Inteligencia emocional

Mendizale Eguna. Elkartasunean Mendia Bide

Afirmaba Gioconda Belli que “La solidaridad es la ternura de los pueblos” ¡Qué gran verdad! ¡Cuantas veces la he escuchado en boca de los Celtas Cortos.!

El viernes 4 de mayo se volvió a hacer realidad. La gente del Mendizale Eguna lo organizó en el Txoko Eutsuna donde más de 20 personas vivimos por un tiempo en baltí. Akhon Ishaq con sus confidencias, sus lecciones de vida y sus guisos lo hizo posible. Juanlu nos convocó: sus colegas engrandecen su figura recordándole año tras año desde hace catorce, su última cumbre.

Lo hicimos de otra manera. Akhon nos acercó Karakorum a Patxi Bengoa y Etxebarri se hizo Etxebaltí. A ocho mil kilómetros de distancia de la tierra de los ochomiles. Entre fogones, rompimos la barrera de la distancia y superamos “males de altura”. Disfrutamos de otras miradas sobre otras realidades, chapoteando entre chapati y gestos de ternura, entre solidaridad y arroz, aderezados con especias y cariño. Compartiendo relatos. Escuchando vivencias baltíes. Experiencias en primera persona entre grandes montañas en una tierra gigantes.

Hablamos de ascensiones en precario, y de la vida del porteador al servicio de expediciones -a veces- sin escrúpulos. De glaciares y de mitos ochomilescos. De relatos que dulcifican una realidad a veces cruel, y otras dramática. De peregrinar todos los días por más de una hora hasta escuelas sin profesorado en la esperanza de tener algún día clase. De lo que significa terminar la escolaridad sin saber escribir tu nombre. De lo difícil que es ser mujer donde serlo significa menor esperanza de vida, menos oportunidades de aprender, abandono escolar y matrimonio temprano.

Compartimos anécdotas y emociones mientras amasábamos harina de trigo. De la incredulidad general cuando se construyó la tubería que llevaría agua potable, por fin, a las casas de un Valle a 3.000m sobre el nivel del mar. “No les creáis -decían algunos-. Os quieren engañar. El río siempre ha bajado el agua desde la montaña. ¿Cuándo has visto que la suba?” De las ventajas de disponer de agua potable. Y de la pérdida de un espacio de libertad y confidencias para las mujeres como era la recogida de agua.

De la alegría primaveral porque las manos de las niñas y niños vuelven a su ser abandonando la roja hinchazón producto del frío invernal.

De valores de la montaña. De no abandonar a su suerte a quien te necesita, a pesar del instinto de supervivencia. Del dolor de perder amigos. De optimismo respecto al futuro, de fortalezas presentes, de la capacidad de sobreponerse.

Sobre la educación como palanca para el cambio y del cambio de la educación para transformar la sociedad. Sobre el empoderamiento de las mujeres del Valle.

Más tarde, ya entre arroces y pollo, nos asombramos con el 8 de marzo, cuando las mujeres del Valle se unieron a la movilización feminista global, celebrando por primera vez en su historia el día internacional de la mujer.

Y de la creación de la Asociación de Mujeres del Valle como instrumento para reivindicar sus derechos. Nos alegramos con las mujeres baltíes que comienzan a ocupar espacios e incorporarse a la vida pública

Mendizale Eguna. Sentitu Pentsatu Ekin. En la cabeza. Y en laspiernas. Para escalar. Y en las manos para luchar. Y en el corazón. La ternura de los pueblos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *