Inteligencia emocional

vivimos negando las emociones

la organización del II encuentro de centros educativos innovadores en Madrid abre la puerta a presentaciones tweet, en 140 segundos, en vez de en 140 caracteres, o palabras,

es curioso todo lo que cabe en 140 segundos, mucho más de lo que imaginas,

de hecho yo comienzo con dos preguntas a las personas que asisten al evento, en realidad es una encuesta sobre el estado actual de la cosa, dos preguntas que se desarrollan más o menos como sigue:

De entre las personas asistentes, entiendo que hay madres y padres, os voy a invitar que os mováis un poco, que levantéis la mano, o mejor, que os levantéis del asiento, aquellas personas a las que os gustaría que:

  • vuestro hijo sea miedoso,
  • vuestra hija sea triste,

qué curioso, no se levanta ninguna persona,

y entiendo que de las personas asistentes varias sois profesores o maestras, os voy a invitar a que hagáis el mismo ejercicio, y levantéis la mano, o mejor, os levantéis del asiento, aquellas personas a las que os gustaría tener una clase en la que:

  • la mayoría de las alumnas sean rabiosas, y
  • la mayoría de los alumnos sean orgullosos,

qué curioso, ninguna persona se suma al grupo anterior,

y sigo en la presentación del tweet, tras hacer la prueba del algodón,

es normal, a nuestros abuelos no les enseñaron gran cosa de emociones, ni en su casa ni en el cole, y algo parecido les pasó a nuestros padres y a nuestras madres, en el cole y en casa, ni sus padres ni sus profes sabían,

y algo parecido les ha pasado a las personas de nuestra generación, padres, madres, profesores y maestras, que tenemos un relativo des-conocimiento del mundo emocional, en este entorno que prioriza el pensar y el hacer,

es lógico que nos hablen de regular las emociones, aunque realmente lo que hacemos, en muchos casos, es taparlas, porque no queremos ni oír hablar del miedo, como hemos visto, de la tristeza, como hemos visto, de la ira, como hemos visto,

ni del orgullo…

¿cómo podemos regular algo que no queremos ni ver?, ¿cómo queremos regular algo que negamos?,

y ahí está el tweet en 140 caracteres que encierra este mensaje en 140 segundos, vivimos negando las emociones, qué le vamos a hacer, ¿verdad?

 

   así lo vimos…

y ahora que la audiencia escucha, no se han acabado mis 140 segundos, termino presentando 7 emociones,

un modelo que nos permite comprender los fundamentos de las emociones, el “para qué” positivo del miedo, de la tristeza, de la rabia, sí, porque tienen un motivo de ser en nuestras vidas, un “para qué” positivo,

un modelo en el que integramos las emociones con los fundamentos del buen trato (es importante prevenir el mal trato en el cole y en la sociedad, y el bullying, sí), y con los fundamentos de la atención y de la presencia en nuestras vidas,

porque así como es nuestra atención así es nuestra escucha, y así resulta ser nuestra conversación, quién sabe si compartes nuestra opinión de que necesitamos conversaciones nuevas en el claustro, en clase, en la AMPA y en nuestra casa,

ése es el regalo de 7 emociones, un modelo que integra los fundamentos de nuestro precioso mundo emocional con los fundamentos del buen trato y de la atención, 3 elementos que TRANSforman cualquier comunidad,

también la comunidad educativa, innovadora, aquí presente, de la que formamos parte.

7 emociones es un modelo inspirado por la teoría U, de Otto Scharmer, teoría que promueve la presencia y la emoción desde el tecnológico de Massachusetts (el M.I.T.), y por la teoría del color de Goethe, que nos regala ese maravilloso arco iris, con sus 7 colores,

7 emociones y 7 colores … para empezar.Si estás interesada en la teoría U, una metodología para la innovación social, que promueve conversaciones generativas en los campos de la educación y la salud, en los negocios y en el campo social, puedes acceder a la página web del instituto presencing.

 

si quieres conocer más de 7 emociones, puedes descargar el modelo, creative commons, desde este link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *