Inteligencia emocional

El peso de los silencios….

Por Olaia Agirre

  • Reuniones en los que deliberadamente se evitan algunos temas… son tabú
  • Información transmitida a medias…
  • Silencios que se crean ante la presencia de determinadas personas
  • Conversaciones emocionalmente agotadoras porque tú y yo sabemos que hay temas no resueltos que arrastran nuestras palabras
  • Verdades dichas a medias…
  • Emociones que se disfrazan bajo un disfraz de seguridad
  • Secretos familiares
el peso de los silencios

El silencio, de Irma Pino en Flickr cc

Silencios que gritan por tener voz. Silencios que se atragantan en la garganta, pero buscan salir. Silencios que cargan nuestras mochilas emocionales, agotando nuestras baterías… Silencios que generan, en definitiva, dolor, malestar, conflicto. Silencios que ahogan…

El silencio, tan maravilloso cuando es bien utilizado, puede ser cruel cuando utiliza su poder al hurgar en las heridas. Heridas, que como los silencios, se tapan, se ocultan, se disfrazan… Pero heridas al fin y al cabo. Heridas que supuran en nuestro corazón, en el corazón de las organizaciones y en la sociedad.

Heridas que necesitan romper el silencio para ser sanadas. Heridas con raices profundas. A veces tanto, que se han ocultado sobre capas de tierra… y fantaseamos con que no existen… Pero la realidad es que siempre queda una señal… más o menos evidente… en forma de dolor, de malestar. Un sentimiento y una emoción, a veces clara, a veces difusa… que muchas veces lo definimos como “no me encuentro bien”, o “hay un mal ambiente en el trabajo”, o “me siento desmotivado”…

Una herida que para su sanación requiere de las palabras. Palabras que identifican esas emociones, que nos hablan de necesidades no cubiertas. De las heridas que tenemos… Porque cuando nombramos las cosas, les ponemos nombre, desaparece la capa de invisibilidad, y se hacen conscientes ante nuestros ojos. Emergen arrojando luz, aparentemente dolorosa, pero no más que lo que latía bajo la piel… Pues el hacerlo consciente puede ser el primer paso para avanzar… Pues en mis manos está hacer algo al respecto…

Porque las palabras son poderosas… al igual que el silencio… dos caras de la misma moneda… Cómo utilizarlas depende de nosotros.

¿Vas a elegir utilizarlas de manera constructiva o vas a lanzar la moneda al aire,

a ver si el azar lo resuelve?

¡Tú decides!

4 pensamientos sobre “El peso de los silencios….

  1. jose

    sin exagerar tenemos que entender que por nuestra salud debemos decir las cosas con nombre y apellido sin silencios sin esperar aprobaciones en busca de soluciones .
    gracias por el espectacular aporte

  2. Olaia Agirre Autor del artículo

    Gracias Jose. Ponerle nombre a las cosas, atrevernos a nombrarlos para aterrizar las ideas, desenmascarar los fantasmas que pululan alrededor… y hacerlos visibles. Porque lo que es visible se puede gestionar, y tal vez, mejorar. Poner nombre y apellidos es un ejercicio verdaderamente liberador… ¡aunque nos cueste!! Un abrazo!!

  3. JAN JUO

    Hace meses que tú silencio y el mío se entienden a la PERFECCIÓN.Mi decisión chocó de frente con todo lo hasta ahora acontecido,Vos siempre tenías un buen motivo para dejarLO , yo parece ser que no podía ejercer el mismo . Asumo plenamente las consecuencias con la coherencia y la herencia de la soledad , de mi SOLEDAD y mi COMPAÑÍA , de mi palabra y mi SILENCIO : respetuoso , amable e incluso agradable . Si bien es cierto que te recuerdo ( sin una pizca de dolor ),asimismo haciendo honor a la verdad, también lo hago desde el cariño y el AMOR ,desde la gratitud y desde la esperanza abierta a la vida que elegí , sin tí y sintigo. Con tí y contigo compartí TODO lo que tenía pero no fué suficiente , para VOS nunca era suficiente : así que suspendí mi examen de amor , amandoté de la única manera que sé , errando casi siempre y de ciento a viento acertando casi cuasi de casualidad,pero para siempre . Sí es cierto que soy exigente , responsable ,disciplinado y a veces obsesivo con lo que quiero , con el primero conmigo , despues con los demás y las damas a las que quiero a mi lado.Quizás por eso hoy el silencio me pesa más al igual que ahorita mismo es mucho más ligero y llevadero,no por que me escuches o yo escuche NUESTRO SILENCIO , y único resquicio de lo que fué , autentico regalo presente e inmejorable futuro abierto a la VIDA en su más alta expresión , con lo BUENO e incluso lo menos bueno , sino por que ese silencio tambien es mío , lo oigo , lo escucho y me dice que un día estuviste viviendo dentro de mi corazón , y hoy sigues haciendolo , muda , callada , a través de ese silencio perdurable y amable , que incluso a veces me SONRÍE .

  4. Pingback: El peso de los silencios... ( nuevo post en el blog eitb Inteligencia Emocional) - OAZ Coaching para el cambio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *