Inteligencia emocional

Operación vuelta a casa

PorIgor Fernandez

Hace unos días que ha terminado un periodo vacacional corto en el tiempo pero largamente esperado. Las campañas de tráfico hablan de “Lo importante es volver”, volver a casa tras una escapada que en principio es de placer, a pesar de que pueda parecer lo contrario al leer las estadísticas de accidentes este año. Resulta una buena razón para regresar de un viaje, tener adonde hacerlo, es más, tener junto a quién hacerlo.
En Inteligencia Emocional hablamos de Autonomía Emocional, cuando nos referimos a ser capaces de pensar, sentir y comportarnos por nosotros mismos, de manera responsable, sin necesitar depender de los demás para vivir y ser felices. Al leer esto, habrá quien piense que buscamos ser completamente autosuficientes, sin necesitar de nadie, controlando lo que nos sucede en cualquier situación. Nada más lejos de la realidad.

Las palabras autonomía y convivencia no tienen por qué ser antónimos. De hecho me gustaría haceros una pregunta: ¿quién es la persona más importante en vuestra vida? Al final de este artículo me gustaría volver sobre ello.

  

Tener problemas y sufrir por ellos no es sólo una cuestión de buscar soluciones, de encontrar la manera de salir de la situación que nos hace sentir mal, o cambiar sin más la forma de acercarnos a ella. Sobre todo, no se trata de hacerlo solos. Los miedos, como sucede en niños y adultos, son mucho más amenazantes cuando nos enfrentamos a ellos en solitario. Las emociones como el enfado ante una pelea constante en casa con un hijo porque no termina de cenar, es mucho mayor si después tenemos que recoger, planchar y hacer la comida del día siguiente, y tenemos que hacerlo solos. O la tristeza por una ruptura, es más honda si del trabajo vamos a casa o no tenemos con quién compartir aquello que nos atormenta. Jean Paul Sastre decía «L’enfer, c’est les autres», El Infierno son los demás; y puede que sea cierto, pero pueden también ser el cielo, o el camino hacia él.

A veces los demás, quienes tenemos alrededor, también están dispuestos a escuchar, a aportar, a echar una mano, y la mayoría de las veces de buena gana, y somos nosotros quienes anticipamos que nos juzgarán, nos maltratarán o humillarán. No es extraño encontrar a quien regresa de un viaje, en Semana Santa por ejemplo, con un comentario relativo a las personas que se ha encontrado en algún lugar lejano de la geografía; algo del estilo de “pues me ha sorprendido la gente, era muy amable, dispuesta a ayudar”.

¿En qué momento empezó a sorprendernos que los demás fueran amables con nosotros?  Y como os decía antes, ¿qué me diríais después de todo lo dicho si os dijera que la persona más importante en mi vida soy yo?

4 pensamientos sobre “Operación vuelta a casa

  1. Carmen

    Hasta hace un par de años, me parecía, que las personas mas importantes de mi vida eran mis hijos y mi marido, pero después de pasar una crisis bastante fuerte, me dí cuenta, que no podía supeditar mi felicidad a la de los demás, desde entonces, he aprendido que la persona mas importante en mi vida soy yo, eso no quiere decir que los demás no me importen, ni mucho menos, pero ahora yo también he aprendido a quererme, como me quieren los de mi alrededor.

  2. Rosa.

    Aunque defiendo mi espacio, mi pequeña burbuja de encuentro conmigo misma, estoy de acuerdo con que la vida encuentra más sentido cuando la compartimos con lo demás: la alegría se multiplica y la tristeza o el dolor pesa menos. Por eso me satisface que se reitere sobre todo en este tema de la soledad en sus múltiples sentidos… Por otro lado, pregunta similar a la final nos la hacíamos el otro día en pareja, y tal vez porque tenemos una niña pequeña,llegaba a esa misma conclusión, quizás en otro momento de la vida la respuesta sería otra. De todas formas, el dejar ese mensaje de quererse a uno mismo, de darse cuenta que se es único y especial me parece útil desde el punto vista emocional.¡Gracias, por el artículo!

  3. Klim Kafra

    La persona que anhela felicidad y éxito, necesariamente tiene que comenzar por quererse a sí misma. No hay ni habra recurso más confiable que uno mismo; todo mundo nos puede fallar pero nosotros no debemos fallarnos jamás.
    La potencialidad del ser humano es ilimitada, y si etá aquí y ahora es para ser una contribución y no una merma en el devenir de la vida y de la sociedad.
    El reto es: “ama a tu ´prójimo como a tí mismo”…mandato del Líder de líderes.

  4. Klim Kafra

    La persona que anhela felicidad y éxito, necesariamente tiene que comenzar por quererse a sí misma. No hay ni habra recurso más confiable que uno mismo; todo mundo nos puede fallar pero nosotros no debemos fallarnos jamás.
    La potencialidad del ser humano es ilimitada, y si etá aquí y ahora es para ser una contribución y no una merma en el devenir de la vida y de la sociedad.
    El reto es: “ama a tu ´prójimo como a tí mismo”…mandato del Líder de líderes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *