Kurt Schmidt. La vuelta al mundo sin prisas a bordo del Nicole.

El capitán alemán Kurt Schmidt navega alrededor del mundo desde hace dos décadas. Músico, cantante, poeta, amante de la vida, las mujeres y la mar. Curtido por el salitre, disciplinado, valiente, imaginativo y feliz. Licenciado en Psicología, tuvo a su cargo una gran agencia de publicidad que la vendió para dedicarse a surcar los mares. Realiza una circunvalación al globo por etapas en su velero  Nicole. Cada temporada navega ocho o nueve meses, para regresar a su casa en Altea en donde tiene el bar museo del Capitán Kurt La Mascarada. Hasta el momento ha cruzado el océano Atlántico, el Cabo de Hornos, el Pacifico y en abril zarpa de Singapur, en donde ahora se encuentra el Nicole, rumbo a Indonesia. Kurt Schmidt recoge parte de sus aventuras marinas en el libro “La vuelta al mundo sin prisas. Los cuadernos del Nicole”.

Kurt Schimidt nació en Dusseldorf, Alemania, en 1937. Estudio Psicología y se fue de su país para no hacer el servicio militar. Vivió en Nueva York y París. Trabajo en una multinacional de la publicidad que le destino a Madrid. Con el tiempo se independiza y monta varias agencias, entre ellas una en Cochabamba (Bolivia) y otra en Bilbao.

 

En 1968 descubre Calpe y compra su primer barco. En 1980 se hace con el “Cochabamba” de nueve metros de eslora que se convierte en su barco escuela. A partir de entonces comienza a rumiar la idea de dejarlo todo para irse a navegar.

 

A mediados de los años 80 vende las agencias de publicidad y construye el Nicole, un velero de 42 pies. En 1989 emprende la gran aventura de circunvalar el globo terráqueo en la que continua.

 

Hasta ahora ha recorrido 120 mil millas marinas. Kurt nos ha confesado que no puede imaginarse una vida más plena y feliz.

 

En sus inicios navego mucho por el Mediterráneo. Cruzo el océano Atlántico y paso al Pacifico por el Cabo de Hornos. Kurt escribe en su libro “La vuelta al mundo sin prisas”: “Creo que la forma lógica y más correcta de ir al enorme océano Pacifico ha de ser alrededor del cabo de Hornos, desde el océano Atlántico”. Entre 1996 y 1997 navega de Buenos Aires a Valdivia en Chile.

 

En enero de 1999 tomo rumbo Alaska pasando por las Galápagos y Hawai. En junio de 1999 Kurt navegaba con su compañera Elena, cuando les sorprendió una tormenta que se convirtió en una total pesadilla. Se quedaron sin gobierno a merced de los elementos. El gran oleaje arranco las ventanas de la cabina exterior y se llevo el salvavidas, destruyo una placa solar y el piloto automático de viento.

 

Kurt relata: “El aspecto del barco es como el de un búnker flotante. Debemos de luchar para sobrevivir…El barómetro no sube. No recuerdo haberlo visto tan bajo en mi larga vida de navegante. La distancia entre las olas es cada vez más corta y aumentan en tamaño y peligrosidad. La amenaza de naufragio es constante…El único consuelo es que nuestro barco también flota sin timón…Nos hemos acostumbrado a subir y a bajar entre los valles de las olas. Cuatro días de viaje a través del infierno y el barómetro no se mueve y las olas se acercan como grandes montañas de color acero”.

 

En la mañana del quinto día el viento disminuye a 30-40 nudos, que les parece una brisa. Se encuentran a 1.800 millas al oeste de California y a 1.200 millas de Alaska, a bordo de un velero sin timón. A base de un gran esfuerzo que les lleva al limite,  Kurt y Elena capean el temporal.

 

En el 2002 Kurt zarpa de Puerto Vallarta en México para adentrarse en el océano Pacifico. En el 2007 el Nicole estaba anclado en Australia y en la actualidad en Singapur. En el mes de abril suelta amarras rumbo hacia unas islas desconocidas de Indonesia en donde Kurt nos dijo que hay piratas.

 

A Kurt Schmidt le entrevistamos el 28 de enero para Bulevard y el 8 de marzo en Levando Anclas. El libro “La vuelta al mundo sin prisas” lo edita Juventud.

16 pensamientos en “Kurt Schmidt. La vuelta al mundo sin prisas a bordo del Nicole.

  1. CENTOLO

    @willy
    willy me gustaria ponerme en contacto con kurt si fuera posible. soy un enamorado de la idea de darla vuelta al mundo y me encantaria conocerle y hablar con el.

    Muchas gracias

    Responder
  2. JOSE TUDELA

    hola Willy,
    He intentado coincidir con Kurt en la mascarada pero no lo he conseguido (andara por esos mundos).

    Estoy planeando la vuelta al mundo en velero y me encantaria conocerlo, Te agradeceria si me facilitaras sus detalles de contacto.
    Un abrazo
    Jose

    Responder
  3. Ma. Teresa Döring

    Tengo enorme interés en contactar directamente con Kurt Schmidt. ¿qué tengo qué hacer? ¿a quién me dirijo?
    Ma. Teresa Döring – México.

    Responder
  4. Roge Blasco Autor

    Hola Willy. Mª Teresa y Ana. Al capitan Kurt lo podeis localizar en el bar La Mascarada de Altea. En todo caso, le llamaré por teléfono para que lea vuestros pedidos en este blog. Muchas gracias.

    Responder
  5. Dorit Siewert

    Mein lieber Kurt – es ist unglaublich – nach so vielen Jahren finde ich Dich endlich wieder! Und das ganz durch Zufall, denn mein Suchen war bisher ohne Erfolg.
    Schreib mir doch bitte mal ganz kurz an meine E-Mail, damit ich Dir privat schreiben kann.
    Sei ganz herzlich gegrüsst, mein “rosa Mäuschen” (erinnerst Du noch? Du sahst köstlich aus auf Deinem 50-igsten Geburtstag!)
    Deine
    Dorit

    Responder
  6. Dorit Siewert

    Mein lieber Kurt, auch ich bin in der Liste von denjenigen, die sich riesig gefreut haben, Dich nach so vielen Jahren wiederzufinden. Würde Dich absolut gern mal kontaktieren, wenn ich auch sehe, dass Du wohl kaum Zeit hast, zu antworten, bei so viel Zuspruch. Auf jeden Fall schicke ich Dir aus Mexiko einen ganz dollen abrazo – Dorit

    Responder
  7. Dorit Siewert

    ¡Muchas gracias, Roge! Tardé 20 años en dar con Kurt, y estoy encantada de haber encontrado finalmente su pista. Muchos saludos!

    Responder
  8. juan biedma jimenez

    Hoy es 28 de Octubre del 2015. Acabo de terminar de leer La Vuelta Al Mundo Sin Prisas, con Nicole.
    Me llevaría muchas líneas describir todas las emociones que he vivido al leer el libro de Kurt.
    Con pocas palabras solo puedo decir: ¡¡¡¡ MUCHAS GRACIAS, KURT ¡¡¡
    Como muy bien dices tú. ¡¡¡ HAY QUE VIVIR LA CARA ALEGRE DE LA VIDA ¡¡¡
    Hasta pronto

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *