By

Tarta de frutas

DSC_0266_phixr

Esta rica y llamativa tarta de frutas puede ser el colofón de cualquier comida especial. Está elaborada con frutas de temporada, las que inundan ahora mismo nuestros mercados. Sólo hace falta un poco de paciencia e imaginación para ir colocando las frutas en armoniosa sintonía.

En esta ocasión, la he preparado con una base de almendras que creo que es todo un acierto para este tipo de tartas. No perdáis de vista esta tarta de frutas,  probadla y seguro que repetiréis 😉

TARTA DE FRUTAS


INGREDIENTES:

Para la base:

· 175 gr. de harina común tamizada

· 85 gr. de almendras molidas

· 3 cucharadas de azúcar

· ¼ de cucharadita de sal

· 125 gr. de mantequilla fría cortada en dados.

· 2 gotas de extracto de almendra (opcional)

· 2-3 cucharadas de agua helada

Para el relleno:

· crema pastelera (pinchad sobre la palabra para ver la receta).

Para la cubierta:

· Frutas de temporada variadas (uvas negras, verdes, mandarina, plátano, kiwi…)

· Brillo para tartas (de venta en el Lidl)

DSC_0247_phixr

ELABORACIÓN:

Para la base, masa de almendras:

Esta masa para postre tiene un delicioso sabor a fruta fresca, es perfecta para una tarta de frutas. Es un poco más difícil de estirar que la pasta de azúcar o masa quebrada al uso, de modo que hay que colocar un trozo de papel vegetal, de horno o film de cocina sobre la masa cuando se la estire.

Para hacerla, colocar las almendras molidas, la harina, el azúcar y la sal en un recipiente grande y combinar bien.

Cortar la mantequilla fría dentro de la mezcla rápidamente y amasar con vigor entre las palmas de la mano para asegurarnos de que la mantequilla se distribuye de forma pareja. La mezcla debe tener la consistencia de migajas.

Agregar el extracto de almendras si se usa, y el agua, de a una cucharada por vez, y mezclar con un tenedor hasta que la masa forme un bollo.

Acabar de formar la bola con las manos. La forma de tratar la masa NO es amasando, sino como si se tratase de arena húmeda de la playa y quisiésemos hacer un castillo (en este caso, un bollo).

Colocar la masa sobre una hoja de papel de horno (también vale sobre plástico film de cocina). Presionar hasta que quede de un espesor de 2,5 cm. y cubrir con otra hoja de horno o más film de cocina.

Refrigerar la masa durante 1 hora mínimo antes de estirar.

*** Esta masa puede estar enfriándose en la nevera hasta 4 días. También puede congelarse, antes de estirar o después de hacer las bases para tartas o tartaletas, durante 3 meses. En este caso, pasar las bases de masa congelada directamente del congelador al horno para cocinarlas. (no se descongela previamente).

Cómo forrar el molde:

La masa de almendra se deshace bastante por su contenido en azúcar y almendra molida, por eso puede resultar un poco más difícil de estirar; pero resulta muy adecuada para la tarta de frutas. La superficie de trabajo debe ser fría (mármol, granito…). Retirar la masa de la nevera, si la masa está demasiado firme para estirar con facilidad, hay que golpearla con el rodillo para que recupere la flexibilidad.

Enharinar ligeramente la superficie de trabajo y el palo de amasar. Colocar un film de cocina sobre la masa para impedir que se agriete y EXPANDER sólo en una dirección, hasta lograr un espesor de 5 mm aprox. o del grosor que nos guste. NO estirar la masa, porque esto provocará que se encoja durante el horneado.

DSC_0261_phixr

Cómo hornear la base:

Para hornear la base sin relleno como es este caso de  la tarta de frutas, primero forrar la tapa con papel de aluminio suelto, con el lado brillante hacia arriba (también se puede cubrir con papel de horno, a mí me gusta más). Apretar el papel en las esquinas para evitar que la masa se encoja. Colocar encima un peso, que puede ser garbanzos, alubias… para evitar que se abombe la masa.

Precalentar el horno a 200º durante 15 minutos, meter el molde con la base en la mitad del horno y bajar la temperatura a 175º con calor arriba-abajo. Pasado ese tiempo, retirar el papel de aluminio y el peso y volver a meter en el horno, continuar horneando hasta que veamos que la galleta está hecha, es decir que comienza a dorarse ligeramente por los bordes. Este proceso dependerá del horno, por lo que tendremos que estar un poco al tanto de cómo hornea el nuestro para ajustar los tiempos.

No es conveniente dejarlo que se dore mucho, ya que endurece la base y queda una galleta dura.

Una vez que coge algo de color, retirar del horno y dejar enfriar durante 5-10 minutos, hasta que se pueda mantener la base sin que se rompa, luego retirar la masa del molde y enfriar en rejilla.

Para el relleno, crema pastelera:

Podemos rellenarlo de diferentes tipos de crema pero para esta tarta de frutas me he decantado por rellenarlo con esta receta de crema pastelera (pinchad sobre la receta para verla), aunque podéis usar la que habitualmente hagáis.

Para la cubierta de frutas:

Elegir frutas de temporada al gusto, en este caso he utilizado uvas moradas, uvas verdes, plátano, kiwi y gajos de mandarina.

Aquí os muestro otro tipo de decoración, para daros más ideas,  variando las frutas , en esta ocasión, con fresas, plátano, melocotón en almíbar y kiwi.

tarta de frutas de primavera

Lavad la fruta, Partir las uvas por la mitad, quitarles las pepitas y reservar. A las mandarinas hay que quitarles cuidadosamente las pieles blancas. Se parte toda la fruta en rodajas y se coloca sobre la crema pastelera de manera decorativa.

Se preparar ¼ de sobre del preparado de abrillantador de tartas, siguiendo las instrucciones de uso que vienen en el paquete. Se abrillanta la tarta con una brocha de pastelería.

*** El brillo no aporta sabor, únicamente vistosidad a la tarta de frutas terminada, lo que la hace más apetecible y con un aspecto más profesional.

DSC_0256_phixr

By

Tarta de queso y mandarinas

Tarta especialmente recomendada para los amantes de las tartas de queso, combina deliciosamente la textura cremosa del queso con una base entre masa quebrada-bizcocho y una cubierta de mandarinas fresquitas que contrasta estupendamente.
La receta es original de Annel, aunque yo la primera vez que la ví fue en el blog de Canelona (blog altamente recomendable), ella lo tiene explicado para hacerlo con la Thermomix y yo lo he adaptado a la forma tradicional.
TARTA DE QUESO Y MANDARINA 

Ingredientes:

 

Para la Base:


· 100 gr de azúcar
· 100 gr de mantequilla
· 180 gr de harina
· 1 huevo
· 2 cucharaditas de levadura
· mantequilla para el molde
Relleno:


· ½ kg de queso quark
· ½ sobre de puding de vainilla
· 1 chorrito de licor
· 2 huevos
· 120 gr de aceite de girasol
· 120 gr de leche
· 100 gr de azúcar
· 2 botes de mandarinas en almíbar
Elaboración:

Para hacer la BASE:

En primer lugar, se bate la mantequilla a punto pomada con el azúcar, se bate hasta que quede perfectamente integrada el azúcar, a continuación se echa el huevo y se sigue mezclando (con varillas eléctricas).
Por otro lado, se tamiza la harina junto con la levadura y se añade a la crema anterior, se amasa hasta que se mezcla todo y se extiende con las manos en la base de un molde previamente engrasado ( es conveniente dejar reposar la masa una media hora en la nevera antes de extenderla). Si queda una masa demasiado pegajosa, echarse aceite en las manos para manejarla mejor.
Para hacer el RELLENO:
Mezclar en un bol el queso, los polvos de pudín, el licor, los huevos, el aceite , la leche y el azúcar. Batir con batidora hasta que se hayan mezclado perfectamente todos los ingredientes. Se vierte la crema sobre la base (queda una crema bastante líquida).
A continuación, se colocan los gajos de mandarina sobre la superficie con mucho cuidado.
*** Previamente habremos escurrido los gajos de mandarina.
Se hornea en horno precalentado a 150º durante 1 hora aprox.
En mi caso, horno precalentado a 175º con horno arriba-abajo-turbo durante 40 minutos y 10 minutos a 160º con horno abajo-turbo.
Se deja hasta que vemos que ha cuajado.
Para la decoración: Se calientan unas cucharadas del almíbar de las mandarinas y se disuelve en él una hoja de gelatina (previamente remojada en agua fría). Se pincela toda la superficie de la tarta para darle brillo. Se espolvorean granillos de chocolate por encima y de esta forma se quedan pegados.