Inteligencia emocional

Surfeando entre Roles

Quiso la casualidad que el tablón (longboard) que me asignaron en la Escuela de Surf de Ris (Noja) tuviera como apodo “felicidad”. ¿Se puede pedir algo más para aprender surf en verano que hacerlo “cabalgando” olas a lomos de felicidad? ¡Tan lírico como “Un velero llamado libertad”!

Decidí no enredarme pero esta cabeza mía me llevó del surf, el tablón y la playa a un lugar entre Londres y Oxford, y a Belbin, y a un reto: Si un rol de equipo es nuestra particular tendencia a comportarnos, contribuir y relacionarnos con las/los demás, ¿Cuál será el patrón surfero de comportamiento según los roles preferidos? ¿Por qué no llevar a Belbin a surfear?

Me imagino a nueve surfers deslizándose por el agua con la banda sonora de Beach Boys. Cada cuál según su rol preferente.

Embozado en un neopreno amarillo, abstraído y alejado de la orilla, está Cerebro (CE), proveedor habitual de ideas. Ni una ola ha cogido en las últimas series. Normal. Algo le ronda: ¿Por qué no usar otro material en los trajes para hacerlos más flexibles y duraderos? Se le ocurren varias propuestas … A pesar de que “monitor evaluador” (ME) las juzga inviables, él sigue en sus trece. Es habitual: suelen chocar.

(ME) tiene un infalible olfato de sabueso para detectar lo ilusorio. Lleva traje gris y ha sopesado pros y contras del nuevo material sugerido: lo ve frágil. Pide tiempo. Su norma es la prudencia: nunca ha chocado con otro surfista.

A lo lejos veo a “coordinador” (CO). Es un tipo maduro, calmado, con talento para sacar lo mejor de cada cuál: según las condiciones, sabe quién puede sacar mejor partido a cada ola. Se cree el reto (trajes duraderos, flexibles, tacto agradable), anima a CE a imaginar soluciones, pero es consciente de las limitaciones señaladas por ME.

Implementador (ID) ha planificado cada hora de la próxima semana. Según la previsión de mareas, olas, viento … y sus tipos de tabla recomendadas. Los nuevos materiales son un reto (mejor si se hubiera planteado a su tiempo) pero la “agenda de olas a surfear” hay que cumplirla. Sin desviaciones. ¿Estamos a olas o a materiales? Pues eso, a surfear.

Finalizador (FI) parece concentrado en el aquí y ahora. Rema concienzudamente, con equilibrio, con buen pie. Ejecuta cada movimiento con minuciosidad de neurocirujano. Al detalle. Se corrige y enmienda. No hay lugar a las distracciones. Espera ansioso la ola pluscuamperfecta que no acaba de llegar. Lástima.

Extrovertido y explorador, Investigador de Recursos (IR) está sentado en su tabla mientras conversa animado con sus colegas. Cuenta entusiasmado que hay más y mejores olas más allá ¡Olas perfectas! Esta mañana se ha wasapeado con varios socorristas que lo confirman. Ha oído por ahí sobre nuevos, diferentes y mejores trajes.

De rojo sobre un shortboard se mueve Impulsor (IS). No hay ola lo suficientemente fuerte o grande que lo pare. No duda al entrar al agua ni al coger olas. Dinámico, enérgico, desafía al resto para ver quién ejecuta las mejores maniobras: compite en tubos, aéreos, cut backs …

Cohesionador (CH) tiene como santo y seña respetar y ayudar a sus colegas. No permitirá que la discusión por la prioridad, la preferencia, “la propiedad” de la ola pueda amargar un estupendo día de surf. Sensible y empático es el TEDAX playero: experto en la desactivación de fricciones, muchas veces por incumplimiento de normas.

Ahora, si quieres aprender surf, acude a Especialista (ES). Ha profundizado, es un experto y comenta que los trajes son de neopreno gracias a la empresa Yamamoto. Que antes eran de caucho y -por tanto- más pesados y rígidos. A menor densidad del neopreno, más flexibilidad, más calidez y menor durabilidad.

Pura diversidad de patrones en la que nadie es perfecto, tampoco en el mundo del surf. Ni las olas. Diversidad pura cuya combinatoria puede surfear cualquier ola, sea ésta pequeña y débil, o enorme y enérgica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *