Inteligencia emocional

LA TRIADA AME

Cuando hablamos de las emociones, todo el mundo sabe a que nos referimos, que están presentes en todos los ámbitos de la vida, tanto profesionales como personales que su influencia es grande y poderosa, pero en mi experiencia profesional me encuentro muchas veces que los hábitos adquiridos como consecuencia de no haber interiorizado los procesos que tienen que ver con la educación emocional (elementos muy recientes) y estar todavía influenciados,  de forma determinante, por las técnicas y aprendizajes educativos anteriores, no permiten fortalecer e interiorizar nuestra inteligencia emocional de una forma natural. Lo que observo es que se abusa en exceso de los elementos racionales para gestionar los procesos emocionales y su influencia en el día a día.

En concreto con los niños y niñas se utilizada en demasía las explicaciones racionales y no se tiene en cuenta ni la influencia, ni a capacidad explicativa de los menores para articular su discurso y regular su comportamiento teniendo en cuenta las diferentes etapas evolutivas de los procesos emocionales.  Pensando sobre ello y unificando la experiencia de estos veinte años que llevo como psicólogo infanto juvenil,  generé hace unos años, un modelo organizativo sencillo que permite de forma rápida y evidente, explicar y visualizar  la influencia de las emociones en el desarrollo de las personas. Hay una infinidad de modelos explicativos potentes, con una gran base y cantidad abrumadora de literatura al respecto,  pero desde la humildad y desde mi  practica diaria, los resultados obtenidos me demuestran que ayuda mucho a las familias a poder entender el desarrollo global e integral de su hijos e hijas, así como el ellos mismos.

Este modelo, al que he denominado la Triada Ame, está conformado por tres elementos básicos que influyen el desarrollo de las personas. Como decía anteriormente, utilizo mucho este modelo organizativo en las sesiones de formación familiar y escolar que doy a lo largo del año.

Como digo, lo que nos permite este modelo son tres cosas:

1.- Servir de base explicativa. Nos permite generar un proceso explicativo sencillo de los elementos que influyen en el desarrollo de la personas. Clarifica y simplifica elementos que pueden resultar complejos de visualizar para los no profesionales de la psicología.

2.- Esquema director de las pruebas de evaluación-diagnostico. Cumple una función organizativa en el momento de evaluar-diagnosticar.

3.- Esquema director de los elementos que conformarán el programa de trabajo, Cumple una función organizativa en el momento posterior de generar un programa de trabajo, pudiéndose ser, este, de carácter terapéutico o no.

Otro de los elementos propios y característicos de la utilización de este esquema es su flexibilidad y su versatilidad. Pudiendo utilizarse para cualquier tipo de historia clínica y estilos o escuelas terapéuticas.

La función en la que quiero centrarme en este artículo, es la primera. La que se refiere a servir de base explicativa y que me permite utilizarse como elemento de orden en procesos educativos. Que busca principalmente que el conocimiento adquirido permita poder prevenir situaciones que se puedan volver con el tiempo complejas de solucionar.

Los tres elementos de esta Triada se podrían describir de forma breve como:

ACEPTACION PROPIA

El trabajo en esta área permite generar un equilibrio adecuado entre nuestros aspectos más positivos (fortalezas) y los negativos (debilidades), aquí se encuentra la base de nuestra autoestima. y autoconcepto. Una visión particular, subjetiva de nuestro yo y que podemos asumir o no (de ahí su nombre).

MADUREZ

Este área recoge las “herramientas” con las que nos ha dotado la genética, es decir las que “vienen de fabrica” a las que se suman las que vamos aprendiendo a lo largo del desarrollo de nuestra vida y que principalmente son dadas por nuestros referentes adultos. La unión de ambas es la que nos permite superar los obstáculos que la vida pone antes nosotros: desde aprender a leer, hasta saber cómo se saca el abono transporte.

EQUILIBRIO EMOCIONAL

Esta área recoge la amplitud del mapa emocional que nos acompaña en los diferentes contextos de nuestra vida y la percepción que tenemos de ella.

Como decía al inicio, una de las cosas que suele pasar cuando recibimos una consulta por parte de las familias, es que se fijan mucho en que herramientas les faltan a sus hijos e hijas (Área de Madurez). Por lo tanto, la búsqueda incesante se centra en  encontrar nuevas estrategias que les permitan resolver aquellos problemas que a nivel comportamental les aquejan. Incluso es fácil poder predecir, cuando hablamos sobre ello, como está, por ejemplo, su autoestima (área de Aceptación Propia). Es obvio que también entienden que hay emociones en el proceso vital (área del Equilibrio Emocional) pero en infinidad de casos solo somos conscientes cuando lo explicamos o marcamos de forma evidente estos elementos. La mayoría de las veces solo se busca el que aprendan nuevas cosas como si bastase solo, de manera sencilla, introducir un código informático que permitiese resolver el error.

Cuando utilizo la Triada, como modelo explicativo, es fácil observar de manera sencilla que no solo vale con aprender una nueva estrategia, sino observar de manera clara cómo influye, en ese comportamiento, el resto de los elementos que componen la personalidad. No solo permite explicar de forma evidente como influyen las tres áreas en un golpe de vista, sino también nos permite conocer cuáles de ellas pueden estar más afectadas y la influencia que ejercen en las demás. Se entenderá mejor con un ejemplo.

Imaginemos esta situación cotidiana: llega la hora de cenar y están en la mesa un padre y una madre con su hijo adolescente de quince años que mañana tiene un examen muy importante en el que podríamos decir que casi se juega el curso. Enseguida la conversación inicial intrascendente, va a girar a preguntarle sobre el examen e imaginemos que le adolescente contesta de forma borde y seca. Esto lejos de tranquilizar a sus padres, va a hacer que sigan insistiendo de forma más contundente sobre la cuestión, lo que va a generar en breve una discusión en la el que el adolescente va a acabar en su habituación enfadado e igual (dependiendo de la intensidad de la bronca) sin salir el fin de semana.

Sigamos un poco mas con el ejemplo e imaginemos como, el padre, al pasar ceca de la habitación, oye a su hijo como habla con un amigo sobre el miedo que tiene a suspender y la propia inseguridad que le genera tener que pensar ya en su futuro académico y sin verse muy capaz de llegar a donde él se había imaginado hacía un par de años. Si, con esta información, pudiésemos ir en una máquina del tiempo, por ejemplo en el Delorean de la película Regreso al Futuro,  al momento inicial de la cena, pensáis que ¿actuarían igual ante su hijo?, que ¿acabaría castigado? o por el contrario, podemos deducir que con esta nueva información el desenlace ¿sería diferente?

Puedo decir con seguridad, que el desenlace hubiese sido otro. Esta información emocional habría hecho que el padre y la madre hubiesen empatizado mucho antes y de una manera más natural con su hijo. Se mostrarían más comprensivos. Seguramente animándole y habrían encontrado y hablado de sus fortalezas como alguien capaz de superar este obstáculo, como seguramente lo ha hecho en otras ocasiones y buscarían juntos una estrategia para afrontar ese examen tan importante.

Este es una caso real que suelo poner como dinámica en las formaciones y de forma sistemática, lo haga con quien lo haga, siempre se cambia el resultado final, cuando uno es conocedor de la emoción que tiene ese adolescente.

Si seguimos el modelo de la Triada Ame, se puede observar las estrategias que tiene este chico pada afrontar el examen (Área de Madurez) y las que puede necesitar, como influye su miedo e inseguridad (Área del Equilibrio Emocional) en ello y por ultimo como aparece influenciado por la imagen que tiene el mismo como estudiante (Área de Aceptación Propia). Por lo tanto, siguiendo este esquema explicativo, es fácil poder buscar la interacción que se da entre las tres áreas y en cuales sería adecuado intervenir para ayudarle a enfrentarse a este reto.

Para finalizar, os propongo un reto y os animo a poder descubrir en el día a día, durante dos semanas, con vuestros hijos e hijas y con vosotros y vosotras mismos si sois capaces de poder descubrir que componen vuestra propia Triada Ame. Os daréis cuenta lo sencillo que es y que con práctica se descubren soluciones que antes no se veían.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *