Inteligencia emocional

Un paseo por la Viena freudiana

Hace unos meses tuve la oportunidad de volver a Viena. En esta ocasión, el motivo fue una reunión de VIRTUS http://virtus-project.eu/es/ proyecto europeo que nos ha permitido crear en cooperación un Centro Virtual de Formación Profesional en Emprendimiento Social, Turismo y Servicios de Hospedaje.

Sin demasiado tiempo para disfrutar de la ciudad, se imponía una decisión rápida. Demasiadas opciones. Necesitaba “un pequeño empujón”. ¿El palacio de Schonbrunn? ¿Recordar a Francisco José y Sisí escuchando al espíritu del pequeño Mozart interpretar sus piezas? ¿La Musikverein y su eterno concierto de Año Nuevo?

Acabé en el 19 de Berggasse Strasse, donde se encuentra la casa que habitó Sigmund junto con su familia entre 1891 y 1938, donde instaló su gabinete, y nació el psicoanálisis. Museo en la actualidad. Un comentario crítico leído por ahí (“interesante pero no imprescindible”) avivó mi curiosidad y me acabó por convencer.

Como ya anticipara otro vienés, Stefan Zweig (“La curación por el espíritu”) Freud es un personaje imprescindible para interpretar el SXX y la actualidad. Junto con Copérnico (la tierra no es el centro del universo) y Darwin (de “divinos” a “animales”), acabó de apuntillar el orgullo y narcisismo humano: no somos ni tan dueños de nosotros mismos, ni tan racionales, ni tan divinos …

Este verano leí algunos de sus textos, correspondencia, artículos … y pude “revivir” parte del itinerario vital y científico del Doctor Freud. (“La hipnosis: textos 1886-1893” Ed. Ariel). Sus veladas con Breuer, y su noviazgo con Martha; la historia de Bertha que parece hipnotizarse a sí misma y sus acertados comentarios sobre la talking cure (cura a través del habla) y chimney sweeping (deshollinar la chimenea). Narraciones y conversaciones depurativas para el alma.

El joven Freud que quiere convertirse en Médico de los Nervios. Su aprendizaje con Charcot, el “Napoleón de las neurosis” en el Hospital de la Salpetriere; el laboratorio de la hipnosis, el eje Paris-Viena y la maldición de los Gomperz como familia neuropática -la gomperzitis-.

Su colaboración en Nancy con Bernheim, la sugestión y sus aplicaciones terapeúticas … El nacimiento del psicoanálisis en la búsqueda de los traumas infantiles en la memoria de Anna Von Lieben. El esfuerzo de la represión que provoca el estado histérico, la división de la conciencia. Cuanto más queremos ignorar, borrar, olvidar una idea desagradable, más se convierte esa idea en autónoma, más se escapa a la voluntad consciente y se traduce en movimientos y sensaciones incontrolables. El psicoanálisis como “hipnosis en estado de vigilia”

Una lectura tan interesante como intensa. Desde el desacuerdo.

Me llevo algunas perlas de este compendio de textos traducidos y publicados un siglo después de su nacimiento. Déjame compartir contigo estas dos.

“Confío en que mantengas tu espíritu escéptico y que no te olvides de que maravilloso es una exclamación de ignorancia y no el reconocimiento de un milagro

“Un fenómeno no puede explicarse por sí mismo. Es como si en la Santa Adivinanza,  San Cristobal llevara al niño Jesús y éste lleva al mundo ¿Dónde ponía lo pies San Cristobal?”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *