Inteligencia emocional

Sentidos y sentimientos

A la hora de hablar de emociones y sentimientos consideramos que es de vital importancia saber cómo se producen, cómo se generan, para de esa manera poder gestionarlas mejor, desarrollar nuestra inteligencia emocional. Por ello, queremos presentar una clasificación de los sentidos y su relación con la neurobiología de las emociones.

Cuando sentimos emociones percibimos estados corporales. Para ello interviene el sistema somatosensorial que se convierte en un sustrato fundamental de los sentimientos y, en concreto, la ínsula está implicada de manera muy significativa en la apreciación del conjunto.

Pero para entender mejor esto, es conveniente especificar cuáles son los tipos de señales sensoriales que recibe el cerebro. Para ello, debemos destacar el sentido introceptivo, el sistema sensorial que nos informa del sentido del interior del cuerpo. Este es un sistema que se diferencia del extroceptivo, que es el que normalmente tenemos en cuenta, ya que correlaciona con los sentidos clásicos: vista, oído, olfato, gusto y tacto

Las señales que recibe el cerebro son de dos tipos y provienen de medios diferentes: el medio interno (señales introceptivas) y el externo (señales extroceptivas). Estas señales siguen dos rutas diferentes:

  • HUMORAL: sustancias químicas que trasporta el torrente sanguíneo (medio interno) – introceptivas.
  • NEURAL: señales electroquímicas que transcurren por rutas neurales (medio interno y externo). Por estas rutas transcurren las señales de los dos medios.
  • Medio interno: incluye dolor y temperatura, información de las vísceras, de los músculos estriados y del sistema vestibular – introceptivas.
  • Medio externo: incluye el contacto mecánico (tacto), el contacto químico (olfato y oído) y telesentido (vista y oído) – extroceptivas.

En cuanto a su clasificación ente señales introceptivas y extroceptivas diríamos que las primeras corresponden al medio interno y las segundas al medio externo.

También debemos recordar que las emociones son principalmente modificaciones del mundo interno y por lo tanto los sentimientos de emoción provienen más de las señales introceptivas que las extroceptivas.

La ruta que siguen estas señales hasta llegar al cerebro parte de los nervios periféricos que llegan a la cuerda espinal o médula espinal, pasan al tallo encefálico, hipotálamo, tálamo y corteza cerebral. En la corteza cerebral no terminan como se pensaba antes el la corteza somatosensorial sino que terminan en la corteza insular que es aquella cuyos patrones de actividad son modificados cuanto sentimos emociones.

Con todo esto, Damasio concluye que las regiones somatosensoriales constituyen el sustrato fundamental de los sentimiento y sensaciones, siendo la corteza insular la región esencial del conjunto.

Nuestras preguntas es la siguientes…

¿Has descubierto algún sentido que no tenían en cuenta antes?
¿Les sorprende la importancia del estado del cuerpo en la generación de emociones?
¿Sienten su cuerpo o creen que sienten solamente lo que proviene del exterior del mismo?

Fuente:
DAMASIO, Antonio (2005): En busca de Spinoza. Neurobiología de la emoción y los sentimientos, Crítica, Barcelona, pp. 104-108.

3 pensamientos sobre “Sentidos y sentimientos

  1. Arantza Echaniz

    A mí una cosa que me llama mucho la atención es cómo cada persona situa las distintas emociones en algún órgano, y no todos coincidimos. Hay quien el dolor y la tristeza lo sitúan en el estómago y otros en el corazón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *