Inteligencia emocional

Emociones Globales

Por Igor Fernandez

Es un hecho que las emociones se utilizan para hacer que las personas adoptemos unas conductas determinadas, referidas a actitudes ante circunstancias que vivimos, o a nuestra manera de consumir. Las pequeñas y grandes marcas comerciales (éstas últimas con más éxito), nos inducen a un estado emocional determinado que se asocie a un producto que pretende ser puesto a la venta, relanzado o expandido a un nuevo público. También es una eficaz estrategia apelar a las emociones de los votantes, no importa de qué signo, para ejercer su derecho a oponerse a lo que otros están haciendo mal. Imagínese el lector lo que sería que en lugar de hablar de tantas cosas para llegar al objetivo, los políticos dijeran “bueno, desde la cúpula del partido hemos decidido que ustedes han de sentir enfado, asco, miedo… de lo que está diciendo nuestro partido antagónico” .
Es innegable, además que estas técnicas funcionan. Nos enternecemos cuando vemos a los niños en anuncios de televisión, se nos encoje el estómago cuando oímos un sostenido silencio en la radio, por parte del locutor, y sentimos una rara sensación cuando vemos un anuncio de dimensiones obscenas en el que un joven efebo o una tierna ninfa se yerguen semidesnudos para seducirnos sobre las bondades de un producto cosmético.

  

Todas estas emociones que se tratan de elicitar en nosotros a través de los medios, son difíciles de matizar en otros contextos: es difícil llegar a la conclusión de que no todo en la vida que disfrutamos y sufrimos cada día, deben ser sorpresas, que las emociones efímeras no son más que eso, o que nuestra vida de pareja, incomprensiblemente, no sea tan apasionante.

La globalización, entre otras cosas, ha abierto la puerta al compartir ciertas emociones, como un condicionamiento generalizado. Es cierto, que las emociones básicas son comunes al género humano, que en cualquier parte del planeta, una persona puede percibir una emoción en otro individuo que no comparte con él más que el suelo que están pisando. Sin embargo, la razón por la que cada individuo, en cada cultura, siente esa emoción, globalmente reconocible, no es compartida. Sine embargo, cada vez más este proceso es real en nuestra pantallas de cine, en nuestros ordenadores, en nuestras noticias…

¿Pensáis que se puede hablar de “globalización” de las emociones?

2 pensamientos sobre “Emociones Globales

  1. Gotzon

    Seguro, con todos los matices que se quiera. También hay precedentes, no hay más que ver el juego que ha dado la máquina de sueños de Hollywood en todo el mundo ¿no?

    Por cierto, que el penúltimo invento de la industria publicitaria es el neuromarketing. Están a la última de los nuevos descubrimientos que se hacen en los laberintos del cerebro. Se ve que no se andan con chiquitas y están dispuestos a comernos el coco literalmente.

  2. Ígor- Autor

    Gracias por tu formada aportación, Gotzon. Resulta, como siempre que hablamos de estas cosas, que la utilización de los avances en cualquier campo, relacionado con la forma en la que funcionamos, es aprovechado antes por quien no entiende de altruismo, o solidaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *