Inteligencia emocional

Hoy vengo a despedirme

Queridos amigos, queridas amigas, hoy vengo al blog a despedirme, sí, después de no sé cuántos años y líneas escritas, creo que ha llegado el momento de dejar este espacio y de compartir reflexiones y escrituras, así lo siento. Siento que tengo que liberarme de algunas responsabilidades y compromisos.

Quiero mostraros mi infinito agradecimiento a todos y todas quienes habéis pasado por este extraordinario Blog. A quienes le distéis vida, a quienes habéis tomado la responsabilidad de mantener y de organizar su programación, a quienes me invitasteis a escribir en él, a quienes habéis dejado escritas fantásticas reflexiones y enseñanzas, a quienes ya no lo hacéis y a quienes seguís, a quienes pasáis por él a diario y leéis y compartís vuestras reflexiones.

Para mí es un honor y un orgullo haber compartido mi escritura con las vuestras, he disfrutado mucho haciéndolo. Pero a todos nos llega la hora de despedirnos y emprender nuevas aventuras, nuevos viajes. Me causa mucha pena esta despedida, pero todo tiene un comienzo y un final, pienso que no debemos aferrarnos en exceso a nada, a las “cositas de la vida”, porque todo cambia.

Lo dejó escrito y cantado Mercedes Sosa :

“cambia, todo cambia,

cambia el modo de pensar,

que yo cambie no es extraño,

cambia el rumbo el caminante, aunque eso le cause daño,

pero no cambia mi amor por muy lejos que me encuentre,

ni el recuerdo ni el dolor de mi pueblo y de mi gente…”

Mi vida ha cambiado, mi rumbo, mis prioridades, compromisos, aventuras y focos de atención también, por eso creo que ha llegado la hora de finalizar esta actividad, pero en mis nuevas aventuras, nuevos caminos y montañas que recorra nunca me olvidaré de vosotros y vosotras, ni de seguir leyendo las páginas de este blog, ni de lo que os quiero.

He pensado que una manera bonita de despedirme es mediante una preciosa metáfora, con el maravilloso poema de Magdalena Sánchez, Instrucciones a mis hijos, yo lo retitulo: Instrucciones a mis amigos y amigas.

Como dice Magdalena, con ello os invito a aplicarlo, aprovecharlo, aprender y enseñar a los demás para que este mundo sea un poquito mejor. Este poema ofrece instrucciones para una vida de autenticidad, de fortaleza, de perseverancia, y superación de los miedos.

Son instrucciones para luchar por vuestros sueños, que también es cierto que, a veces, no se cumplen, sí, la vida también está llena de sueños rotos, pero siempre hay que intentarlo y hacer frente a aquellos que os quieran impedirlo, sin romper los puentes.

Ser humildes, vivir y mostrar agradecimiento, respetar a los demás porque todo el mundo tiene motivos para hacer lo que hace;

Jamás un conato de daros la vuelta

Jamás una huida, por muchos que sean

Jamás ningún miedo, y si acaso os diera,

Jamás os lo noten, que no se den cuenta

Jamás un “me rindo”, si no tenéis fuerzas

Aunque fuese a gatas, llegad a la meta

Que nadie os acuse… ¡miradme a la cara!

Que nadie os acuse de dejar a medias un sueño imposible…

(Si es que los hubiera)

Yo no los conozco,

Y mira que llevo yo sueños a cuestas

Jamás, y os lo digo como una sentencia, ¡miradme a la cara!

Jamás en la vida paséis por el lado de cualquier persona sin una sonrisa

No hay nadie en el mundo que no la merezca

Hacedle la vida más fácil, ¡miradme!

A cada ser vivo que habite la tierra

Jamás se os olvide que en el mundo hay guerra

Por pasar de largo sin gloria ni pena delante de un hombre

Y no preguntarnos qué sueño le inquieta

Qué historia le empuja,

Qué pena lo envuelve,

Qué miedo le para,

Qué madre lo tuvo,

Qué abrazo le falta,

Qué rabia le ronda,

Qué envidia lo apresa…

Jamás, y los digo faltándome fuerzas,

Si el mundo se para,

Os quedéis sentados viendo la manera de que otro lo empuje

Remangaos el alma,

Sed palanca y rueda,

Tirad de la vida vuestra y de quien sea,

Que os falte camino,

Perded la pelea contra los enanos

No sed los primeros,

Que os ganen los hombres que no tienen piernas

No sabedlo todo,

Dejad que contesten los que menos sepan

Las manos bien grandes,

Las puertas abiertas,

Anchos los abrazos, fuera las fronteras

Hablad un idioma claro, que se entienda

Si estrecháis la mano, hacedlo con fuerza

Mirando a los ojos,

Dejando una huella

Prestad vuestra vida,

Regaladla entera

Que a nadie le falte ni una gota de ella

¡Cantad!

Que cantando la vida es más bella

Y jamás, os hablo desde donde nazca

El último soplo de vida que tenga,

Jamás una huida,

Por muchos que sean…

Hacer todo aquello que os conmueve, que os emociona, cantad, ser felices, vivir infinitas aventuras y buscad la belleza.

La vuestra ya trasciende a través de vuestras palabras escritas en este blog, me despido honrado de haber escrito a vuestro lado, satisfecho y orgulloso por vuestra generosidad, confianza y enseñanza, hasta pronto….

Que la vida os dé salud y aventuras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *