Inteligencia emocional

No somos terrones de azúcar, bailemos bajo la lluvia.

Sábado 1 de junio. Tropecientos grados centígrados en un Bilbao en ebullición. Mi cerebro a punto de licuarse de tanto calor… 49ª Feria del libro en el Arenal. ¡Qué gozada de espacio para compartir tiempo con escritoras y escritores locales! Esos seres misteriosos que con su magia hacen de nuestra vida un lugar más fascinante, más ameno. Literatura km.0. Consumo local.

Javier Sagastiberri presenta “Una tumba sin nombre”las nuevas aventuras y desventuras de las ertzainas Arantza e Itziar. También está Antón Arriola con “El caso Newton”A su lado, Toti Martínez de Lezea¡Qué mejor regalo para Carmen que su nuevo libro “Tierra de leche y miel”!

Un poco más allá, la portada de un libro atrapa mi atención. Su autora, Ana E. Arenaza, me pilla “in fraganti” leyendo la contraportada de ¡No eres de azúcar, baila bajo la lluvia!Y me sorprende con un cercano “Lo he escrito yo. Es la historia de un ejecutivo de alto nivel a quien despiden y se instala como polizón en el sótano de su ex empresa”. ¡Touché! Me atrapa el argumento. ¡Una nueva tentación en la que caer!

Salgo con el libro. Ana me regala su dedicatoria “espero que disfrutes de este baile literario y sonrías entre líneas” Inmediatamente, como por instinto, me pongo con esta nueva coreografía. Todo fluye.

Resulta inusual acumular el talento necesario para construir un relato divertido, y con sentido a partir de un hecho dramático. Y la autora lo consigue. Ser despedido (eufemísticamente, recibir una irrechazable “propuesta de desvinculación de la Compañía”) para el “eterno empleado del mes”, “ejemplo de entrega y compromiso” ahora y en la hora de la muerte profesional, lo es.

Humor y autoayuda bien hiladas. Con hilarantes triangulaciones de emails entre direcciones diversas (de RR. HH a financiera pasando por el CEO, siempre con múltiples y variadas CC’s -con copia-) creíbles, reconocibles, cotidianas. Inquietantes “asuntos” como el “Proyecto CADAV” -adivina que significa- dirigido a indagar quién debiera asumir los gastos de exhumación, a qué proyecto imputar los costes del obituario de un momificado “empleado del mes” en modo esqueleto …

¡No eres de azúcar, baila bajo la lluvia!, placer y propósito. Divertido, ameno, vacuna contra el aburrimiento. Buenas sensaciones. Y mucho sentido común. Y bien afilado en una inspiradora receta con 5 H’s: humildad, honestidad, humanidad. Y doble H de humor.

En síntesis: El momento es ya, ahora es el momento de construir tu nueva y mejor versión con más funcionalidades. Como con cada cumpleaños, como con cada nueva versión de las aplicaciones en tu móvil que prometen resolver los problemas y paliar los riesgos de las anteriores. Mira al futuro. No te ancles en el pasado. Mira por el parabrisas: facilita la visibilidad, te protege y ayuda a la aerodinámica de tu vehículo. No te obstines en mirar atrás por el retrovisor.

Baila bajo la lluvia. Como hacías de niña, de niño, cuando disfrutabas saltando en los charcos, mojándote hasta el estornudo. Lejos de la madurez, cuando te amarga el sonido de las gotas de lluvia al chocar con la ventana.

Bailemos bajo la lluvia. Con o sin katiuskas. No somos terrones de azúcar.

Un pensamiento sobre “No somos terrones de azúcar, bailemos bajo la lluvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *