Inteligencia emocional

La agresión paso a paso

Por Igor Fernandez

Para terminar esta serie de tres artículos sobre la emoción de la rabia y una de sus opciones de respuesta: la agresividad, quiero compartir con vosotros un proceso que me ha ayudado a comprender mejor por qué es tan difícil a veces encontrar las razones por las que alguien ha actuado de forma agresiva. Estos pasos están extraidos y adaptados de un modelo que se llama Modelo de Procesamiento de la información Social (Dodge,1986). A ver qué os parece:

  

Paso 1. En un primer momento la persona que responde habitualmente de forma agresiva, presta más atención a las pistas hostiles en la situación ante la que está. Se produce así un poso de situaciones previas a medida que este tipo de filtrado se repite, y que permite que la persona necesite cada vez menos indicios para terminar llegando a la conclusión de que se trata de una situación amenazante.

Paso 2. Una vez formada la interpretación en forma de amenaza, tienden con mayor frecuencia a suponer una intención activamente hostil en las acciones de los otros. Asimismo, ante una situación ambigua tienden a subestimar la propia agresividad mientras que la sobrestiman al tratarse de su "rival".

Paso 3. A partir de aquí, cuando se percibe por fin la situación como una amenaza confirmada, la persona piensa en estrategias o soluciones menos competentes, más orientadas a la acción y menos a la utilización de verbalizaciones. Es decir, más acción y menos palabras, menos reflexión. Éste es uno de los circuitos más difíciles de romper.

Paso 4. Las personas con esta tendencia de comportamiento aprendido anticipan resultados más favorables y menos consecuencias negativas, y por lo tanto aumenta la probabilidad de que el individuo vuelva a elegir una estrategia dirigida a la acción para resolver un problema.

Paso 5. Por último, no es extraño que la persona tenga dificultades o deficiencias en el uso de sus habilidades sociales, lo que dificultará aún más la relación con el entorno social y por tanto la puesta en práctica de la solución elegida. Esto también dificultará la elección de una nueva estrategia quizá más efectiva pero mucho menos conocida. 

Si conseguimos empezar a ser sensibles a lo que interfiere en la respuesta agresiva, quizás la respuesta que desde fuera consideremos más apropiada, no sea de nuevo otra agresión, aunque sea preventiva.

¿Quizá la confusión no nos asuste tanto?

9 pensamientos sobre “La agresión paso a paso

  1. Aitziber

    La verdad es que una de las ideas comunes referentes a situaciones de maltrato explica que el agresor comienza por reducir la autoestima de la víctima para generar una relación de dependencia en la que poder “ensañarse” sin riesgo a perderla. ¿Haría esto referencia al paso 1 mencionado en tu artículo? ¿Podría considerarse la autoestima (en referencia a alto nivel de capacidades, conocimientos, etc) de la víctima una amenaza para el agresor? Interesante tema… ¡Gracias!

  2. Rosa

    Este resumen de los pasos en la agresión resulta interesante,sobre todo para comprender su “posible recorrido ” , y de alguna manera ayudar a la prevención de comportamientos de tipo agresivo. ¡ Qué bueno sería identificar desde los primeros pasos qué proceso emocional está viviendo la persona, qué lo causa, y ayudar a su regulación sin que llegue a los siguientes! Y siguiendo la pregunta de Aitxiber, sí que podría ser interpretado por el agresor como una amenaza potencial. Pero yo prefiero quedarme con lo que podemos hacer para evitar el recorrido que no tiene necesariamente que “cumplir” con todos los pasos ni ser cíclico si en el camino la persona aprende otras maneras posibles de análisis y solución de sus conflictos.

  3. Rogelio

    Me gusta este recorrido que haces sobre la agresión. Y me gusta, aunque me asusta, ese apreciación que haces de la agresividad como forma aprendida de valoración y respuesta. Lo que más me interesaría es saber cómo se pueden “desaprender” esas formas de respuesta, esa forma de afrontar la vida. Me imagino que la contestacíón estará en parte en la educación de las emociones, en el desarrollo de la inteligencia emocional. ¿Es posible desaprender? o nos tendremos que conformar con ser iguales siempre. Yo estoy intentando mejorar mi inteligencia emocional, me han dicho que es un proceso que dura toda la vida, pero veo que los resultados, poco a poco, van siendo favorables. Con esto que has escrito creo que podré mejorar un poco más mis valoraciones, mis respuestas, y de esa forma poder relacinarme mejor, y por lo tanto, aumentar mi bienestar subjetivo. Pero… ¿hay alguna forma de que este proceso sea más rápido?

  4. Ígor

    Os agradezco las reflexiones y me parecen todos comentarios muy acertados. Como todo resumen, cuadro explicativo o esquema, trata de describir en términos comunes una realidad con muchísimos matices, son como en matemáticas factores comunes.Pero dejadme que haga alguna puntualización sobre lo que habéis planteado:
    Por supuesto, los dos primeros pasos son fundamentales, la valoración de las situaciones. Si estos dos primeros pasos cambian, es esperable que las respuestas resultantes sean asismismo otras. Aitziber y Rogelio plantean dos hechos que mucho tienen que ver entre sí: las valoraciones se aprenden, aprendemos a sacar ciertas conclusiones ante ciertas situaciones, lo cual sucede desde nuestras experiencias previas, nuestra historia, nuestras creencias, es decir, las conclusiones que hemos sacado en otras ocasiones. Si el hilo de pensamiento, en maltrato por ejemplo, es: “Esta tía me está replicando, y a mí no me replica nadie” , encontramos dos ideas que desencadenan una respuesta agresiva. 1ª. “Lo que esta tía está diciendo cuestiona mi opinión, y por tanto me dice que no tengo la razón. Esto es para mí insoportable” 2ª.”Yo tengo que ser una persona fuerte y si no tengo razón soy débil”. Son dos hilos de pensamiento irracional que me llevarán a tratar de evitar por todos los medios posibles llegar a esas conclusiones peyorativas, lo cual pasa por reducir la autoestima de quien me desfía y aprender a estar muy atento por si esto sucede, cortarlo de inmediato.

  5. Ígor

    en cuanto a la forma de romper este ciclo de aprendizaje, hay que tener en cuenta que se trata de un mecanismo de defensa, hay algo de lo que protegerse, y por tanto, hasta que no desaparezca la amenaza, la persona seguirá con las lanzas en alto. Esta amenaza muchas veces no es real, pero hemos construido un sistema paranóico a partir de un hecho o unos cuantos que sí lo fueron, seguramente de otra forma y en otro momento, pero es como si digéramos una perla, que el propio organismo genera a partir de una pequeña partícula. Cómo romper el ciclo pasa por tener la oportunidad de revisar las creencias amenazantes en un espacio seguro, con personas significativas que nos den el “permiso” para no tener que estar alerta constantemente y que nos den la seguridad de que no van a juzgarnos ni hacernos daño si nos deshacemos de la coraza. Deshacerse de algo que nos ha protegido es siempre peligroso, al fin y al cabo, nos quedamos en carne viva. Sólo dándonos cuenta de que realmente no tenemos por qué defendernos de forma extrema, cogaremos las espadas y las corazas.

  6. Juan

    La percepción de los acontecimientos es importante, pues aveces, la agresión se produce sin que los demás sean capaces de reconocer el motivo, debido a que su interpretación de la situación puede ser diferente y no suponer para ellos un motivo de rabia, el verdadero motivo puede no reconocerse conscientemente, debido a que algunas personas no suelen detenerse a preguntarse el porqué de determinadas sentimientos, que están experimentando y no saben de donde vienen realmente, por todo esto creo que la educación emocional nos puede ayudar para ser conscientes de nuestras emociones y sentimientos y poder desarrollar la inteligencia emocional a lo largo de nuestra vida.

  7. Jon

    Aupa Igor, terminas un ciclo sobre la Agresión, y he aprendido mucho sobre todo a poder comprenderla un poco más. Desgraciadamente, en nuestra sociedad minutoa minuto muere o es herido alguien por alguna u otra agresión. Muchas veces debido a ese tercer paso que nos has explicado: “la persona piensa en estrategias o soluciones menos competentes, más orientadas a la acción y menos a la utilización de verbalizaciones.” Soy de la opinión que lo fácil es levantar la mano ante una amenaza, porque lo dificil es dialogar o por lo menos eso es lo que llevo observando desde que nací. Me gustaría que leyesen tu artículo todas esas personas que creen que con la fuerza todo se soluciona. Hasta la próxima, pondré en práctica tus opiniiones.

  8. irene

    Estoy agradecida de poder tener la oportunidad de leer esta página, donde opiniones y conocimientos tan importantes como se plantean, me son accesibles.Estoy de acuerdo en las puntualizacónes aunque dotar de recursos a los agresores para que tengan la capacidad de darse cuenta del porqué de sus actos,no lo veo tan factible.El no exteriorizar o canalizar adecuadamente esa rabia puede dañar seriamente al que lo sufre. Gracias por darme la oportunidad de seguir estos ártículos que me ayudan a pensar sobre el problema que con mayor o menor importancia se nos plantea individualmente.

Responder a Ígor Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *