Inteligencia emocional

El pensamiento y la energía.

¡Los pensamientos son las manos del alma que modelan la vida del hombre!

Dr. Ángel Escudero

Hace algunos días oí hablar por primera vez del Dr. Ángel Escudero. Es un médico y cirujano español que ha ejercido gran parte de su carrera profesional en Valencia. Es el creador de una escuela humanística, dentro de la Medicina, a la que llamó Noesiología (ciencia que estudia los efectos del pensamiento en la vida) y de ella se deriva la Noesiterapia (curación por el pensamiento).

Cada pensamiento produce, según la experiencia del Dr. Escudero, una  Respuesta Biológica Global Armónica que puede ser positiva o negativa. La Respuesta Biológica Negativa (RBN) va acompañada de predominio simpático originado por el incremento en la producción de adrenalina, mientras que La Respuesta Biológica Positiva (RBP) va acompañada de un predominio vagal de tipo muscarínico, capaz de producir cambios muy positivos en la salud y en la vida humana. Conocer estos principios y entrenarse en la RBP puede ayudar a mejorar la calidad de vida y es aplicable en amplios campos de la medicina y de la vida en general.

Me ha hablado del Dr. Escudero mi osteópata porque ha hecho un curso con él para aprender técnicas para controlar el dolor a través del pensamiento. Yo suelo tener muchos dolores en la boca y la cabeza por apretar los dientes, sobre todo mientras duermo. Cuando estoy nerviosa o estresada los sufro mucho más. Cuando voy al osteópata me suele trabajar ese problema masajeando fuertemente la cabeza y presionando alguno puntos, lo cual es muy doloroso. Hemos probado una sencilla técnica que voy a explicar a continuación.

 Hay dos premisas básicas:

  • Hay que ‘creérselo’, porque no podemos engañar a nuestro propio pensamiento.
  • Hay que mantener saliva fluida y constante en la boca, porque ayuda a relajar el sistema simpático; como ha dicho él “cuando estamos relajados se nos ‘cae la baba’; sin embargo, cuando estamos tensos se nos seca la boca”.

Sin olvidar las dos premisas debemos repetirnos a nosotros mismo aquello que necesitamos, utilizando la siguiente fórmula: “Necesito …(XXX)… sin límite y que cada vez me sea más fácil conseguirlo”. Es importante utilizar la fórmula en positivo. No se puede mencionar aquello que queremos evitar. Por ejemplo, no valdría decir “Necesito no tener dolor…”. Mencionar “dolor” hace que nuestro pensamiento y nuestra energía se dirijan hacia él. En concreto, yo he utilizado la fórmula “Necesito analgesia psicológica en la cabeza sin límite y que cada vez me sea más fácil conseguirla” porque lo que necesitaba era no sentir dolor mientras él me masajeaba la cabeza. A mí me ha funcionado. He sentido mucho menos dolor que en otras ocasiones. Me ha comentado que con la práctica resulta más fácil, que al principio hay que poner mucha atención, pero que cada vez resulta más sencillo. Voy a probarlo cuando me despierte y no consiga conciliar el sueño, antes de empezar una charla o cuando mis hijos me alteren.

Creo que es interesante desarrollar estos pensamientos positivos. Además, soy una convencida de la fuerza del Efecto Pigmalión (profecías que se autocumplen, ya sea en positivo o en negativo). Y como ha dicho mi osteópata: “La energía sigue al pensamiento”.

¿Qué le parece? ¿Está dispuesto a desarrollar pensamientos positivos?

6 pensamientos sobre “El pensamiento y la energía.

  1. Edu J.

    Muchas gracias Arantza por compartir esta técnica con nosotros. Seguro que nos será de gran ayuda en los momentos díficiles que tengamos que abordar a diario. ¡Un abrazo enorme!

  2. Rosalia

    En estos últimos años he comprendido la sabiduría de mi madre cuando nos decía que no dejáramos pasar por la mente ningún pensamiento ” malo”, que eso enfermaba. Me ha gustado,Arantza, que hayas comentado tu experiencia en el tratamiento del dolor, pues a veces no es creíble cuando se trata de otros ámbitos. La mayoría de las veces no somos conscientes de la energía que poseemos.

  3. Maria Martín

    Gracias Arantza por tu artículo “EL
    PENSAMIENTO Y LA ENERGIA”.
    Tengo pensado hacer el curso del Doctor Escudero para mejorar mis
    “saludes” (física , mental y espiritual , que son todas una ) y
    aprender a utilizar la desconoci-
    da , hasta ahora , capacidad de nuestro pensamiento para llevar a realidad la frase del Dr. Escudero: “Los Pensamientos son las manos del alma que modelan la vida del hobre” .
    Yo, tambien como tú , he podido comprobar en mi El Efecto Pigmalión ; solo que en su aspecto negativo por la carga de miedos “inconscientes” que me han torpedeado : Estoy muy contenta porque tu testimonio me sirve de aliciente.
    Un cordial saludo

  4. Ricardo García

    Hola Arantza. Muy interesante.
    Estoy de acuerdo con el concepto de que nuestros pensamientos – incluidas nuestras creencias más profundas – tienen influencia en nuestro comportamiento y en los procesos de nuestro organismo. Nuestros pensamientos generan emociones, que son respuestas de nuestro organismo a los estimulos externos e internos. Sentimos las emociones porque nuestro sistema nervioso (las glandulas) genera hormonas y otras sustancias químicas.
    Te recomiendo que leas “tu puedes sanar tu vida”, de Louise L. Hay. Tiene unos conceptos muy padres y trabaja con afirmaciones (positivas, en presente, dichas con firmeza y emoción).

    Saludos desde Coatza, Mexico.

  5. Pingback: Nuevas palabras de liderazgo para la empresa | Rogelio Fernández Ortea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *