Inteligencia emocional

Formación de competencias emocionales: El efecto “luna de miel”

Ser consultor de Inteligencia Emocional hace que me encuentre la mayor parte del tiempo con personas que desean profundizar en el constructo de la Inteligencia Emocional y mejorar sus habilidades socioemocionales, lo cual es verdaderamente grato.

El primer paso en la senda del aprendizaje socio-emocional, al igual que en cualquier tipo de aprendizaje, es cerciorarse del gran potencial de mejora que disponemos.  A pesar de que haya personas bastante inteligentes emocionalmente “de serie”, lo normal es que las personas adquieran sus competencias emocionales paulatinamente gracias al aprendizaje emocional a lo largo de su  vida, tanto a nivel personal como profesional.

En todo proceso de sensibilización y desarrollo de competencias emocionales siempre busco generar una pequeña chispa que desencadene esa curiosidad que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro para poder aprender una serie de herramientas que, en la medida de lo posible, nos hagan la vida un poco más sencilla.

Algunas personas acuden a la formación con esa chispa ya creada en su interior y simplemente hay que ayudarles a “aprender” el “fuego emocional”.  Otros, en cambio, se muestran al principio menos curiosos, tal vez por  posibles reticencias que llevan arrastrando a lo largo del camino o quizás por un bagaje emocional un poco complicado.  Créanme cuando les digo que intento siempre poner toda la carne en el asador para  generar esa chispa que desencadene el “fuego”. Un fuego en torno al cual se generará un “lenguaje emocional” que será el primer paso para  identificar, comprender, regular y usar tanto nuestras emociones como las de los demás, con el propósito de que podamos ser, en definitiva, un poco más felices.

Sin embargo, el primer día de formación siempre advierto lo siguiente: La responsabilidad de generar esa chispa que cree el “fuego emocional”  debe ser compartida tanto por el formador como por los asistentes hasta el último día de la formación. A partir de ahí, la responsabilidad de avivar el “fuego” para que no se apague recaerá siempre en uno mismo.

Sin embargo, uno de los mayores peligros a los cuales nos deberemos de enfrentar una vez finalizada la formación es el “efecto luna de miel”. Pero, ¿en qué consiste este problema?

El “efecto luna de miel” puede tener lugar tras todo tipo de proceso formativo y supone el desvanecimiento de la mejora inmediata al cabo de un periodo de tiempo que oscila entre los tres y los seis meses.  Cuando tiene lugar, suele suceder de la siguiente manera: la persona sale de la formación entusiasmada y decide mejorar pero, en su continua interacción con los demás tanto en su trabajo como en su vida personal se producen situaciones que le hacen retomar viejos hábitos.

En el trabajo se encuentra con personas irascibles a las que atender por teléfono, cartas, personalmente… Su buzón de correo electrónico se encuentra a rebosar lleno siempre de mails que dicen ser urgentísimos, al igual que el resto de cuestiones con las que le abordan todos sus colaboradores.  Poco a poco, sin ni siquiera cerciorarse, la persona tiende a entrar en esa espiral de estrés que tanto le  perjudica, olvidando todo lo aprendido.

Lo mismo sucede en su vida personal.  Al interactuar con personas que no tienen en cuenta las emociones de los demás, la persona va olvidando todo progreso que había realizado a nivel socio-emocional, volviendo a sus antiguos comportamientos mientras que se va  desvaneciendo lentamente la decisión del cambio. Cierto día se levantará por la mañana y descubrirá que todo vuelve a ser como siempre, que la luna de miel ha concluido.

De nosotros de depende que esto no suceda.  La motivación y el estado de ánimo de la persona durante el proceso de aprendizaje son aspectos  que debemos tener en cuenta para lograr el éxito de la estabilización de las variables socio-emocionales y de liderazgo.

Sin esfuerzo, motivación o compromiso,  estamos perdidos.

¿Han vivido en su vida el efecto luna de miel? ¿Conocen alguna situación similar que le haya sucedido a alguna persona de su entorno?

7 pensamientos sobre “Formación de competencias emocionales: El efecto “luna de miel”

  1. Pingback: Tweets that mention Formación de competencias emocionales: El efecto “luna de miel” | Inteligencia Emocional -- Topsy.com

  2. Jokin

    El éxito personal, es sencillo, simplemente encontrate a gusto contigo y con los que te rodean, y si es así, tu luna de miel es permante.
    Aprendi mucho contigo y seguire aprendiendo, mi luna de miel es permanente.
    Al menos, es como yo me siento cuando me rodeo de amigos como tú… por eso nuestra luna de miel será permanente.
    Yo lucharé siempre para que el efecto luna de miel, no sea un efecto si no, una ACTITUD.

  3. Blanca Lazcano

    Hola Me parece interesante el concepto de Efecto Luna de Miel, mi opinión es que como todo en la vida es cuestión de VOLUNTADES, depende de la escala vibracional de tu Mundo, para poder convertir tus relaciones en armonicas y premanecer en luna de miel, tu decides tener la razón o ser feliz!

  4. latino2629

    Hola mi nombre es Marco Antonio; me agrada encontrar una pagina donde podamos explorar cada dìa mas de nosotros y llegar a mejorar nuestro conocimiento y nuestro interior.
    por mi parte soy natural de Perú y promotor de una Proyecto Politico denominado, Frente de Concertaciòn, Incluciòn, defensa y Desarrollo de Lima Metropolitana. FRECIDDE – LIMA -METROPOLITANA. freciddelimaperu@hotmail.com
    Asi mismo me agradaria intercambiar comentarios con los Panelistas de este Hermoso tema como es La Inteligenci Emocional.
    mi correo es, latino2629@live.com

  5. 4ever

    estamos en constante movimiento emocional.ni lo elejimos ni optamos por ello pero lo colateral esta ahi y es real.
    es bonito saber la teoria, incluso saber llevarla a la practica pero una luna de miel permanente 24 horas al dia, 365 dias al año? …mmm…dificil lo veo cuando es algo que no depende solo de uno mismo…mejor que una luna de miel prefiero una cierta estabilidad-inestabilidad, va mas de acorde con la realidad que vivimos.

    Gracias por el articulo

  6. Pingback: El fascinante camino de aprendizaje del Liderazgo

Responder a 4ever Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *