Inteligencia emocional

Regulación Emocional: oda al vacío.

Por Igor Fernandez

Variante Ovoide de la Desocupación de la Esfera, Jorge Oteiza. Bilbao.Regulación emocional, manejo del estrés, formación en competencias emocionales… Los esquemas de conocimiento a los que estamos acostumbrados se refieren a la incorporación de técnicas, estrategias, fórmulas, trucos, con los que manejar las emociones que nos asaltan, nos manejan y desvían por derroteros indeseados. En las sociedades en las que vivimos, en el mundo occidental por lo menos, el desarrollo personal parece no tener fin en cuanto a adquirir nuevas formas de resolver viejos problemas. La información está por todas partes y al alcance de quienquiera que desee conocer, descargar, utilizar, completar el conocimiento.

Se dice que el saber no ocupa lugar, y sin embargo, desde otras perspectivas sobre el entendimiento del ser humano, otros paradigmas, el vacío es necesario para que la energía interior pueda fluir. Sé que esto puede sonar un tanto místico, espiritual, desconocido y alejado del modelo científico, sin embargo es perfectamente reconocible si lo ponemos en otras palabras. La sensación familiar que tenemos cuando por fin optamos en una de esas disyuntivas tan difíciles de resolver en un momento determinado, cuando nos deshacemos de trabajos opresivos, relaciones insanas o actitudes que nos tienen como “presos” en una situación. Esa sensación de estar vivos de nuevo es fiel reflejo de cómo nos “desbloqueamos”, como si se levantara un dique que frenaba el fluir natural de un río.

  

En cuanto a nuestras emociones y su regulación existe un concepto que bien puede provenir de un enfoque oriental: el no apego. No quiero ahondar mucho en este término porque para mí mismo es bastante desconocido, aunque no extraño; sin embargo tiene sentido cuando pensamos en esas situaciones en las que rumiamos hasta destrozar relaciones, o nos aferramos a creencias obsoletas, viejas rencillas, expectativas irreales o los “debo”, aunque no quiera.

Quizá la decisión de deshacernos de lo sobrante, de forma consciente, dejando espacio libre a lo que tenga que venir, sea el primer paso indispensable para vivir y disfrutar de nuestras emociones de forma espontánea.

Y sin embargo es tan difícil..¿por qué nos aferramos incluso a lo que no nos sirve?

 

3 pensamientos sobre “Regulación Emocional: oda al vacío.

  1. Gotzon

    ¿por comodidad?
    ¿por miedo?
    ¿porque es lo que hace todo el mundo?

    …por costumbre, y también porque no lo tenemos tan claro ¿no?

  2. Dagoberto Trujillo Montilla

    Simplemente porque ese es uno de los “efectos” provenientes de nuestra propia constitución neurobiológica. El instinto (engramas de circuitos nerviosos que propenden por nuestra supervivencia) y el ego (facultades inteligentes de adaptación individual generadas durante la evolución de nuestro instinto) nos predispone a obrar automáticamente bajo esas tendencias básicas si no hacemos algo al respecto. El poder comprender estos mecanismos, generando a su vez capacidad efectiva de modulación basada en los propios recursos y principios de nuestra misma constitución, nos posibilita la liberación de las mismas. A eso se le llama desarrollo de interioridad humana (desarrollo de metafacultades humanas o Desarrollo Humano) algo que no es fácil, y por lo tanto, tampoco para cualquiera, aunque se trate de alguien muy inteligente racionalmente o que cuente con recursos monetarios suficientes (… sobran en las empresas!)

  3. Ígor-Autor

    los instintos, los mecanismos de adaptación, creados a edades muy tempranas, son algunos de los elementos que influyen sin duda en nuestra conducta. Quizá más allá de las implicaciones biológicas, como bien apuntas, Dagoberto, hay otras influencias que son sociales, que se aprenden en relación con otros a lo largo de la vida, quizá con decisiones más o menos conscientes y que se utilizan más adelante sirvan o no. ¿quizá nos genera la ilusión de control?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *