Archivo de la categoría: Carnes

Lomo de cerdo adobado casero

“A todo cerdo le llega su San Martin” y estamos en plena época, a muchos marranos les ha llegado su hora y contando con esto podemos hacer multitud de recetas con los productos del cerdo, entre ellos este lomo adobado casero.

 Lomo adobado casero en aceite

 El 11 de noviembre se celebra en muchos lugares de la geografía española la festividad de San Martin, es el día oficial de la matanza del cerdo o txarriboda como se llama aquí en Euskadi. De ahí el dicho “A todo cerdo le llega su San Martín”. Es a partir de ahora cuando comienzan las matanzas y tenemos unos productos de cerdo de calidad listos para consumir, frescos, frescos. También llega el frío por lo que también se convierte en la época ideal para conservar los alimentos, secarlos, adobarlos, orearlos….todo natural, no me digas que no es algo tentador.

 Hace un par de años leí la receta de lomo casero de “webos fritos” y decidí que yo tenía que probarlo, pero nunca encontraba el momento….hasta el invierno pasado.

Fui a comprar a mi carnicería y tenían un cartel donde anunciaban la venta de productos de cerdo caseros y a muy buen precio. Hablé con mi carnicera y le conté lo que quería. No tardó en prepararme dos buenas cintas de lomo y un poquito de costilla, pero buenas de verdad. No os lo penséis, si queréis una buena carne de cerdo en esta época pasaros por cualquiera de las “CARNICERÍA SIERRA” que hay por las Encartaciones, si no sois de la zona venís un sábado, compráis la carne y hacéis una excursión, merece la pena,  juzga tu mismo¡

Para mosaico1

 Hacer este lomo no es nada difícil, son unos procesos muy sencillos, el único inconveniente, por decirlo de alguna manera, es que el proceso dura varios días, pero la recompensa inclina la balanza en su favor:

  • Lomo de calidad 10 en casa durante un año.
  • Adobado natural, nada de conservantes, colorantes…
  • Una vez embotado es calentar y servir, anda que no te apaña cenas rápidas este plato¡
  • Satisfacción personal de haberlo hecho tú mismo.
  • Ahorro final.

 Bien, con esto que te cuento espero que te animes a hacer tu propio lomo casero este año, no te va a defraudar. No lo dejes pasar mucho tiempo, la única condición para esta receta es hacerla en invierno, por dos razones; es cuando mejor materia prima tenemos y necesitamos frío natural durante tres días para mantener el lomo mientras coge los sabores del adobo.

Ingredientes:

  •  Dos medios lomos de cerdo (mejor de hembra y la parte de la cabeza, aunque más fea es más jugosa)
  • 1kg de costillas de cerdo
  • 5 dientes de ajo
  • Una cucharada de pimienta en grano, si no tenéis variada no importa.
  • Una cucharada y media de orégano
  • Una docena de clavo
  • ½ cucharadita de canela
  • 3 cucharaditas de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • Zumo de ½ limón
  • Un poco de agua
  • Una cucharadita de aceite de oliva
  • Sal

*La cantidad de especias es orientativa, podéis quitar y poner al gusto.

Paso a paso elaboración lomo adobado casero

 

Elaboración:

  1.  Con la ayuda de  un mortero machacamos el ajo, con la pimienta, el orégano, el clavo y la canela.
  2. Una vez bien triturado, añadimos el pimentón, el zumo de medio limón, un poco de agua y el aceite de oliva.
  3. Dejamos reposar la mezcla del adobo y vamos cortando el lomo en rodajas de 1.5 cm aprox. pero sin llegar abajo del todo, manteniendo la pieza entera. Las costillas las cortamos en trozos y reservamos tambíen en una fuente.
  4. Salamos bien por los pliegues  y ponemos  en una fuente grande tipo Pyrex.
  5. Con una brocha o el mazo del mortero, lo que nos sea más cómodo, untamos el lomo y las costillas con el adobo. Es importante tener paciencia y pringar bien cada parte de la carne con el adobo.
  6. Tapamos con un film transparente y dejamos secar la carne durante tres días en un sitio bien fresco, cuanto más frío mejor, pero ¡ojo!, mirad bien que no tenga humedad. Es mejor esperar a hacer esta receta en esos días que el frío se mete hasta los huesos. Los que tengáis balcón o terraza, perfecto, un camarote o desván con frío…cualquier sitio es bueno, pero que no tenga humedad. Sino tenéis esta posibilidad, tapad a conciencia la bandeja y lo dejáis en la nevera de casa por tres días.
  7. Pasados los tres días, sacamos el lomo y las costillas adobadas y dejamos una noche oreando. Si os gusta con menos color, quitad pimentón con un papel de cocina, si no lo dejáis tal cual.
  8. Separamos los filetes unos de otros para freírlos.
  9. Freímos en abundante aceite a fuego medio para que se hagan bien por dentro, sin que queden secos.
  10. Metemos en una orza de barro o en un bote de cristal grande, y cubrimos con el aceite de freír.
  11. Cerrar bien y conservar en lugar fresco, aguantará durante un año sin problemas.

*Cuanto mejor sea el aceite más sabrosas quedarán las tajadas.

**Según vayamos acabando el lomo podemos utilizar perfectamente este aceite para hacer un buen potaje, un guiso, un arroz…nos dará un sabor muy especial.

***Para consumirlo simplemente tendremos que sacar las tajadas, quitarles un poco el aceite y pasarlas un poco por la sartén para calentarlas.

****Si no queréis conservarlo en aceite igualmente podéis congelar las tajadas una vez fritas envueltas en film transparente.

 

Vale, ahora que se os han puesto los dientes largos  y habéis comprobado lo fácil que es tener en casa un buen lomo casero espero lo pongáis en práctica y me lo contéis. De verdad que os animo a hacer esta receta. No sabeis la de apuros que te solventa el tener el lomo embotado simplemente pendiente de un calentón. Tienes la cena lista en un periquete o una cena con invitados improvisada. Unos buenos huevos fritos, patatas fritas y unas tajadas de lomo…y se irán mas contentos para casa que si les invitas a un buen besugo¡

Espero ver tus fotos en el facebook de “Lo de siempre como nucna”

 

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Rabo de toro en salsa

Un guiso de rabo de toro, de los de toda la vida, seguimos con ingredientes básicos y esenciales en la cocina y con eso conseguimos un plato de 10 como este que os presento.

Rabo de toro 2

Sabéis que esta Semana Santa viajé a Extremadura, os lo conté en un post desde la propia dehesa que podéis ver aquí. Luego también os mostré las migas del pastor, un plato más que típico de las tierras y extremeñas. Hoy le toca el turno a esta receta de rabo de toro que también tiene su origen en este viaje a Extremadura, aunque en esta ocasión el rabo lo compré en la plaza de abastos de Salamanca donde hicimos una paradita para pasar el último día de vacaciones. No me pude resistir a comprar esta carne, rabo de toro. Aquí por el norte es muy difícil encontrar este tipo de carne, al menos no en las dos carnicerías que frecuento, así que teniendo en Salamanca la oportunidad de comprarlo no lo podía dejara allí.

El guiso en sí es muy parecido al que publiqué de carrilleras de ternera al vino tinto y mermelada de fresa. Sinceramente yo prefiero la forma de las carrilleras pero si le preguntas a mi marido te dirá que se queda con la de hoy, así que como buena si que está os aconsejo que la probéis, no os va a defraudar sea como sea.

En esta ocasión he cocinado rabo pero lo podeis sustituir por unas carrilleras, bien sean de ternera o cerdo, un redondo, zancarrón, …en fin, cualquier cosa que se os ocurra o tengáis a buen precio en la carnicería.

Rabo de toro 3

Ingredientes

  • 1,5 kilos de rabo
  • 2 zanahorias
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • ½ vaso de coñac
  • 1 cucharada de vinagre
  • 2 vasos de vino tinto
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Patatas (opcional)

Elaboración

  1. Limpiamos la grasa que pueda sobrarles a los trozos de rabo.
  2. Cubrimos de aceite el fondo de la olla express, doramos el diente de ajo entero y lo retiramos.
  3. Seguidamente, en ese mismo aceite doramos los trozos de rabo que habremos salpimentado, los sacamos de la cazuela y reservamos. Los trozos de rabo deberéis dorarlos a conciencia, que se doren bien por todos los lados, hasta que queden un poco churruscaditos por su exterior.
  4. En el mismo aceite pochamos las zanahorias y las cebollas cortadas en trozos no demasiado pequeños, no necesitamos matarnos con ese trabajo, luego pasaremos la salsa. En lo que sí debemos de invertir tiempo es en este rehogado, necesitamos que las verduras se doren bien.
  5. Cuando las verduras estén bien doradas incorporamos los trozos de rabo a la cazuela y cocinamos todo junto un par de minutos.
  6. Bajamos el fuego hasta la mitad y agregamos el coñac removiendo constantemente durante un par de minutos hasta que se evapora el alcohol.
  7. Seguidamente hay que añadirle la cucharada de vinagre y los dos vasos de vino. Si habéis añadido más rabo que el kilo y medio deberéis añadir también más vino, éste ultimo debe de cubrir la carne, no sobrepasarla, sino cubrirla.
  8. Cerramos la olla y dejamos cocer durante aproximadamente, 50 minutos, eso según lo que necesitéis con vuestra olla, igual que los hornos cada una es un mundo.
  9. Pasados los minutos de cocción dejar que la olla por si sola expulse todo el aire, una vez lo haya hecho abrirla y retirar los trozos de carne a un plato.
  10. Pasamos la salsa por el pasapurés o por la batidora, de la manera que os parezca más cómoda o como más os guste la textura de las salsas, en mi caso y básicamente por comodidad lo pasé por la batidora.
  11. Volver a introducir la carne en la olla y cocinar un par de minutos todo junto. Mantendremos la cazuela a fuego bajo hasta obtener el espesor deseado de la salsa
  12. Si queréis añadir patatas al guiso este es el momento. Pela y corta dos patatas en gajos grandes y fríelos en una sartén a fuego fuerte. Una vez fritos incorpóralas a la cazuela.
  13. Este guiso, como casi todos, está más sabroso de un día para otro. Dejar enfriar, guardar en la nevera y al día siguiente calentar y servir. También se puede comer en el mismo momento de ser cocinado, aunque es conveniente dejarlo reposar al menos un par de horas.

Rabo de toro 4

Esta receta no tiene mayor secreto. Es muy fácil, la olla y la batidora lo hacen todo, no necesita invertir tiempo en cortar verduras ni tan siquiera estar pendiente de ellas. Simplemente deberéis de invertir tiempo en el rehogado tanto de la carne como de la verdura, os digo lo mismo que os explicaba en la crema de zanahoria de hace unos meses. No escatiméis tiempo en el rehogado, notarás mucho la diferencia en el plato de un rehogado mediocre a un rehogado en condiciones.

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Carrilleras de ternera con vino tinto y fresa

Carrilleras de ternera con vino tinto y fresa hummm…, se me hace la boca agua solo de pensarlo. Este es un plato exquisito,  muy fácil de hacer, con unos ingredientes  básicos y que nos puede hacer quedar como reyes en la mesa, ya me lo contareis si lo probáis.

En el menú de esta semana veréis que el sábado para comer hay carrilleras como plato único.

Carrilleras de ternera

Se acaba enero, habrá a quien se le halla hecho eterno y otros que piensen que antes de ayer nos estábamos comiendo las uvas, pero lo mejor de todo es que se acaba y nos trae un regalito, ya tenemos ganadora del concurso de 40€ en servicios estéticos en el centro Pi 360 grados.

 Pi 40 EUROS

¡!La ganadora es KATHY CARBAJO, espero que lo disfrutes¡¡

Para los que no habéis ganado os tendréis que conformar con la receta de hoy, verdaderamente es un regalo. Esta forma de guisar las carrilleras es un triunfo seguro. Si o si, siempre salen bien, es una apuesta fácil, no necesitas muchos ingredientes y los pocos que lleva son básicos, tienen un sabor muy peculiar pero a la vez nada raro, aún no me he topado con nadie que no le hallan encantado, digo encantado no gustado,  y como los buenos guisos están mejor de un día para otro, así que es una opción estupenda para dejar a nuestros invitados con la boca abierta sin necesidad de volvernos locos el día de la comida, es mejor hacerlas un jueves si las vamos a comer un sábado y guardarlas en la nevera.

Ingredientes (4 personas)

  • 2kg de carrilleras de ternera
  • Harina
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1puerro
  • 1l de vino tinto
  • 2 cucharadas colmadas de mermelada de fresa (opcional pero recomendado)
  • Aceite
  • Sal
  • Azúcar

carrilleras vino tinto

Elaboración

  1. Limpiamos bien de gordos y nervios las carrilleras y troceamos en tacos aproximados de 3cm. Hay quien cocina las carrilleras enteras y luego las filetea una vez cocinadas, eso a gustos. Salamos y enharinamos un poco la carne. No mucho harina, lo justo para que blanquee la carne.
  2. Cubrimos el fondo de la olla Express con aceite de oliva y freímos las carrilleras a fuego fuerte hasta dorarlas. Con esto conseguiremos sellar los poros de la carne y que conserve sus jugos durante la cocción.
  3. Reservamos los trozos de carne y en ese mismo aceite rehogamos la verdura, que habremos troceado previamente en trozos no muy pequeños, no hace falta que nos matemos con esta labor porque luego lo pasaremos por la batidora.
  4. Una vez que tengamos la verdura rehogada incorporamos la carne, la mermelada de fresa y el vino tinto hasta que cubra los trozos de carne y dejamos hervir unos minutos con la olla abierta para que se evapore el alcohol.
  5. Cerramos la olla y lo dejamos cocinando durante 1h y 20 minutos desde que suba el pitorro de la olla.
  6. Pasado ese tiempo abrimos la olla, dejamos templar un poco y sacamos los trozos de carne a una cazuela amplia y baja. ¡ojo¡, la carne está tan tierna que tiende a romperse, cogerlos con cuidado de la cazuela, si vemos que en nuestro caso la carne aún sigue tiesa cerramos la olla y cocinamos 10 minutos más, así hasta conseguir la textura deseada de la carne.
  7. Con la carne fuera pasamos con la batidora la salsa, se nos quedará con un color marrón clarito nada agradable.
  8. Para darle a la salsa ese color tostado pondremos en una sartén una cucharada de azúcar bien colmada, lo ponemos en el fuego y cuando empiece a derretirse y formarse caramelo cortamos la cocción con una cucharada de la salsa de las carrilleras, removemos  y volcamos sobre la salsa de la olla.
  9. Removemos bien para juntar todo y comprobamos como rápidamente la salsa oscurece y adopta un color mucho más apetecible.
  10. Una vez que ya tenemos la salsa lista, la volcamos sobre las carrilleras y llevamos al fuego para conseguir una salsa bien ligada y espesa, unos 15 minutos aproximadamente.
  11. Comprobamos de sal, dejamos enfriar y guardamos en la nevera hasta el día siguiente…o el siguiente, que estará mucho más sabroso.

Carrilleras

En mi caso como acompañamiento hice una especie de milhojas de calabacín y berenjena con un copete de champiñón y  puré de patata, esto ya es a gustos. Con el puré de patata este plato casa perfectamente, también con una guarnición de champiñones….o solas directamente, lo que más os guste y os apetezca.

Si nunca habéis cocinado carrilleras comprobareis que es una carne que merma mucho, ya veis que he contabilizado 2kg de carne para 4 personas, como mucho 5, no más y no penséis que estoy siendo exagerada. Si queréis cocinar para más personas tendréis que doblar la cantidad de vino, según el volumen de la carne, lo justo para que la cubra en la cacerola.

Sobre el vino deciros que lógicamente un buen vino ayuda pero que tampoco es necesario utilizar un reserva, con un vino mediocre nos salen bien buenas también.

A pesar de lo larga de la explicación de verdad os digo que es una receta facilísima y que no da tanto trabajo como en un principio pueda parecer. Daros cuenta que no  necesitamos cortar la verdura en pequeñito, durante la hora y media más o menos que está en la olla podemos hacer lo que nos plazca,  y luego ni tan siquiera hay que pasar la salsa por el pasapurés, solamente la batidora, es realmente fácil y sencilla¡

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Costillas asadas a la barbacoa

Ya está aquí el finde¡, después de todo la semana pa´lante y pa´trás, por fin ha llegado. Es entonces cuando empezamos a preocuparnos más por nosotros mismos y no tanto por el trabajo y la rutina. Nos apetece hacer planes con amigos, dedicarnos un tiempo a nosotros, cenar algo especial el viernes….
Creo que no voy muy desencaminada si digo que para esa cena especial de viernes o sábado lo que más suele apetecer es “comida basura”, en fin, pizzas, hamburguesas, kebab….en este caso nos vamos a poner un poco americanos y vamos a cocinar unas costillas a la barbacoa, aunque desde ahora os adelanto que de comida basura tienen muy poco….estan de muerte y como siempre suuuper facil¡¡
Poco a poco os iré mostrando como podemos hacer “comida basura” de 1ª división¡¡ seguro que entonces si que estaremos pensando en la cena del viernes desde el sábado, jeje.

No hace mucho había un anuncio en la tv de una cadena de comida americana donde promocionaban sus costillas a la barbacoa. Cada vez que salía ese anuncio mi salón se inundaba de baba de un carnívoro de pro que tengo en casa, así que decidí poner solución a eso y hacer mis propias costillas. Busqué por la red y me encontré con la receta de estas costillas en el blog “El ágora de los ángeles” así que me puse manos a la obra y vaya descubrimiento, están buenas de verdad¡¡ Asi las hago yo:

INGREDIENTES:

  • 1 y 1/2 Kg de costilla de cerdo
  • Sal

PARA LA SALSA BARBACOA:

  • 100 gr de Ketchup
  • 5 gr de sal
  • 25 gr de azucar
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 pizca de clavo molido
  • 3 cucharadas de vinagre
  • 150 ml de agua
  • 10 gr de salsa de soja
  • 1 cucharadita rasa de maizena

ELABORACIÓN:

  1. Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y turbo.
  2. Echamos todos los ingredientes de la salsa barbacoa en un cazo y lo ponemos a fuego medio sin dejar de remover hasta que hierva. Una vez que hierva bajamos el fuego al mínimo y lo mantenemos un par de minutos. 
  3. Mientras tanto salamos las costillas y las colocamos en una bandeja de horno.
  4. Cuando la salsa ya esté lista con una brocha pincelamos las costillas por la parte de arrriba y las metemos al horno, 1/2 hora a 180ºC.
  5. Pasada la media hora damos la vuelta a las costillas, pincelamos por la otra parte y al horno 1/2 hora a 180ºC
  6. Volvemos a pincelar las costillas con salsa y bajamos el horno a 150º, lo dejamos otra media hora.
  7. Damos la vuelta a las costillas y volvemos a pincelar, dejamos en el horno otros 45 minutos más o menos, pincelando cada 20 minutos aproximadamente.
  8. En total son unas 2 horas y media en el horno, pincelando regularmente. Ese es todo el trabajo que tienen, mientras tanto puedes aprovechar tu tiempo en otras cosas. 



















Esta forma de cocinarlas a baja temperatura y por largo tiempo hacen que estas costillas estén tiernas de verdad, la carne se separa del hueso con solo mirarla y aunque de aspecto parecen algo quemadas no es así. La costilla no está quemada sino la salsa que se tuesta demasiado y queda un poco negra pero si las hacéis ya me contareis la sensación de morder ese trocito churruscao….lo mejor de la costilla¡¡
En este caso las he acompañado de unas patatas torbellino con unas chips….como crujen… toda una delicia¡

DIFERENTES OPCIONES:

No tienes todos los ingredientes para la salsa. No pasa nada, puedes omitir alguno de ellos (cebolla, ajo, soja, clavo…). Supongo que podrás variar ketchup por tomate pero no sé el resultado, nunca lo he hecho.

No quieres hacer la salsa y compras una salsa barbacoa ya hecha. El resultado puede ser bueno, pero no espectacular.

No tienes dos horas y media para hornearlas. Sube el horno a 210ºC y tenlas una hora y media, así reduces el tiempo y estarán buenas pero no tan tiernas. Otra opción es meterlas en la olla express con un poco de agua y las cueces durante 15 minutos mientras calientas el horno a 200ºC. Las mantienes pincelando regularmente por 1hora más o menos.

Como ves no hay excusas para no probarlas son realmente fáciles, si te animas a probarlas una vez seguro, seguro, seguro que repites, no me cabe la menor duda.

Pruébalo y ya me contarás,
¡On egin!