Miguel Gutiérrez Garitano en busca de Indiana Jones por Brasil.

 

Miguel Gutiérrez Garitano es un viajero de Gasteiz que acaba de regresar de un periplo por Brasil, 5000 kilómetros por tierra, tras las huellas del explorador británico Percy Harrison Fawcett. Este personaje es quizás el último explorador clásico perteneciente a la Real Sociedad Geográfica de Londres. En él se inspiro Allan Spilberg y George Lucas para crear Indiana Jones. Fawcett desapareció en 1925 sin dejar rastro en la sierra de Roncador en el Mato Grosso de Brasil. Navegaba con por el río Xingu junto con su hijo y un amigo de esté. Iban en busca de una ciudad perdida de la que estaba convencido de su existencia. No se supo nada de ellos. Miguel ha seguido sus pasos. Cuenta la experiencia este domingo 24 de enero 2010 en Levando Anclas.

Miguel Gutiérrez es periodista y pertenece a la Asociación Africanista Manuel Iradier. Gran admirador de los exploradores clásicos de los que es un gran lector. Entre ellos esta el propio Manuel Iradier y Percy Harrison Fawcett. Tras los pasos del insigne explorador vitoriano fue al País del Muni en Guinea Ecuatorial en donde vivió múltiples aventuras. Ahora viajo a Brasil a recoger testimonios del paso de Fawcett.

Miguel Gutiérrez ha visitado tres escenarios de las andanzas del explorador británico. Estuvo por la sierra de Ricardo Franco en donde Fawcet fue a realizar la topografía de la frontera entre Brasil y Bolivia. Visito también el Pantanal y la sierra de Roncador en la que algunos lugareños aseguran que esta embrujada. Hay varias sectas por la zona.

Miguel inicio el viaje con una navegación desde Manos hasta Santarem. Dormía en hamacas sobre cubierta en alerta por si aparecían las “ratas de río” como son conocidos los piratas del río Amazonas. Por la carretera Transamozónica bajo hasta Cullaba. Fueron 48 horas de autobús.

Continuo hacia el Pantanal en un coche alquilado por la Transpantaneira. Le llaman el Serengeti brasileños por la cantidad de animales que se pueden observar. En el camino salto una pantera, rugió y desapareció. El Pantanal es la extensión de agua más extensa del Brasil. Tuvieron que cruzar 120 puentes de madera.

Miguel se quiso internar en la sierra de Ricardo Franco, lugar que inspiro el libro “El mundo perdido” de Arthur Conan Doyle y “La minas del Rey Salomón” de H. Rider Haggard. El vitoriano no encontró guías que le ayudaran a encaminarse a lo alto de la sierra. No hay accesos a la sierra. Un anciano lugareño le llevo en moto hasta el inicio del camino. A partir de ahí se quedo solo con el GPS. La temperatura era de 45 grados a la sombra. Miguel llego arriba a duras penas a base de tesón y machetazos. Se quedo sin agua ni alimentos. Apenas podía orientarse entre tanta maleza. La altitud no es demasiada, no más de mil metros. En lo alto encontró grandes paredes. De una de ellas se cayo. En ruta se le apareció una serpiente. Bajo deshidratado y después tuvo que andar 30 kilómetros por una pista hasta llegar algún lugar civilizado. En la primera taberna se bebió cuatro latas de cola de un trago. Estuvo con fiebre un par de días.

Continuo hacia la sierra de Rocador en el Mato Grosso. En la zona donde desapareció Percy Fawcett en busca de la ciudad Z, urbe perdida de una antigua civilización. Este será el segundo capitulo que Miguel Gutiérrez nos relatará en un próximo programa de Levando Anclas.

Enrique Gutiérrez  a finales de febrero edita su primer libro que lleva el titulo de: “La aventura del Muni”. Esta basado en un par de viajes que el autor realizo por la ruta del explorador vitoriano Manuel Iradier en el siglo XIX. Recoge historias de la presencia Europea por aquellas tierras africanas.

3 pensamientos en “Miguel Gutiérrez Garitano en busca de Indiana Jones por Brasil.

  1. Pingback: Radio Euskadi

  2. Eduardo

    Acabo de leer el libro La aventura del Muni de Miguel Gutierrez; jamás disfuté tanto con un libro de aventuras y viajes y eso que me heleido todos los exploradores anglocabrones y descubridores de America

    Me encantaría poder conseguir un e-mail de Miguel para felicitarle personalmente

    Un fiel seguidor de levando anclas

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *