.