Pedro Manuel Loperena. Joven líder Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Los Wiwa visten completamente de blanco en honor a las cimas nevadas de su habitat ancestral. Comparten territorio en la Sierra Nevada de Santa Marta con los Arhuaco y Kogi. Sus sacerdotes, Mamos, son herederos de una muy particular cosmología. Consideran a la Sierra Nevada de Santa Marta el corazón del mundo. Por lo tanto, tiene una gran responsabilidad en la preservación del planeta. La Sierra Nevada de Santa Marta es el cordón umbilical con la Madre Tierra y su habitantes los guardianes del planeta tierra. Este es uno de los mensajes que nos transmitió en La Casa de la Palabra (26/5/2009) Pedro Manuel Loperena, joven líder Wiwa.

Nos visito de blanco impoluto, incluso el bolso que complementaba su vestimenta es como los elevados nevados de la Sierra Nevada de Santa Marta. Sus montañas se elevan desde la misma costa del Caribe de Colombia hasta una altitud de 5778 metros. Pedro Manuel Loperena es licenciado en Lenguas y Literatura,  representa al pueblo Wiwa en diversas comisiones de derechos humanos. Participa en un programa, con otros jóvenes lideres indígenas, de capacitación en derechos humanos de la Universidad de Deusto.

 

Pedro nos hablo de la invasión de sus tierras por parte de los paramilitares, guerrilla y ejercito. Por si fuera poco, estan afectados por el mega proyecto del embalse de Rió Hacha.

 

El pueblo Wiwa esta formado por quince mil habitantes. Están muy poco influidos por otras culturas y se siente orgullosos de la propia.

 

Pedro Manuel Loperana llego al programa tras su visita al edificio de las Naciones Unidas en Nueva York en donde visito el Consejo Indígena Permanente. Nos comento como le había impactado Nueva York con sus rascacielos “tan altos como montañas”.

 

Pedro se presento y despidió en su idioma. Ha sido la primera entrevista que ha realizado en un estudio de radio un miembro de la comunidad Wiwa.

 

 

 

 

Un pensamiento en “Pedro Manuel Loperena. Joven líder Wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *