Inteligencia emocional

Inteligencia Emocional para el siglo XXI

Por José Antonio González

El siglo XX es considerado como la época de la humanidad donde se han producido más avances tecnológicos y científicos más importantes y que nos han permitido mirar hacia el siglo XXI con la ventana abierta al mundo virtual y de las telecomunicaciones. En lo humano y lo relacionado con el desarrollo de las personas los avances no fueron tan espectaculares y como José Antonio Marina nos indica en el título de su libro “La Inteligencia Fracasada” , todavía nos queda un largo camino por recorrer.

Durante décadas se intentó predecir el éxito o el fracaso de las personas mediante “los coeficientes intelectuales y pruebas de inteligencia”, pero con el tiempo hemos llegado a la conclusión de que para predecir ese éxito o fracaso no es suficiente. Surge entonces una nueva forma de ver la Inteligencia de las personas y es cuando Daniel Goleman da a conocer la existencia de una nueva forma de ser inteligente: La Inteligencia Emocional, donde por primera vez se tiene en cuenta el valor y significado que tienen las emociones y sentimientos humanos.

  

Esta nueva forma de ver la inteligencia abre Actualmente una nueva puerta a la posibilidad no solamente de poder predecir con más certeza el éxito o fracaso , sino que ofrece a las empresas y organizaciones un poderoso recurso de cambio y desarrollo de las personas y los equipos.

El mensaje es claro, la Inteligencia Emocional se puede desarrollar a través de toda la vida y podemos contar con técnicas y estrategias para su desarrollo en las empresas y organizaciones. Estas técnicas pueden provocar cambios y transformaciones de métodos y sistemas, pero si deseamos que sean sólidos y duraderos, tenemos que lograr que las personas que engloban toda la estructura produzcan dentro de ellos mismos cambios y mejoras interiores en su forma de sentir y pensar, en sus actitudes, sus estilos de comportamiento ante distintas y complicadas situaciones.

La Inteligencia Emocional engloba una serie de variables que configuran el marco del conjunto de carencias que en las distintas formas empresariales continuamente se repiten.

Estamos seguros que el desarrollo de la Inteligencia Emocional de todas las personas que configuramos las empresas, es una de las asignaturas más importantes que tenemos que aprobar tanto los empresarios como los trabajadores.

¿Vosotros que opináis al respecto?

3 pensamientos sobre “Inteligencia Emocional para el siglo XXI

  1. unax

    Es muy bonito lo que se escribe, pero hasta que a la gente trepas no se les pare los pies, seguirán provocando porblemas en todas las empresas.

  2. luisa menjivar

    Que bueno es poder comentarle a las personas que tenemos a nuestro alrededor, que ellos pueden ser capaces de poder controlar sus emociones, atraves de conocerse a si mismos, quizas no en un 100%, pero si intenetarlo cada dia hasta lograr su objetivo, es bueno que los que conocemos un poquito de este tema podamos compartir, es increible el gesto en su rostro, gracias

  3. rosario

    estoy llevando el tema de inteligencia emocional y es espectacular…el solo hecho de sabes manejar las emociones podemos volcarlas a generar cambios positivos y productivos sobre todo; tanto a nivel personal como organizacional…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *