Iñaki Díaz de Etura: durante 5 meses camina por las Montañas Rocosas de Estados Unidos.

Iñaki Díaz de Etura regresa de caminar durante cinco meses por la Continental Divide Trail, la divisoria de aguas de Norte América. Han sido 5.000 kilómetros por las Montañas Rocosas de Estados Unidos. Ha cruzado a pie este país de norte a sur pasando por los estados de Montana, Idaho, Wyoming, Colorado y Nuevo México.

Iñaki Díaz de Etura es un gran caminante. Ha cruzado la cordillera Cantábrica, los Pirineos, parte de los Alpes, Islandia, las montañas de Terranova…

En Estados Unidos hizo en 2006 la Pacific Crest desde la frontera de México hasta la Columbia Británica en Canadá. En 2008 siguió el sendero de las Montañas Rocosas por Colorado.

De junio a octubre de 2019 ha realizado con éxito la Continental Divide Trail. Ha caminado en solitario y de manera autónoma sin apenas parar, a un ritmo de 45 kilómetros por jornada. Se aprovisionaba cada cinco días, aunque ha llegado a estar hasta 8 días envuelto en una naturaleza salvaje sin regresar a la civilización. Acampaba por el camino pues a su paso no había pueblos. Debía de bajar a la carretera y hacer autostop para comprar alimentos.

Ha sido una caminata muy enfocada a la soledad y estar con uno mismo.

Iñaki Díaz de Etura es el autor de viajeapie.info

Ha participado en el programa de Radio Euskadi “La casa de la palabra” emitido el sábado 14 de diciembre 2019.

Puedes escuchar el audio del programa: https://www.eitb.tv/es/radio/radio-euskadi/la-casa-de-la-palabra/6630981/6890240/punta-galea-challengealtair-magazine-roma-las-rocosas-a-pie/

2 thoughts on “Iñaki Díaz de Etura: durante 5 meses camina por las Montañas Rocosas de Estados Unidos.

  1. Victoria

    Me ha encantado tu aventura, me ha parecido toda una gran aventura el ir 5.000 km andando entre montañas , solo, en supervivencia, conectado con la NATURALEZA
    Animo, se necesita mucha gente así para tener un planeta mejor,comprendiendo lo bueno que tenemos alrededor y no lo vemos por el ritmo de vida diario en el que estamos sumergidos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *