Inteligencia emocional

¿Qué hago con mi orgullo?

images.coveralia.com

Por Jon Berastegi:

La semana pasada en una conversación muy interesante con un amigo y compañero me comentaba la importancia de la regulación emocional del sentimiento denominado Orgullo.

En esta conversación sobre la importancia del sentimiento de orgullo tanto en el ámbito laboral como en el personal, mi amigo me explica que cuando una persona realiza bien una obra o actividad puede experimentar unas sensaciones de autosatisfacción, autocomplacencia como de orgullo.

El orgullo puede ser definido como el sentimiento de la propia fuerza y capacidad por realizar algo de manera satisfactoria. Este sentimiento genera un estado emocional que afianza la autoestima personal y ofrece una actitud positiva para afrontar nuevos y dificiles retos.

Siguiendo con la conversación…mi compañero utiliza unos segundos de silencio para matizar que el orgullo, sin embargo, puede devenir en un sentimiento que consideraríamos negativo. ¿Negativo? Le pregunto yo.

Su respuesta es afirmativa y a la vez rotunda ya que confirma que este sentimiento es considerado negativo cuando se asocia a actitudes de desprecio, mediante pensamientos como: “Yo soy capaz y tú no”.

En estas situaciones nacen sentimientos negativos en esta misma línea como la arrogancia o la soberbía, en lo que socialmente conocemos como actitud chulesca.

Estas exageraciones inadaptadas del orgullo son el resultado de la escasa competencia en regulación emocional y a su vez de la escasa empatía por parte de las personas que utilizan el uso inadecuado de esta emoción.

Además, mi amigo levantando la ceja y expresando inquietud, me informa sobre el peligro que puede acontecer cuando el orgullo es utilizado de manera inadecuada por un tiempo prolongado.

Este peligro se trata en que dicho estado emocional se pueda convertir en un talante personal que produzca respuestas de evitación de tipo social.

La conversación llega a su fin con el último sorbo a nuestra taza de café, nos damos un fuerte abrazo y nos despedimos. Salgo de la cafetería y la reflexión continua de manera individual…

¿Cómo regulo mi orgullo? ¿Cómo me ven los demás? ¿Utilizo de manera inteligente dicha emoción? ¿Qué beneficios me otorga? ¿Y ustedes?

2 pensamientos sobre “¿Qué hago con mi orgullo?

  1. LILIAM

    muy lnteresante explicación del orgullo, ya que tngo un amig que lo utiiliza inadecuadament tiene 3 años separado de su esposa y no le pide perdon porque el y q es muy orguiioso.

  2. yeferson

    me gusta esa explicacion; la relacion que tenia con mi novia se termino,x problemas de pareja,hemos hablado para intentarlo de nuevo pero su orgullo es tan grande q no la deja decir que todavia me ama, pero cuando estoy compartiedo con otras chicas se pone celosa, y “YO” le digo que deje x un momento el orgullo que con eso no llegara a ninguna part, como dice el dicho si kieres a alguien perdonalo antes de que el amor se muera, y cuando se dicidio a perdonarme y hablar conmigo ya era demasiado tarde! xq ahora el orgulloso era yo y solo lo utilice para hacerme valer por hombre y darme mi lugar y que no puede llegar cualquier mujer y hacer con migo lo que se le de la gana! apesarde que todavia la amo, pero co una mujer asi es preferible estar solo! hasta que llegue le adecuada!

Responder a yeferson Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *