Inteligencia emocional

Autoconciencia Emocional: Justificación Vs. Responsabilidad

señalar

Por Aitziber Barrutia Leonardo

Esperamos cambios, queremos mejoras personales, familiares, sociales, etc. pero a menudo nos acomodamos en el sofá del deseo, del anhelo vacío, reconfortados por el aplauso ajeno de nuestro criticar por criticar.

Es frecuente escuchar de madres y padres como “¡Normal que tire los papeles al suelo, sus amigas/os lo hacen!”, o “¿Para qué vamos a reciclar nada si nadie lo hace?”, o “¿Cómo no voy a comprarle la consola si todas/os sus amigas/os la tienen?”, o “En esta sociedad todas/os las niñas/os tienen móvil o ven no se qué programa”, o “Como todas/os sus amigas/os vienen a esta hora o van a tal sitio…”, o “Como en  el colegio todas /os las niñas/os llevan ropa de marca” o “Si todas/os comen chucherías…”etc.

  

Criticar y excusar nuestra actitud es fácil, lo difícil es plantear soluciones, levantarnos del sofá y dar un paso más allá en busca de alternativas. Pero esto requiere implicarnos, y no siempre estamos dispuestos a despojarnos de nuestras comodidades y luchar contracorriente.

En la actualidad, no podemos negar la influencia que los medios de comunicación ejercen en nuestra sociedad, sobre nosotros y nuestros hijos y, si nos lo proponemos, es seguro que encontraremos una razón con la de justificar nuestro comportamiento. Pero, ¿no es nuestra la responsabilidad última de no ceder nuestros valores en pro de la comodidad? Probablemente, el primer paso para cambiar la sociedad sea reconocer que SOCIEDAD SOMOS ¿no es así?

¿Qué os parece?

 

9 pensamientos sobre “Autoconciencia Emocional: Justificación Vs. Responsabilidad

  1. oier

    ¡Sociedad somos!¡Cómo me ha gustado esta frase! Hay veces que nos escudamos en el sistema, en las políticas del Gobierno, en la tele, en lo que hacen los demás y no pensamos que el cambio está en nuestras manos, que es nuestra responsabilidad. Incluso cuando recibimos cursos de formación, como por ejemplo en Inteligencia emocional, somos capaces de escuchar atentamente, pero cuando se nos pide un compromiso de actuación, de cambio, entonces miramos al “otro”, o a otro lado para evitar el compromiso de cambio. Señores, señoras, “se hace camino al andar” y mientras no cambiemos nosotros, mientras no asumamos muestra responsabilidad no podremos pedir a los demás que las asuman. Cambienos pues y una buena manera es empezar a comprender y regular nuestras emociones y las de los demás para así conformar una sociedad más sana emocionalmente hablando.Gracias por el comentario Aitziber y por cierto, ¿cómo puedo contactar con vosotros? Gracias de nuevo

  2. Aurora

    Tengo dos hijas, una de 14 y otra de 11 años, ninguna de las dos tiene móvil, pero ellas lo entienden, porque saben que hasta, que no lo necesiten, no se los podemos comprar. Estoy de acuerdo con el artículo, en que la responsabilidad última, de no ceder en nuestros valores, es nuestra y si educamos, con el ejemplo a nuestros hijos ellos nos entienden, pero no podemos pretender, que si nosotros, los padres, somos los primeros en hacer todo lo que hacen los demás padres ( mis vecinos se compran un Audi, nosotros nos compramos un Mercedes… ), nuestros hijos nos pidan lo mismo y no se lo demos.

    1. Lanv

      Tu comentario es una tontería, han pasado 9 años desde que lo escribiste, quizás tu punto de vista haya cambiado.

      ¿Quién sabe?

  3. Jon

    Sociedad SOMOS SÍ, pero que tipo de sociedad somos o que tipo de sociedad queremos construir? Yo prefiero una sociedad responsable, activa, con valores claros y bien definidos y por supuesto con RESPONSABILIDAD. No me vale que si lo hacen todos porqué no lo tengo que hacer yo. Aitziber me has hecho recordar mi etapa adolescente donde siempre me escudaba en lo que hacían mis amigos para decirle a mi madre que porqué me trataba diferente. Ella me respondía siempre lo mismo: “LO QUE HAGAN LOS DEMÁS ME DA IGUAL, TU ERES MI HIJO Y TU ERES QUIEN ME IMPORTA”. Las pataletas que me agarraba, hoy en día le agradezco a mi madre su valentía y responsabilidad.

  4. alberto

    Hola , es la primera vez que intervengo en un blog , y quisiera decir para empezar que ma parece una oportunidad única y muy interesente para que cada uno exponga sus opiniones y así poder cotejar nuestros pensamientos con los de otras personas. Dicho esto quisiera añadir a lo que expone Aurora , que estoy de acuerdo y que aunque no nos parezca , nosotros somos el reflejo , o el espejo en el que se miran nuestros hijos porque sobretodo cuando son pequeños , somos nosotros los que determinamos con nuestras acciones lo que está bien o mal , y eso es lo que ellos van integrando dentro de sus valores , así pues , si nosotros tratamos de inculcarles valores como el respeto, lealtad, solidaridad , sinceridad , ellos los aceptaran como positivos y propios , de ahí que nuestra s actitudes tengan que ir por ese camino , para en un futuro lograr una generación que base su comportamiento en valores positivos y en actuar con criterio ; que no se deje arrastrar por aquello que nos quieren vender.Un saludo

  5. Endeèr

    Me abuela solía decir: “es más fácil, cuando subes a un monte, dejarse caer colina abajo cuando estás cansado que seguir ascendiendo”. A veces nos encontramos más ocupados en que los demás no nos consideren raros, o ingenuos, o equivocados. Damos más potestad a cualquiera que nos encontramos en el parque que a nosotros mismos. Curioso.

  6. Bibiana

    Cierto es que lo fácil, lo cómodo es dejarnos llevar por la corriente, que arrasta las masas en las sociedades. Dejarnos llevar por las pautas de los que más se hacen escuchar(Medios de Comunión)olvidándonos de nuestros propios principios, y más fácil es que lo hagan los más pequeños, siendo nuestra labor rescatarlos. El “yo nunca…” se nos suele olvidar. ¡Qué fácil es criticar a los demás y qué difícil es no caer en sus errores cuando se nos presenta la misma situación. La opción cómoda suele ser en muchas ocaciones por la que se opta. Hemos de ser fuertes para no dejarnos llevar por las masas y debemos de hacer los cambios poco a poco y no de manera puntual para que duren siendo en todo momento fieles a nuestros pensamientos.

  7. lorea

    hola Aitziber y demàs que estrais en este blog, es la primera vez que escribo y me apasionan todos los temas que tratais.Sociedad somos todos y cada cual hace la sociedad en la que quiere estar con sus convicciones,y sus propias necesidades, si con un SEAT me soluciona para ir a trabajar porque un coche más caro, para hipotecarme y no poder vivir más tranquilo.Las prioridades las elije cada uno, sin preocuparte en el que pensaran de ti.Eso es parte de esa libertad para hacer lo que uno quiere con su vida para ser feliz

  8. Aitziber

    ¡Hola a todas/os! Soy Aitziber, la autora del artículo y me gustaría en primer lugar agradeceros a todas/os vuestra participación.

    En segundo lugar y respondiendo a la pregunta de Oier, las personas que formamos parte de este blog pertenecemos a la consultora Sycom. Enconatraréis más información de la misma en la página web que se abre al pichar sobre nuestro nombre (en el artículo).

    Y por último, quisiera clarificar el hecho de que el concepto “responsabilidad” consistiría en sopesar a cada momento de forma autónoma y sincera cuáles son mis prioridades y actuar en consecuencia (coincida ésta con las expectativas de los demás o no).

    Básicamente la responsabilidad con uno mismo implicaría coherencia con mis propios valores más allá de la tendencia social. Y no existe una elección única y correcta a este respecto más que la de la persona que elige desde la libertad.

    Muchas gracias a todas/os por vuestra implicación. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *