By

Rosquillas de nata

rosquillas-de-nata-2

Tengo que reconocer que soy una auténtica fan de las rosquillas. En casa gustan mucho, además como cunden tanto, siempre tienes algo con que acompañar a un buen cafecito o un cola-cao. Esta es otra variedad más, nada que envidiar a las rosquillas portugalujas, a las rosquillas esponjosas ni a las rosquillas de pueblo. Cada una tienen su característica particular, éstas, en concreto, quedan con una textura intermedia, mullidas pero no blandas del todo, suaves en el interior… en casa han pasado el examen  ¡y con nota! 😉

ROSQUILLAS DE NATA

 

INGREDIENTES:

· 250 ml. de nata líquida para montar

· 4 huevos (tamaño M)

· 250 gr. de azúcar

· 80 ml. de anís

· ralladura de ½ limón

· 1 sobre y medio de levadura tipo Royal (20 gr.)

· 2 cucharadas soperas de aceite de oliva

· pizca de sal

· harina (la que admita… unos 800 gr aprox.)

rosquillas-de-nata-3

 

ELABORACIÓN:

En primer lugar se baten los huevos con el azúcar hasta lograr una crema blanquecina (mejor hacerlo con una batidora de varillas o robot similar). Se añade la ralladura de limón y se mezcla.

Seguidamente se añade el aceite y se continua batiendo, después la nata en forma de hilillo, poco a poco hasta que esté perfectamente mezclado. Se incorpora el anís y se mezcla.

Por otro lado tamizamos un mínimo de 500 gr. de harina, la sal y le añadimos la levadura tipo Royal , se lo vamos incorporando a la mezcla anterior, al principio se hará fácilmente, después deberemos mezclar con las manos o con un robot tipo amasadora. Añadiremos tanta harina como sea necesaria para obtener una masa lo suficientemente compacta, homogénea, y espesa como para formar bolas de 25 /30 gr.

rosquillas-de-nata

**No se puede decir una cantidad exacta de harina ya que depende del líquido exacto que tengamos, la experiencia personal nos determinará la cantidad exacta de harina a utilizar. A mí, particularmente, me gusta que quede un pelín blanda para que luego obtengamos rosquillas más blanditas. Si tenemos dificultad para formar las rosquillas es muy útil untarnos las manos con aceite de girasol.

Una vez que tengamos la masa lista, pasaremos a formar las rosquillas. A mí me gusta dividir y pesar las bolas para que salgan todas del mismo tamaño. Con la masa se pueden hacer diferentes formas, partiendo de una bola, se le hace un agujero en el centro, se abre bastante con los dedos y le damos forma de rosco. También si estiramos un poco más la masa y la retorcemos en el centro formamos unos ochos. Con 15 gr. de masa se pueden hacer unos palitos que retorcemos y freímos. También con porciones pequeñas, formaremos bolitas que freiremos.

rosquillas de natarosquillas-de-nata-1

Por último, procederemos a freir las rosquillas. Es muy importante la fritura de las mismas, es superimportante que no nos queden aceitosas, para ello es imprescindible freir las rosquillas en abundante aceite que no esté demasiado caliente (ya que se nos quemarían por fuera y no se harían por dentro), pero tampoco demasiado frío (ya que absorberían demasiado aceite), como referencia en una cocina con potencia del 1 al 9 yo lo suelo freir en el 5, subiendo si veo que se me queda frío o bajando si detecto que está demasiado caliente.

Otro truco para que no chupen mucho aceite es NO “marear” las rosquillas dándoles vueltas y vueltas. Solamente hay que dejarlas que se hagan por un lado (que veamos que se han dorado) y luego darles la vuelta y dejarlas hasta que terminen de hacerse.

Seguidamente se sacan a un escurridor y de ahí, a una bandeja con papel absorbente. Se dejan que se enfríen y se guardan en latas. Duran hasta semanas en perfecto estado.

***Quedan unas rosquillas con una textura intermedia, ni muy blandas, ni muy duras.

By

Empanadones de calabaza

DSC_0209_phixr

Los empanadones de calabaza son un dulce típico de la repostería aragonesa, junto con los sequillos, farinosos y otras muchas delicias. Esta receta, concretamente, viene directamente de Binéfar, población situada al este de la provincia de Huesca. En cada pueblo o comarca aragonesa se elaboran los empanadones de forma diferente, con pequeñas variaciones en sus recetas, dependiendo del lugar donde se preparen.

Esta receta de empanadón, en concreto, se elabora a partir de una masa de pan azucarada, resultando una masa húmeda que contrasta maravillosamente con el relleno de calabaza. El toque de canela y anís aporta a la masa un perfume y aroma delicioso.  Esta receta es ideal para hacerla en esta época del año (principios de otoño), donde las calabazas están en  pleno esplendor.

DSC_0239_phixr

EMPANADONES DE CALABAZA

 

INGREDIENTES: (para 4 unidades)

 

PARA LA MASA:

· 1 kg. Aprox. de harina común

· 170 gr. de aceite templado

· 170 gr. de leche

· 170 gr. de azúcar

· 250 gr. de agua hervida con 35 gr. de anís.

· 25 gr. de levadura fresca de panadero

· 1 chorretón de anís

· colorante de paellas (opcional)

PARA EL RELLENO:

· 2 kg de calabaza rallada

· azúcar para espolvorear

· canela en polvo.

DSC_0298_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, prepararemos la masa de los empanadones, para ello, calentamos en un cazo el aceite hasta que esté templado. Aparte, hervimos el agua con el anís y dejamos templar.

Mezclamos todos los ingredientes líquidos con una batidora de varillas hasta que estén todos bien homogéneos. Es decir, mezclamos el aceite, el agua anisada, la leche, el chorretón de anís y también añadimos el azúcar.

Deshacemos la levadura de panadero en la harina, frotando la levadura con la harina como si fuesen migajas y para que quede bien distribuida por la harina.

Ahora, se va incorporando la harina a la mezcla líquida, primero con las varillas y cuando ya no se pueda continuar, utilizando las manos. Amasamos hasta lograr una masa elástica, uniforme y brillante.

*** No echamos toda la harina de golpe, dejamos un poco en reserva y la vamos añadiendo poco a poco. Depende de la harina utilizada, unas veces necesitaremos un poco más y otras un poco menos ya que cada una absorbe diferente cantidad de líquido. Incorporamos la harina hasta que veamos que ya tenemos el punto en la masa.

Una vez que tenemos la masa en su punto, la dejamos reposar en un recipiente amplio, bien resguardada de corrientes de aire, tapada con un paño de cocina y mejor todavía si la ponemos cerca de una fuente de calor.

Tenemos la masa levando unas 2 horas aproximadamente hasta que haya aumentado su tamaño al doble.

Aprovechamos ese tiempo para preparar el relleno. Se rallan 2 kg de calabaza (medio kg para cada una). Se puede hacer con una mandolina, dejando lascas muy finas, como para tortilla; Yo, la he rallado como si fuera zanahoria rallada. Se coloca en un bol y añade azúcar para que macere. Se deja todo el tiempo macerando y al final, se escurre concienzudamente (ya que suelta mucho líquido) para que no nos moje demasiado la masa.

Una vez que la masa ha doblado el tamaño, la sacamos del recipiente con cuidado y la desgasificamos con suavidad, dividimos en 4 trozos (unos 500 gr. aprox, cada una). Formamos unas bolas, las tapamos de nuevo con un paño de cocina y dejamos reposar unos minutos (para que pierdan la elasticidad del desgasificado).

Seguidamente, tomamos una pieza y procedemos a darle forma, para ello, con un rodillo de cocina damos forma de circunferencia a la masa, con un diámetro aproximado de 25 cm. Rellenamos media circunferencia con la calabaza, teniendo la precaución de no llegar hasta el borde, para poder hacer bien el cierre. Espolvoreamos azúcar y canela por encima de la calabaza y cerramos con la mitad que tenemos sin rellenar, formando una especie de empanadilla gigante. Sellamos bien la empanada para que no se salga el relleno y colocamos en la bandeja del horno.

DSC_0199_phixr

Pincelamos la superficie de la empanada con aceite de oliva virgen y espolvoreamos azúcar encima. Se le hacen unos orificios en la superficie para que no se infle al cocerla en el horno y se mete al horno.

HORNEADO:

He horneado los 4 empanadones a la vez, para ello, he utilizado las dos bandejas del horno, colocando 2 empanadones en cada una.

En mi caso, he precalentado el horno a 200º con calor arriba-abajo-turbo durante 15 minutos, he metido las bandejas y he bajado la temperatura a 160º con calor abajo.turbo.

Las he tenido 45/50 minutos, teniendo la precaución de cambiar las bandejas de posición a media cocción. Se sacan cuando veamos que han tomado un tono dorado.

*** En total, he utilizado unos 600 gr. de azúcar, o sea, para la masa, la maceración, la mezcla con la calabaza y la superficie. Me parece una cantidad suficiente, si te gusta más dulce, puedes añadir más, pero a mí me parece que queda bien así.

*** Recuerda que las masas con relleno húmedo son más crujientes el mismo día de su elaboración y luego se suelen reblandecer. Conservan su delicioso sabor, pero varía su textura.

*** El aspecto del relleno de calabaza puede ser más o menos anaranajado o caramelizado, y asemejarse más o menos al cabello de angel dependiendo de la receta de empanadón que se use.

DSC_0279_phixr

By

Rosquillas de pueblo

DSC_0125_phixr

Cada vez que pruebo una rosquilla casera, no puedo evitar preguntar por la receta. Este verano me he hecho con esta receta, de un pequeño pueblo de La Rioja. Sobre todo, las preparan en grandes cantidades cuando se acercan las fiestas patronales. Es una manera de tener un dulce listo en todo momento para agasajar a los visitantes, y  que aguanta en perfectas condiciones más de una semana.

En casa, siempre son bien recibidas las rosquillas. Éstas, en concreto, también nos han gustado mucho. Son de una textura diferente a lasRosquillas esponjosas, quedan más duritas por dentro, diferentes pero muy buenas. Antes que estas también había hecho otras: rosquillas de leche,  rosquillas patissier, rosquillas portugalujas o rosquillas dobles. Cada una tiene sus propias características. Espero que estas también os gusten 😉

ROSQUILLAS DE PUEBLO


 

INGREDIENTES: (para 12 huevos)

 

· 1 docena de huevos

· 1 kg. De azúcar

· 2 cucharadas por cada huevo de manteca derretida frita con cáscara de limón.

· Zumo de 1 limón y zumo de 1 naranja

· Ralladura de 1 limón y 1 naranja

· 1 vaso de los de agua de anís (250 ml.)

· 1 sobre doble de gaseosas (tipo Armisén, El tigre) por cada huevo, o sea, 12 sobres dobles.

· 1 chorrito de vinagre

· algo más de 2 kg de harina

· aceite de girasol para freir

DSC_0133_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, se derrite la manteca en una sartén junto con unas cáscaras de limón (para aromatizar). Una vez que se derrite la manteca y se fríe la cáscara, se retira del fuego y se deja entibiar.

Por otro lado, se baten los huevos con el azúcar (es conveniente hacerlo con unas varillas eléctricas), una vez batidos, se añaden las ralladuras, el zumo de naranja y limón, se mezcla. Seguidamente, se echa el anís y las 24 cucharadas de manteca derretida. Se bate bien para que se mezcle todo. Después se añade el chorrito de vinagre y se vuelve a remover.

Se echan los sobres de gaseosas y se remueve (aumenta mucho el volumen, así que deberemos preparar la mezcla en un barreño bien grande).

Comenzamos a echar la harina y a mezclar. Para estas cantidades necesitaremos algo más de 2 kg.

Se amasa convenientemente hasta lograr una masa que deberá quedar tierna, más bien, blandonga. Para comprobar el punto de la masa, nos embadurnamos las palmas de la mano con aceite y si cogiendo un trozo de masa, podemos formar una bola que no se quede pegada, entonces ése es el punto de la masa.

Se deja reposar la masa durante un par de horas y después se forman las rosquillas y se fríen en aceite de girasol caliente.

Una vez fritas las rosquillas, se van sacando a un colador grande ( para que escurra el aceite) y después se colocan sobre papel de cocina.

DSC_0154_phixr(1)

*** Con estas cantidades salen muchísimas rosquillas, se puede reducir las cantidades proporcionalmente para hacer menos cantidad.

*** La cantidad de harina a utilizar dependerá un poco de la cantidad de líquido de los zumos, del tamaño de los huevos… por eso es difícil determinar una cantidad exacta de harina, ya que en unos casos necesitaremos algo más y en otros algo menos.

By

Galletas de manteca y anís

DSC_0015_phixr(2)

En cuanto le ví estas galletas a Natalia, del blog  “Cocino y disfruto”,  sabía que me iban a gustar;  y…  ¡vaya si me han gustado!.  Son las clásicas galletas con ese sabor de siempre que le da el uso de la manteca.

Son unas galletas o pastitas que ganan con el paso de los días. El primer día tienen un marcado aroma a manteca, que con el paso de los días se va disipando, asentándose el resto de sabores y ganando en cuanto a textura y sabor.

Son fáciles de hacer, con una masa muy manejable con la que no te llevas sorpresas.

GALLETAS DE MANTECA Y ANÍS

INGREDIENTES:

· 250 gr. de manteca de cerdo

· 250 gr. de azúcar

· 2 huevos

· 600 gr. de harina

· 1 buen chorreón de anís

· pizca de sal

· Para decorar: gotas de chocolate, crocanti de almendra, crocanti de avellana, almendras, avellanas…

DSC_0023_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, se bate concienzudamente la manteca de cerdo, hasta que esponje un poquito. Se le añade el azúcar y se continúa batiendo (es conveniente utilizar una batidora de varillas o un robot mezclador, aunque también se puede hacer con unas varillas manuales o incluso un tenedor).

Una vez que lo tenemos bien mezclado, añadimos los huevos ligeramente batidos y mezclamos hasta que estén perfectamente integrados.

Seguidamente se le añade el anís y la sal, y se continúa batiendo. Ahora es el momento de añadir la harina, para ello, se irá añadiendo poco a poco (a cucharadas y previamente tamizada), se mezclará con un tenedor, procurando no amasar y trabajar la masa lo menos posible, únicamente hasta que estén todos los ingredientes bien mezclados. NO BATIR.

Acabar de unir con las manos, pero “fresando” la masa, no amasando (como haríamos con el pan). Esto se hace siempre así, cuando preparamos masa para galletas, hay que tratar de evitar que la masa se vuelva elástica, que adquiera “correa”, ya que con masa correosa logramos galletas duras, que se encogen y de un resultado tosco.

Una vez que tenemos lista la masa, la dividimos en dos y colocamos cada parte entre dos plásticos de cocina, lo estiramos un poco con el rodillo y llevamos a la nevera para que se enfríe. Lo dejamos un par de horas.

*** También lo podemos dejar en el congelador, en caso de que tengamos prisa, se enfriará con más rapidez.

*** Es muy práctico dejar la masa “semi-extendida” entre plástico film, ya que además de que la masa se endurece antes, la tenemos casi lista para cortar, solamente tendremos que extender un poquito más, con lo que apenas manipulamos la masa y es mucho mejor para el resultado final.

Una vez que la masa se ha endurecido ( incluso se puede dejar en la nevera de un día para otro), la sacamos a la mesa de trabajo y terminamos de extender con el rodillo (del grosor deseado), extenderemos la masa sobre el mismo plástico y pasaremos el rodillo por encima del film de la parte superior; De esta forma conseguiremos dos cosas:

1.- No añadir más harina (así no variamos las proporciones de la receta) para que no se nos pegue la masa a la encimera.

2.- Evitamos que se nos pegue la masa al rodillo, sin añadir más harina.

Damos forma a las pastas, con el cortapastas que deseemos y las colocamos sobre un papel de horno o silpat en la bandeja del horno.

Pincelamos con huevo batido la parte superior de las galletas y decoramos al gusto, en mi caso, he hecho unas con avellanas y crocanti de avellana, otras con almendra y crocanti de almendra y las últimas con gotas de chocolate.

Precalentamos el horno ( en mi caso, a 200º con calor arriba-abajo-turbo) durante 15 minutos y metemos las galletas ( en mi caso, bajo el horno a 175º con calor abajo-turbo) y las dejo unos 12 minutos, hasta que cogen un bonito tono dorado.

Sacamos las pastas del horno y colocamos sobre rejillas para que terminen de enfriarse.

*** Cada uno deberá adecuar el tema tiempos y manera de hornear a las características propias de su horno, ya que no todos funcionan igual, por lo que yo he puesto a título orientativo, cómo lo hago yo, pero deberán hornearse de la manera en que horneéis galletas habitualmente.

*** Todos los ingredientes deberán estar a temperatura ambiente.

DSC_0050_phixr

By

Pastas de anís de Sor Piedad

DSC_0543_phixr

A esta receta de pastas le tengo un especial cariño. La fórmula me la ha facilitado Sor Piedad, una monja con un corazón que no le cabe dentro  del cuerpo y cuyo cometido en esta vida es ayudar a los más desfavorecidos en los momentos más duros.

Ni que decir tiene que están buenísimas, que tienen ese toque rústico de las cosas hechas en casa, y lo mejor de todo es, que no son difíciles, es una masa bastante manejable, perfecta para iniciarse en esto de las pastitas.

Seguro que si las probáis, no podréis comer sólo una…¡ya  me contaréis!

PASTAS DE ANÍS DE SOR PIEDAD

 

INGREDIENTES:

· 600 gr. De harina

· 300 gr. De azúcar

· 250 gr. De mantequilla

· 1 sobre de levadura tipo Royal

· 2 cucharadas de anís

· 2 huevos y 2 yemas

· 1 clara

· Para decorar: guindas, almendra, nuez…

DSC_0553_phixr

ELABORACIÓN:

Primeramente se bate la mantequilla, bien con un tenedor, bien con varillas, hasta dejarla suave y esponjosa.

Se baten los huevos como si fuese para tortilla y se unen a la mantequilla, se mezcla muy bien, hasta que esté perfectamente unido, es de mucha ayuda utilizar unas varillas eléctricas, ya que facilita bastante la tarea.

Cuando está bien mezclado, se añade el azúcar y se sigue mezclando. Después, se añade el anís y se bate.

Por otro lado, habremos tamizado la harina junto a la levadura. Se vierte toda la harina sobre la mezcla de mantequilla y se une, primero con un tenedor o espátula de pastelería y después con las manos, procurando NO AMASAR, juntando los ingredientes hasta formar una bola tierna en la que los ingredientes estén bien distribuidos.

Esa masa se divide en dos trozos, se coloca sobre un plástico film de cocina y se coloca otro plástico sobre la bola, entonces de aplana con el rodillo, se cierra bien y se guarda en la nevera durante un par de horas, hasta que se endurezca la masa.

De esta forma, al dejar la masa más o menos plana, se nos endurecerá antes y luego será más fácil el terminar de extenderla para formar las pastas.

Colocamos papel de hornear sobre una bandeja de pastelería y precalentamos el horno a 200º  durante 15 minutos.

Extendemos la masa sobre una lámina de silicona (para que no se nos pegue), o sobre la encimera que habremos espolvoreado un poco de harina. Damos forma a las galletas con un cortapastas redondo, recogemos con cuidado con una espátula de pastelería y trasladamos las pastas a la bandeja que tenemos preparada.

Con la clara que nos ha sobrado, la batimos un poco y pincelamos la parte superior de las pastas, para darle un bonito color dorado.

Colocamos una guinda, una nuez o almendra entera en el centro de la pasta y horneamos.

Cuando metemos la bandeja al horno, bajamos la temperatura a 180º , en mi caso horneo con calor abajo-turbo durante unos 10/12 minutos. Pero eso dependerá de cada tipo de horno, hay que sacar las pastas cuando adquieran un ligero tono dorado. Aunque parezcan tiernas, sacarlas, porque luego se endurecen cuando se enfrían.

Se retiran del horno, se ponen sobre rejillas para que terminen de enfriarse.

DSC_0556_phixr

*** con estas cantidades salen una buena cantidad de pastitas.

*** también se pueden decorar con hilillos de chocolate, confetis de colores…

*** es una masa que no admite formas muy perfiladas, ya que al llevar levadura, crece bastante en el horno y pierde la forma.

By

Rosquillas esponjosas

DSC_0234_phixr

Esta receta de rosquillas ha viajado de punta a punta de la península. Viene nada menos que desde Cádiz. 1000 y pico kilometrillos de nada. Se trata de una receta familiar de una amiga lectora de este humilde blog de recetas de cocina, que tan amablemente me la ha facilitado para que la tenga, las pruebe y corrobore que realmente están divinas.

Antes que estas había hecho otras: rosquillas de lecherosquillas patissier, rosquillas portugalujas o rosquillas dobles. Cada una tiene sus propias características. Estas que os presento ahora quedan mullidas, blanditas, esponjosas a no poder más, ¡Vamos, totalmente recomendables! Bueno, Carmen, ¡va por tí!

ROSQUILLAS ESPONJOSAS

 

INGREDIENTES:

  • 1 kg. de harina de todo uso (no se usará todo)
  • 5 huevos
  • 1 vaso de los de agua (250 ml.) de aceite de oliva suave
  • 1 vaso de los de agua (250 ml.) de azúcar
  • un puñado generoso de anis verde
  • 2 sobres de levadura tipo Royal
  • anís dulce (tipo Marie Brizard, El mono…)

DSC_0260_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, se pone el vaso de aceite en una sartén con los granos de anís, se calienta el aceite al fuego y cuando va cogiendo calor, se retira del fuego y se deja que se enfríe totalmente.

Aparte, en un bol, se vierten los huevos y se baten bien, una vez que lo tenemos, añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta que esté perfectamente integrado, hasta que monte un poquito.

En tercer lugar, añadiremos el aceite que teníamos reservado (ha de estar frío y colado, para quitar los granillos de anís), mezclamos bien y seguidamente echamos parte de la harina que habremos mezclado con los sobres de levadura. En principio, mezclamos como medio kg, de una vez, se mezcla y se va añadiendo harina, según nos lo vaya pidiendo la masa, hasta lograr una masa bastante tierna… se necesitarán unos 800 gr. aproximadamente, pero no se puede asegurar, ya que cada harina absorbe la humedad de manera diferente, los huevos no son todos del mismo tamaño, entonces dependerá un poco de esos factores para que necesitemos añadir más o menos harina.

Lo que sí tiene que quedar es una masa bastante tierna, nos mojamos las manos con aceite y si logramos formar una bola, pues ya está, ése es el punto de la masa.

Una vez que lo tenemos, formamos bolas de unos 25/30 gr. Las vamos colocando sobre la encimera. Una vez que están todas formadas, se pueden dejar un ratito en reposo o si tenemos prisa, empezar a formar las roscas por las primeras bolas que hemos hecho. Para formarlas, nos embadurnamos las manos con aceite y cogemos dos bolas, las juntamos por la parte que ha estado en contacto con la encimera y hacemos un agujero en el centro.

En cazo profundo, calentamos abundante aceite para freirlas, las vamos echando de una en una y con cuidado, al principio irán al fondo, pero enseguida subirán a la superficie. Las freímos teniendo la precaución de que se hagan bien por dentro y no se nos quemen por fuera, para esto habrá que controlar adecuadamente la intensidad del fuego, deberá estar caliente para que se frían, pero no demasiado para que no se quemen por fuera y se queden crudas por dentro.

DSC_0207_phixr

El punto de calor del aceite es muy importante para lograr unas roscas perfectas, doraditas por fuera, bien hechas por dentro y nada aceitosas.

Según se van friendo, se ponen sobre un papel de cocina para eliminar el exceso de aceite e inmediatamente, se pincelan con anís dulce ( para que tome un ligero sabor a anís), también se puede poner anís en un pocillo y meter brevemente la rosquilla en él. Solamente tomará un ligero aroma a anís.

Después se pueden pasar por azúcar o dejarlas así. Depende de lo golosos que seamos.

*** Quedan unas rosquillas grandes (tamaño donut), son muy tiernas por dentro y con un sabor muy rico. Totalmente recomendables.

*** Con estas cantidades salen unas 25 roscas.

DSC_0254_phixr

By

Golfeados venezolanos


Hace tiempo que tenía esta receta en mente, desde que se la ví a mi amiga Kanaima en su blog. Me resultaba curioso hacer una receta criolla Venezolana, pero desde que tenemos en los supermercados secciones de comida internacional, no me resultó nada difícil encontrar los ingredientes necesarios.
Esta receta se la dedico a Kanaima, ya que en Bélgica (donde ella vive) no encuentra algunos de estos ingredientes que ella tanto echa de menos…. bueno…. a mí me ha faltado el queso criollo venezolano, pero siguiendo los consejos que da Carolina en su blog, lo he sustituido por queso griego fetta (lo más parecido en sabor).
De esta receta tengo que comentar que me ha resultado excelente, queda un bollo buenísimo, supertierno, con un sabor muy peculiar (que se lo da la combinación del dulce con el queso), que dura un par de días jugoso (aunque lo mejor es comerlo en el día) y tiene un aspecto superapetecible.
Considero que es importante para el resultado final el hecho de elaborarlo con Panela en bloque. Yo, no la había probado antes y tiene un sabor extraordinario, no sustituirla por azúcar moreno, (no es lo mismo) y le da al bollo un sabor realmente delicioso y personal.
He elaborado un pequeño paso a paso, porque creo que la receta lo merece, os animo a probarla, seguro que os gusta tanto como a mí.

GOLFEADOS VENEZOLANOS

INGREDIENTES:

Para la MASA:

. 2 huevos
. 125 gr. de azúcar
. 50 gr de mantequilla derretida y fria
. 25 gr de levadura fresca de panadería
. 4 cucharadas de leche en polvo
. 1 pizca de sal
. 200 ml de agua tibia
. 500 gr aprox de harina de fuerza
. 1 cucharada de anís en grano

Para el RELLENO:

. 2 quesos fetta rallados (250 gr)
. 200 gr de panela rallada
. 30 gr de mantequilla derretida
. canela
. anís en grano

Para el MELADO:

. 100 gr de panela rallada
. 50 gr de mantequilla
. un chorrito de leche

ELABORACIÓN:

Lo primero que realizaremos será la masa de bollería, en esta ocasión he utilizado la panificadora para que realice el amasado y primer levado. He colocado los ingredientes por el siguiente orden en la cubeta de la panificadora:

Disolver la levadura en el agua tibia y verter en la cubeta, añadir los 2 huevos, el azúcar, la mantequilla derretida y tibia y la leche en polvo. Echar la harina y encima la cucharadita de sal. Iniciar el programa “masas” en la panificadora (en mi caso, de la marca Biffinet, es el nº 6) este programa realiza primero un precalentamiento, amasa 15 minutos , pita para añadir ingredientes extras (es entonces cuando le añadimos la cucharada de anises), continúa amasando otros 6 minutos y realiza un levado.
*** en cuanto al tema de la cantidad de harina, en la receta original pone 500 gr de harina, en mi caso , he tenido que añadir 3 cucharadas soperas más de harina cuando estaba realizando el amasado, ya que la masa estaba muy líquida. Dependiendo la marca de la harina (unas absorben más que otras) utilizaremos más o menos. Ir añadiendo la harina en cucharadas de una en una, hasta lograr la consistencia idónea.
En esta ocasión he utilizado harina de fuerza del Makro.
*** en caso de hacer la masa de forma TRADICIONAL: se dispone la harina en forma de volcán y se echa la sal alrededor, en el hueco interior se vierte el agua con la levadura desleída, los huevos, la mantequilla derretida, el azúcar y la leche en polvo.
Se comienza mezclando los ingredientes del centro y una vez que están bien amalgados se va cogiendo la harina de alrededor, así hasta terminar con toda la harina. A continuación se amasa durante 10/15 minutos hasta lograr una masa brillante, suave y lisa, a mitad del amasado se le añaden los granos de anís.
Una vez que tenemos lista la masa, la colocamos en un bol amplio, que previamente habremos aceitado , tapamos con un film, también aceitado y encima un paño de cocina y dejamos reposar durante un par de horas, hasta que la masa duplique o triplique su tamaño.
Entretanto, rallaremos la panela y el queso fetta.
Una vez que tenemos la masa levada, la sacamos del bol, la desgasificamos (esto es, darle un suave amasado para quitarle todo el aire) y estiramos con el rodillo formando un rectángulo bastante amplio.
Se pincela toda la masa con mantequilla derretida, se espolvorea canela y unas semillas de anís. A continuación se extiende la panela rallada y encima el queso fetta , también rallado.
Se forma un rollo, comenzando por el lado más ancho, como si se tratara de un brazo de gitano. Se aprieta bien y se corta en rodajas de unos 2 dedos de grosor;
se colocan en un molde amplio (tipo rustidera), que habremos cubierto con papel de hornear , se van colocando los trozos ordenadamente y dejando una separación entre ellos, ya que tendrán que volver a levar hasta duplicar el tamaño y juntarse entre ellos.
Se deja reposar la masa bien abrigadita con un paño de cocina hasta que vuelva a doblar el tamaño y se junten los bollos.
Se hornea en horno precalentado a 180º durante 10 minutos. En mi caso, lo tuve 15 minutos con calor abajo-turbo y 5 más con calor arriba-abajo-turbo, hasta que se doró.
Mientras se hornean los golfeados, se prepara un MELADO o glaseado para pincelarlos según salgan del horno, todavía en caliente. Para realizarlo, se pone en un cazo al fuego la mantequilla y la panela rallada, hasta que se derrita, se remueve constantemente; en caso de que veamos que está muy sólida , se le puede añadir un chorrito de leche (tener cuidado y añadir de poco en poco para no pasarnos) para aligerarlo y hacerlo más líquido.
Una vez horneados, pincelar toda la masa con el melado, que aportará brillo y sabor.

By

Rosas fritas

Desde que vi en el blog “la cocinika de Ana ” estas flores fritas, no he parado hasta hacerme con un hierro que da forma a este tipo de masas. Hasta que no entré en estos mundos de internet no había visto nunca este dulce. Poco a poco me he ido enterando de que es muy habitual consumirlo en La Mancha , de hecho en algunos blogs y foros los conocen como “flores manchegas”, estas flores que he hecho son las primeras que he probado en mi vida, queda una masa crujiente, incluso al día siguiente mantienen esa textura.
En este caso, apenas les he añadido azúcar, ya que me parece que queda una masa suficientemente aromatizada con la canela, el anís, el limón y la vainilla.
Como no puedo compararlas con ninguna otra , he de decir que “son las mejores rosas fritas que he comido en mi vida…”
ROSAS FRITASINGREDIENTES:

. 150 gr de harina (en mi caso , añadí un par de cucharadas soperas
mas).
. 250 ml de leche a temperatura ambiente
. 1 huevo
. 1 cucharada de azúcar
. 1 pizca de sal
. 1 cucharada de canela
. 1 cucharadita de esencia de vainilla
. 1 chorrito de anís
. zumo y ralladura de 1 limón
. aceite de girasol para freir.

ELABORACIÓN:

Se ponen en un bol todos los ingredientes y se mezclan con el brazo de la batidora hasta que se hayan unido perfectamente; Deberá quedar una masa bastante líquida , con la textura de una papilla. Se deja reposar en la nevera durante ½ hora aprox .

Se prepara una sartén bastante honda o un cazo y se vierte abundante aceite, se mete el molde de hierro para que se caliente a la vez que el aceite, una vez que está bien caliente , se saca el molde, se introduce en la masa hasta la mitad aproximadamente (nunca se debe meter entero, ya que se pegaría la masa al molde) y seguidamente se mete en la sartén. Al cabo de unos segundos, se debería despegar la rosa del molde, en caso de que le cueste, ayudarle con un palillo para que termine de soltarse.
Se da la vuelta para que se haga por los dos lados y una vez que vemos que se ha dorado lo sacamos a una fuente con papel absorbente (para que elimine el exceso de grasa), se espolvorea azúcar y canela y se deja enfriar.***cada vez que hagamos una flor, volveremos a meter el molde en aceite para que se caliente antes de volver a introducirlo en la masa.

By

Tostadas de carnaval con pan brioche

En estas fechas ya huele a carnaval, los niños preparan sus disfraces para el cole, en la tele ya nos enseñan las ciudades con los carnavales más madrugadores y en la cocina, no nos queda otra que preparar algún postre típico de estas fechas.
En esta ocasión, he hecho unas tostadas de carnaval aromatizadas con anís, canela y vainilla. He utilizado un pan especial que por aquí solamente lo venden en estas fechas para hacer torrijas.
En cada casa hay una manera de elaborar las socorridas torrijas, yo, os cuento cómo he hecho estas:
TORRIJAS DE CARNAVAL

INGREDIENTES:
. 1 pan de brioche especial para tostadas
. 1 litro de leche entera
. piel de un limón
. una rama de canela
.un chorrito de anís
. una cucharilla de postre de esencia de vainilla
. 3 ó 4 cucharadas soperas de azúcar
. huevo para rebozar
. azúcar y canela para espolvorearELABORACIÓN:

En un cazo se vierte la leche y se pone a calentar, se le añade la piel del limón, la canela en rama y las cucharadas de azúcar, se deja hervir y se baja el fuego, se deja cociendo unos 10 minutos para que infusione bien, se le agrega el chorrito de anís para aromatizar y la vainilla, se deja unos minutos y se apaga el fuego.

Por otro lado, habremos cortado el pan especial para torrijas en rebanadas de un dedo de grosor aproximadamente. Se colocan en una fuente amplia y se va echando la leche poco a poco por encima de las rebanadas, hasta acabar con toda la leche, se deja que absorban bien la leche unos minutos.
Se baten unos huevos, se pasan por huevo las rebanadas de pan, tratándolas con mucho cuidado para que no se rompan.
En una sartén se pone el aceite a calentar y una vez que haya adquirido la temperatura de fritura adecuada se van echando las tostadas , se fríen de cuatro en cuatro, dándole la vuelta con sumo cuidado.
Una vez que adquieren un bonito color dorado , se sacan y se escurren en papel absorbente para que pierdan el exceso de grasa, se espolvorea generosamente con una mezcla de azúcar y canela en polvo.

By

Mantecados de canela y ajonjolí

Hoy, último día del año. Terminamos una etapa y comenzamos una nueva, con nuevos propósitos, nuevos planes y renovadas intenciones.
Deseando que se cumplan todos vuestros deseos para el nuevo año, que haya paz en el mundo, que la tan temida crisis pase de largo por nuestros hogares, este blog despide el año de la mejor manera que tiene: poniendo una receta típicamente navideña, unos mantecados creados a raiz de mirar y mirar diferentes recetas…. aquí os los dejo, para que cojais, si gustais… esta vez ¡¡invita la casa!!
ZORIONAK ETA URTE BERRI ON!!!!!!!!
MANTECADOS NAVIDEÑOS DE CANELA Y AJONJOLÍINGREDIENTES:

 

. 750 gr de harina
. 325 gr de manteca de cerdo
. 140 gr de azúcar glass
. 1 cucharada de canela
. un vaso de chupito de anís
. la ralladura de ½ limón
. 40 gr de semillas de ajonjoli/sésamo molido

 

 

 

 


ELABORACIÓN:

 

En primer lugar se tuesta la harina, esta operación se puede hacer en el horno o en la sartén . Yo, concretamente, lo hago en un par de sartenes a la vez, se ponen al fuego (que no debe estar demasiado fuerte) y se van moviendo continuamente para que no se queme la harina. Deberá quedar de un color rubio tostado. Hay que tener la precaución de no tostarlo demasiado, ya que en ese caso, amargaría y estropearía la preparación.

*** Se tuestan 750 gr de harina, pero después de tostarla, tras perder la humedad, nos quedan 650 gr de harina. El resto de ingredientes está calculado para 650 gr de harina tostada.

 

Una vez tostada, se saca la harina del fuego , se deja enfriar y a continuación, se tamiza.
En un bol, batir la manteca (a temperatura ambiente) con el azúcar glass hasta que esté perfectamente mezclada y esponjosa. Es conveniente hacerlo con batidora eléctrica de varillas. Añadir la canela, la ralladura de limón y mezclar bien. Después se echa el chupito de anís y se vuelve a mezclar.
Por otro lado, habremos molido (en mi caso, en el molinillo de café) 40 gr de semillas de ajonjolí o sésamo tostadas, que se añaden a la mezcla anterior.
Una vez que tenemos todo perfectamente mezclado , comenzamos a incorporar la harina tostada, se va echando la harina y mezclando poco a poco hasta lograr una masa , se amasa con las manos. Tiene que quedar una masa tierna. Se hace una bola y se deja reposar en la nevera 1 hora aproximadamente.
Pasado ese tiempo, se extiende con el rodillo en una superficie enharinada, dejándolo de un grosor de centímetro y medio aprox. (dependerá un poco del gusto) y se le da forma con un cortapastas redondo.
Se van colocando las piezas en bandejas de horno forradas con papel de hornear o silpack. Se hornean a temperatura alta durante un corto espacio de tiempo, solamente con calor ARRIBA. (horno precalentado a 250º y bajar a 215º durante 10 minutos, si vemos que la superficie no está doradita (un poquito, sin quemarla) se ponen 2 minutos más a 250º).
**** el horneado será intenso y breve para que queden buenas pastas, si está mucho tiempo, el resultado serán unas pastas apelmazadas y duras.
**** el horneado en este tipo de preparación es muy importante, habrá que estar muy atento, sin perder de vista los mantecados, ya que se hacen muy rápidamente.
****con estas cantidades rinde para 30/35 unidades
****una vez colocados en la bandeja antes del horneado, se echan unas semillas de sésamo en el centro de cada mantecado y se aplastan un poquito para que queden pegadas.

 

***** he estado indagando en la diferencia que hay entre mantecado y polvorón y parece ser que la diferencia más importante es que el polvorón tiene una forma oval , suele ser más grueso y va cubierto con azúcar glass, ya que la composición de ingredientes , prácticamente es la misma, en distinta proporción, pero la misma. Por lo que se podría decir que el polvorón es una variedad de mantecado.