By

Rosquillas esponjosas

DSC_0234_phixr

Esta receta de rosquillas ha viajado de punta a punta de la península. Viene nada menos que desde Cádiz. 1000 y pico kilometrillos de nada. Se trata de una receta familiar de una amiga lectora de este humilde blog de recetas de cocina, que tan amablemente me la ha facilitado para que la tenga, las pruebe y corrobore que realmente están divinas.

Antes que estas había hecho otras: rosquillas de lecherosquillas patissier, rosquillas portugalujas o rosquillas dobles. Cada una tiene sus propias características. Estas que os presento ahora quedan mullidas, blanditas, esponjosas a no poder más, ¡Vamos, totalmente recomendables! Bueno, Carmen, ¡va por tí!

ROSQUILLAS ESPONJOSAS

 

INGREDIENTES:

  • 1 kg. de harina de todo uso (no se usará todo)
  • 5 huevos
  • 1 vaso de los de agua (250 ml.) de aceite de oliva suave
  • 1 vaso de los de agua (250 ml.) de azúcar
  • un puñado generoso de anis verde
  • 2 sobres de levadura tipo Royal
  • anís dulce (tipo Marie Brizard, El mono…)

DSC_0260_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, se pone el vaso de aceite en una sartén con los granos de anís, se calienta el aceite al fuego y cuando va cogiendo calor, se retira del fuego y se deja que se enfríe totalmente.

Aparte, en un bol, se vierten los huevos y se baten bien, una vez que lo tenemos, añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta que esté perfectamente integrado, hasta que monte un poquito.

En tercer lugar, añadiremos el aceite que teníamos reservado (ha de estar frío y colado, para quitar los granillos de anís), mezclamos bien y seguidamente echamos parte de la harina que habremos mezclado con los sobres de levadura. En principio, mezclamos como medio kg, de una vez, se mezcla y se va añadiendo harina, según nos lo vaya pidiendo la masa, hasta lograr una masa bastante tierna… se necesitarán unos 800 gr. aproximadamente, pero no se puede asegurar, ya que cada harina absorbe la humedad de manera diferente, los huevos no son todos del mismo tamaño, entonces dependerá un poco de esos factores para que necesitemos añadir más o menos harina.

Lo que sí tiene que quedar es una masa bastante tierna, nos mojamos las manos con aceite y si logramos formar una bola, pues ya está, ése es el punto de la masa.

Una vez que lo tenemos, formamos bolas de unos 25/30 gr. Las vamos colocando sobre la encimera. Una vez que están todas formadas, se pueden dejar un ratito en reposo o si tenemos prisa, empezar a formar las roscas por las primeras bolas que hemos hecho. Para formarlas, nos embadurnamos las manos con aceite y cogemos dos bolas, las juntamos por la parte que ha estado en contacto con la encimera y hacemos un agujero en el centro.

En cazo profundo, calentamos abundante aceite para freirlas, las vamos echando de una en una y con cuidado, al principio irán al fondo, pero enseguida subirán a la superficie. Las freímos teniendo la precaución de que se hagan bien por dentro y no se nos quemen por fuera, para esto habrá que controlar adecuadamente la intensidad del fuego, deberá estar caliente para que se frían, pero no demasiado para que no se quemen por fuera y se queden crudas por dentro.

DSC_0207_phixr

El punto de calor del aceite es muy importante para lograr unas roscas perfectas, doraditas por fuera, bien hechas por dentro y nada aceitosas.

Según se van friendo, se ponen sobre un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite e inmediatamente, se pincelan con anís dulce ( para que tome un ligero sabor a anís), también se puede poner anís en un pocillo y meter brevemente la rosquilla en él. Solamente tomará un ligero aroma a anís.

Después se pueden pasar por azúcar o dejarlas así. Depende de lo golosos que seamos.

*** Quedan unas rosquillas grandes (tamaño donut), son muy tiernas por dentro y con un sabor muy rico. Totalmente recomendables.

*** Con estas cantidades salen unas 25 roscas.

DSC_0254_phixr

By

Bacalao al pil-pil


Esta receta va dedicada al blog “Els Peixos“, en él, podemos encontrar un montón de recetas con los pescados como auténticos protagonistas. Además, cada receta va siempre muy bien acompañada con una clase distinta de pan para acompañar.
En Bizkaia, existe una tradición muy arraigada de saborear el bacalao al pil-pil, no hay fiesta de pueblo que se precie que no tenga un concurso de cazuelas de Bacalao al pil-pil.
Los restaurantes que bordan este plato son muy apreciados y conocidos. Aunque existen muchas maneras de preparar el bacalao desalado, para mí, como más me gusta es al pil-pil.
Por eso, hoy he querido prepararlo, y mostraros cómo lo hago, aunque no he conseguido ligar la salsa con los característicos movimientos de vaivén y finalmente he tenido que usar el colador para conseguir el característico pil-pil.

BACALAO AL PIL-PIL

INGREDIENTES: (para 4 personas)

. 4 lomos de bacalao desalado en lomos de 200 gr aprox.
. ½ l de aceite de oliva virgen de 1º
. 4 dientes de ajo
. 1 guindilla seca (opcional)

ELABORACIÓN:

Desalado del bacalao:

Una de las claves fundamentales para lograr el éxito a la hora de cocinar el bacalao es realizar un perfecto desalado.
El desalado ha de hacerse en cámara frigorífica, entre 5 y 7º, introduciendo el bacalao en una cazuela con agua fría y cuyo volumen ha de ser al menos tres veces superior al del pescado.
Hay que procurar que todas las tajadas sean uniformes , del mismo grosor, ya que en caso contrario, las partes gruesas quedarán saladas y las delgadas sosas.
El tiempo normal de desalado es de 36 horas para las tajadas de grosor medio. Si son extremadamente gruesas hay que tenerlas más tiempo e ir comprobando el punto de sal. Es también muy importante que durante el tiempo de desalado se cambie 4 veces de agua.
Es conveniente colocar las tajadas de bacalao dentro del agua en que se desalan con la piel hacia arriba ya que, de lo contrario, la piel actúa como una coraza que dificulta la salida de la sal y tiende a concentrarse en esa zona.
Una vez desalado, es importante secar minuciosamente las piezas de bacalao, dejarlas tapadas con un paño de cocina dentro del frigorífico para que terminen de secarse. ( en unas tajadas con humedad, mal secadas, será muy difícil emulsionar la gelatina con el aceite, ya que saldrá también agua , lo cual dificultará el poder hacer el pil-pil).
No es aconsejable los desalados rápidos del bacalao a no ser que se trate de preparaciones en el que intervenga éste desmigado.

ELABORACIÓN:

Poner el aceite con los ajos pelados a fuego lento. Cuando los dientes de ajo comiencen a coger color retirar del fuego.
Quitar al bacalao todas las espinas, escamarlo, secarlo y ponerlo en la cazuela de barro con la piel hacia arriba y sin que se toquen unos a otros. Se deja que se vayan haciendo poco a poco (a baja temperatura), cociendo suavemente durante 5 ò 6 minutos.
Cuando se vea que el bacalao ha soltado la gelatina, retirar del fuego y dejar templar y mover la cazuela con movimientos giratorios de vaivén hasta ligar la salsa.
Calentar otra vez la cazuela al fuego lento, si vemos que ha perdido temperatura el aceite, presionar delicadamente los lomos de bacalao para que suelten aceite y la salsa continúe ligando.
Retirar la cazuela del fuego, esperar a que el bacalao temple un poco, darle unos últimos movimientos para que asiente y emplatarlo con cuidado para que no se deshaga.
Los lomos de bacalao se sirven en el plato, cubiertos con la salsa y decorados con los ajos confitados que se habían reservado previamente.

NOTAS:

. la calidad del bacalao es fundamental para hacer un buen bacalao al pil pil.
. la temperatura del aceite, tanto a la hora de confitar el bacalao, como a la hora de emulsionar la salsa es importantísimo, no debe estar ni muy caliente, ni demasiado frío.
. Otra forma para ligar la salsa, menos ortodoxa, pero más sencilla, para los que no son expertos es mediante el uso de un colador, se haría de la siguiente manera: Se confita el bacalao en el aceite, se sacan las tajadas a un plato y se dejan escurrir, en una cazuela se verterá el jugo que ha soltado el bacalao (aceite y gelatina) y se fricciona con un colador hasta conseguir emulsionar la salsa (sale muy rápido), se le va añadiendo el resto del aceite (que contiene también gelatina), se continúa moviendo el colador hasta que obtengamos una salsa ligada, ni muy gruesa, ni muy fina.
. en caso de que nos haya quedado una salsa muy gruesa, se puede rebajar mojándonos los dedos en agua templada y “salpicando” la salsa con ese agua, se continúa moviendo hasta que quede ligado y del grosor deseado.

By

Bollos preñaos

Esta tarde para merendar he preparado unos “bollitos preñaos”, en realidad, nosotros los llamamos txoripanes, pero en homenaje a la autora de la receta (Superabuela, del foro MR), no seré yo la que le cambie el nombre.
Es una receta fácil de hacer, rápida (importante en esto de las masas) y sobre todo, riquísima.
Quedan unos bollitos muy sabrosos, hojaldrados, les he dado forma de pulgitas, para comer en 2 ó tres bocados. La verdad es que es una receta estupenda, de las de tener siempre en la recámara.
La receta de Superabuela está puesta para realizarla en thermomix, pero yo la he adaptado a la forma tradicional.
BOLLOS PREÑAOSIngredientes:

 


· 50 gr. De aceite oliva
· 100 gr. De agua
· 20 gr de levadura fresca
· 50 gr. De manteca de cerdo
· 300 gr. De harina corriente ( en mi caso, marca Día con una cucharadita de té de glúten panario).
· 1 cucharadita de sal
· 1 pellizco de azúcar
Elaboración:

Se mezcla la harina con la sal y la pizca de azúcar, se coloca en forma de volcán , con un agujero en el centro.

 

Por otro lado, se calienta en el microondas el agua (hasta que esté templada) , se le añade la levadura fresca y se disuelve en el agua. Se calienta el aceite también en el micoondas (hasta templar) y se agrega al agua. Esta mezcla se vierte en el interior del volcán y se añade la manteca cortada en trocitos pequeños.
Se mezcla bien en el líquido hasta que esté perfectamente integrado y poco a poco se va añadiendo la harina de los costados, ir integrando toda la harina con los dedos, hasta finalizar con la harina. Amasar durante 5 ó 10 minutos hasta lograr una masa brillante, blanda y suave.
Tomar porciones de 30 gr. Aproximadamente , extenderlas con el rodillo y colocar un trocito de txistorra o chorizo en su interior. Cerrarlo bien, apretando las costuras para que quede bien sellado e ir colocándolos en una bandeja de horno con la costura boca abajo.
Pincelarlo, bien con huevo batido o con un poco de leche ( yo, en mi caso, lo he hecho con leche, ya que me gusta más cómo queda).
Una vez que tenemos toda la masa preparada , meter al horno precalentado, a 180ºC durante 20 minutos.

 

*****receta de Superabuela

*****salen unos 16/18 bollitos.