Inteligencia emocional

la emoción del 3 y medio

interpares

siendo como soy fan del número 3, padre – hijo – espíritu santo, melchor – gaspar – va a saltar, oro – incienso – mira, pensar – sentir – hacer, oro – plata – bronce, 1 globo – 2 globos – 3 globos, no es extraño que el 3 tenga un sitio en nuestro último programa,

“7 emociones y 3 dinámicas en el cole”, que presentamos por primera vez hace un par de semanas en la universidad rey Juan Carlos de Madrid, por medio de una serie de dinámicas que empiezan en forma de preguntas,

relacionadas con las emociones, siempre tan emocionantes, y con los valores, siempre tan positivos, y muchas veces tan decepcionantes, y es que la teoría y la práctica no comen muchas veces en el mismo plato,

y para comenzar lanzamos una serie de preguntas que van a servir para iniciar una conversación en grupo (en el grupo pequeño, de 3, 4 o 5 personas, y en el grupo grande, somos en torno a 25 personas), del corte de las siguientes:

  • ¿cuáles son para ti / vosotras las 3 emociones más importantes en la educación?
  • ¿y las 5?
  • ¿y las 7?
  • ¿cuáles son para ti / vosotras los 3 valores más importantes en la educación?
  • ¿y los cinco?

damos un tiempo para la reflexión personal, y para la conversación del grupo, tras lo que hacemos la primera lista, qué brutos somos, cómo nos gustan las listas y las clasificaciones, con y sin ponderación,

y se puede leer en el pizarrón, en el listado de emociones:

  • amor,
  • alegría,
  • confianza,
  • orgullo,
  • enfado,
  • empatía,
  • entusiasmo,
  • interés,
  • miedo,
  • sorpresa,

y en el listado de valores:

  • respeto,
  • responsabilidad,
  • justicia,
  • cooperación,
  • honestidad,
  • puntualidad,
  • generosidad,
  • confianza,
  • sinceridad,
  • diversión,
  • empatía,

un listado sin jerarquizar en el que no entramos a discutir literales, si el grupo ha dicho que el entusiasmo o el interés es una emoción quién soy yo para decir que nones, ¿verdad?

verdeenceradopero en el que sí me animo a incorporar un valor adicional, la libertad, de la que un día seguramente hablemos más largo,

y pasamos a preguntarnos más cosas, entre otras cómo sería una educación basada en el amor, la alegría y la confianza, el respeto, la responsabilidad y la justicia (y aquí nos quedamos con los 3 primeros de cada lista),

¿sería muy diferente a la que disfrutan nuestras menores, esas personitas pequeñas (en estatura) que son la simiente del futuro por venir, día a día, en el cole, en la formación profesional o universitaria?,

y nos preguntamos por qué la ira (hermana mayor del enfado) ni siquiera aparece en una lista de 10, y por qué no aparece la tristeza, y por qué el miedo aparece en posición 8 (casi ni aparece),

y empezamos a re-ordenar las emociones desde las básicas (aquellas en las que estamos metidos y trincados, y en las que trincamos a nuestros menores), el miedo – la tristeza y la rabia,

y preguntamos su para qué positivo en este mundo (si están aquí sería bueno tener un consenso mínimo con referencia a para qué nos sirven, en qué nos ayudan, y cuál es su lado “luz”).

Y me quedo alucinado, aunque no lo hago visible, de que la emoción número 1 del listado sea el amor, la energía de las energías, la energía del 3 y medio, y buscamos las emociones que son las hermanas mayores del miedo, de la tristeza, de la ira / rabia,

esas primas hermanas que están más cerca del desarrollo espiritual del ser que de la materia (en la dialéctica del ser y el tener), más cerca de lo que somos en tanto a seres espirituales, que a seres materiales y cuerpos físicos,

ya lo sé, a mí también me gusta Antonio Banderas, y una casa y un coche a todo lujo / todo confort, qué le voy a hacer (debilidades del espíritu),

y vamos cerrando preguntas y compartiendo un enfoque que está llamado a cambiar la educación emocional, un enfoque que nos ayuda a entender al hermano mayor del miedo, que es el orgullo,

porque mientras el miedo me dice “yo no soy” el orgullo me dice “yo soy”,

un enfoque nos ayuda a entender a la hermana mayor de la tristeza, que es la comprensión, ya que mientras la tristeza me ayuda con la pérdida y el desarrollo personal, la comprensión me ayuda con el encuentro y el desarrollo del grupo,

un enfoque que nos ayuda a entender a la hermana mayor de la ira, la alegría, porque mientras la rabia se empeña en la restitución de la justicia (de la falta de y la separación), la alegría se regocija en la energía del encuentro y de lo que está siendo,

para mí bien y el de todas mis compañeras, el hombre y la mujer en comunión, plenos de sentido en este universo en el que hemos elegido vivir,

con la ayuda de la energía del amor, esa energía que surge en el medio de los pares,  miedo – orgullo, tristeza – comprensión, ira – alegría, tres energías, padre – hijo – espíritu santo, melchor – gaspar – va a saltar, oro – incienso – mira,

1 globo – 2 globos – 3 globos,

sentir– miedo – orgullo, pensar – tristeza – comprensión, hacer – ira – alegría,

que para algo me gusta tanto la triformación social, y la ley del 3,

3 tristes tigres comían trigo en un pajar,

con la ayuda de la energía del 3 y medio, o del amor en el medio, la energía inexplicable del amor.

interparesmon   así lo vimos…

algún día contaremos cómo acaba la sesión, y las mentirotas que nos encontramos en el camino, pero esa es otra historia, si quieres leer más sobre “7 emociones y 3 dinámicas en el cole” puedes en contrar info en la web de hqtO (hache-que-te-o),

www.historiasquetransforman.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *