Carlos Sogorb Samaniego. Un vitoriano en la Polinesia.

Carlos Sogorb Samaniego es una persona inquieta que desde joven buscaba una sociedad acorde a sus principios. Estuvo en comunas en Estados Unidos, Noruega y en Lakabe (Navarra). Convivió con los indios en Vancouver, probó experiencias en Berlín y en Suiza. Ahorro lo bastante para irse a Polinesia y desde hace 13 años reside en Walis, una pequeña isla de la Polinesia Francesa, en donde ha encontrado su sitio en el planeta. Lejos del mundanal ruido, provisto por la naturaleza, a tiempo lento pasa los días en su pequeño paraíso. 

Carlos Sogorb Samaniego ha llevado una vida errante en busca de una sociedad que se ajustara a sus principios y forma de ser. Estudio Turismo y monto  un bar “La Rosa” en la Zapa. Servia  bebidas no alcohólicas en el caco viejo de Vitoria-Gasteiz. Entre tanto ahorraba para viajar. En verano de 1992 quiso saber de primera mano sí era tan idílico como se comentaban los Mares del Sur.

Hizo dos visita más hasta decidirse a quedarse a vivir en Wallis y Fotuna. Son dos pequeñas islas de menos de 20 kilómetros de largo. El vitoriano reside desde hace 13 años en la primera de ellas. No hay turismo. Viven de la pesca y de una tierra fértil en frutas.

Wallis tiene nueve mil habitantes. Visten con un simple pareo. No hay prisas, ni semáforos. Se vive al día, disfrutan del momento y son muy alegres. La risa siempre esta presente, incluso en las colas del banco o en el ambulatorio.

Tan solo se necesita dinero para pagar la luz, el agua y la gasolina. Para estos gastos Carlos trabaja de electricista.

Se caso con una nativa. Hace 11 años tuvieron una niña, Idoia. Cuando su mujer visito Vitoria-Gasteiz le gusto tanto la sociedad occidental que le costo volver hacerse a la vida en la Polinesia. Carlos persistió en continuar con su vida de Robinson y ella se fue a vivir a Nueva Caledonia.

En Walis hay un rey y en Fotuna un par de ellos. El rey designa a la familias nobles. Esta jerarquía y el protocolo que impone la monarquía le coarta a Carlos.

A Carlos Sogorb le entreviste por primera vez el 20 de noviembre de 2001. Esta primavera regreso de nuevo a Vitoria Gasteiz después de 8 años continuos en la Polinesia. Echaba en falta su cultura nativa, subir al monte, jugar al frontón…

Tuvo la gentileza de volver a contactar conmigo y el domingo 18 de julio 2010 emitimos en Levando Anclas una extensa entrevista en el que relata su experiencia en una islita en el mayor de los océanos.

2 pensamientos en “Carlos Sogorb Samaniego. Un vitoriano en la Polinesia.

  1. Benedicto

    Hola , soy Bene de Irrintzi, tuve la fortuna de conocer hace unos años a Carlos y le envío desde aquí un abrazo, una gran persona que nos confirma que los sueños, si uno quiere se hacen realidad, si esto llega a tu conocimiento que sepas que aquí siempre tienes tu casa, para cuando lo desees, un abrazo y hasta siempre, amigo.

    Responder
  2. José Ramón Cueva Sogorb

    Kaixo mutiko:
    Soy un primo tuyo, de Vitoria-Gasteiz. Creo que te he visto alguna vez, cuando tenías como unos seis años. Mi ama, Marina y tu aita, Antonio, eran primos carnales … Sogorb.
    Si tienes tiempo envíame tu correo.
    Besarkada handi bat.
    José Ramón Cueva Sogorb

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *