Inteligencia emocional

Tomás Elorriaga: una apuesta por personas y organizaciones conscientes.

Nos conocimos en septiembre 2007 en el edificio Barco del Parque Tecnológico. ¿Motivo? La primera edición del “Plan de formación de consultoras para desarrollar Inteligencia Emocional en empresas”.

Una experiencia inolvidable (¿Irrepetible?) impulsada por el añorado “Clúster del Conocimiento”. Personas. Conexiones. Aprendizajes. Los cariñogramas y las huchas modelo buzón de correos. Y las risas.

Desde entonces, 13 años de “tertulias emocionales”, cientos de conversaciones, el Consorcio de Inteligencia Emocional … Tiempo vivido, tiempo sentido.

“Organizaciones desde la Consciencia: hacia la sociedad ética y espiritual” (T. Elorriaga www.triunfacontulibro.com) ha sido una de mis lecturas veraniegas. No me ha defraudado.

Es un sopapo de espiritualidad y propósito, un relámpago de humanismo, una declaración de principios -como recoge en el subtítulo- tajante, esencial “desde la raíz”. En la que profundiza en su particular “desde dónde” actúa con todas y cada una de las personas y organizaciones a quienes apoya. Siete capítulos a bocajarro, breves, intensos, directos. Sin eufemismos. Sin circunloquios. Una reivindicación valiente en tiempos de relativismo e incertidumbres (¿acaso alguna vez no lo fueron?).

Hay algo aquí que va mal. Las organizaciones están enfermas. El descompromiso, la desconfianza, los “reinos de Taifas” … son algunos síntomas. La felicidad y los resultados, sus víctimas. La respuesta de Tomás: más consciencia, más “eco” menos ego. No hay actualización disponible para esta realidad organizacional “egoica”. No basta con tunear. Necesitamos, con urgencia, un nuevo sistema operativo que sustituya al anterior, desde otro nivel de consciencia. “Más amable, más humano, menos raro”

Surfeando entre sus páginas me he encontrado su experiencia como consultor en cientos de empresas de “carne y hueso”, junto con sus referentes: Javier Elorriaga -eternamente presente en cuanto hace Tomás-, con Sri Aurobindo y Seligman, con Watzlawick y Wilber, con Laloux y Scharmer y algunos más en generativa conversación hacia las organizaciones del futuro.

Si buscas una caja de herramientas, explora otros territorios. Si quieres indagar en un enfoque humanista de las organizaciones, esta lectura es para tí. Porque de esto trata: de caminar hacia organizaciones con alma frente a tantas entidades alexitímicas, “desalmadas”, del “ego”.

Su razonamiento es simple.

Si somos personas intentando ser personas:

tu, tus compañeras de trabajo, tus clientes a quienes entregas tu propuesta de valor, las alianzas en las que te apoyas. Todas somos personas.

Si las personas podemos cambiarlo todo: desde los pequeños detalles hasta las grandes revoluciones están conectadas con nuestra vida interior.

¿No será más sensato, más humano, mejor, PONERNOS en el CORAZÓN -además de en las manos y en la cabeza- de las ORGANIZACIONES QUE HABITAMOS?

Sin las personas no somos nada. Si no les entendemos, si no nos entendemos, no comprendemos nada: ni quienes somos, ni la sociedad donde vivimos. Tampoco el mercado donde operamos. Ahí está la clave para salir de esta nueva encrucijada: situarnos conscientemente en el centro de este ring para conseguir una sociedad más ética y espiritual.

Un pensamiento sobre “Tomás Elorriaga: una apuesta por personas y organizaciones conscientes.

  1. Sergio Martinez

    Yo también he leído el libro de Tomás Elorriaga. Para mí es un desafío. Desafío a nuestras zonas de confort. Un libro honesto y valiente. Un grito alto y claro de que hay otras formas de hacer. Desde otra mentalidad, más madura, más consciente, más humana. Para mi también el libro ha supuesto una Inmensa alegría. Me ha reconfortado. La empresa está viva. Hay esperanza. Hay futuro. Gracias Tomás por tu enorme aportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *