Inteligencia emocional

Tacto y Ternura para transformar el mundo

7a796b597803ed43ae00ba774f41f9c8 2Uno de los aspectos más fascinantes de la vida humana es la capacidad de expresar y transmitir emociones mediante el tacto, que a su vez, es una de las maneras más potentes de toma de conciencia de las emociones, propias y ajenas.

El tacto es de importancia vital porque resulta una experiencia personal única, pero también compartida, de proximidad. Y como tal, es una fuente de información y un canal de comunicación imprescindible. Se torna en necesidad vital. Todas las personas necesitamos del contacto físico con otras personas.

No es la primera vez que invitamos a la ternura a visitar este blog, más olvidado tenemos al tacto. Por eso, en este post me gustaría aportar mi visión sobre la importancia sociológica de la ternura y su relación con el tacto.

He de confesaros que la preparación de este post ha supuesto para mí varios descubrimientos. El primero de ellos es que éste es un tema que está cobrando gran interés por los últimos avances en la investigación científica sobre la cuestión. Un buen ejemplo de ello es el fantástico libro de Ashley Muntagu, El Tacto, La importancia de la piel en las relaciones humanas, que supone mi segundo descubrimiento

Quizás la primera experiencia humana sea a través del tacto, antes de las 8 semanas de gestación el feto ya ha desarrollado la sensación táctil, y es en el momento del parto cuando tenemos el primer contacto con el mundo a través del tacto, Margaret Mead lo denomina el shock epidérmico.(tercer descubrimiento).

Yo tuve la suerte de estar presente y acompañar a mi mujer en el parto de nuestro hijo mayor. Toda mi vida recordaré la sensación que me recorrió todo el cuerpo cuando en ese momento único, él me agarró el brazo (ya venía apretando, jejeje). Creo que fue un shock epidérmico mutuo.

Por algo las funciones de las manos y áreas táctiles del cerebro ocupan un gran tamaño. La piel es un órgano extremadamente sensible, cumple la función de captación de sensaciones y de conectarnos con el exterior, con el medio ambiente. Sentimos frío, calor, cosquillas, dolor, presión, y qué decir de las zonas erógenas. Sensaciones que curiosamente varían, en función de las emociones que estemos sintiendo en cada momento.

Incluso existe un verdadero vocabulario emocional del tacto, transmitimos unas u otras emociones, miedo, rabia, ira, asco, alegría, amor, confianza, seguridad y por supuesto, la ternura, según cómo y dónde nos toquemos.

Erving Goffman, dice que las personas nos tocamos cómo y dónde tiene significado. Nos tocaremos cuántas veces necesitemos hacerlo en nuestra vida cotidiana. Sólo debemos saber verlo y estar muy atentos para notarlo.

Darnos la mano, abrazarnos, pasarnos una mano por el hombro, agarrarnos del brazo, diferentes formas de interactuar emocionalmente en cada contexto y situación social. De esta forma nos situamos en una mirada sociológica de la cuestión.

En mi opinión, la emoción que mejor se transmite a través del tacto es la ternura. Imaginaros por un momento, cada uno de vosotros y cada una de vosotras, con vuestras cálidas manos sujetando la cara de una persona querida, con ternura, con delicadeza, ¡que bienestar transmite!

La ternura contiene un gran significado social. Ternura como sostén emocional en el desarrollo de las personas desde la infancia, en la familia. Crea y refuerza los vínculos afectivos y sociales.

En este sentido, la ternura tiene poder para transformar nuestro entorno, nuestra sociedad. Es un elemento clave de comunicación amorosa, de empatía y simpatía, al ser una emoción que expresa amor abiertamente, tiene la capacidad de transmitir bienestar.

Sin embargo, la ternura tiene una paradoja, se manifiesta con delicadeza, en pequeños detalles, sin ostentación, de manera sutil, con leves caricias y mimo, pero al mismo tiempo, la expresión de ternura exige coraje, firmeza, porque se he de mostrar sin miedo, abiertamente, con naturalidad y sensibilidad y esto choca con una cultura y una sociedad como la nuestra que fomenta la competencia, el individualismo, la frialdad y la dureza.

Desde una perspectiva sociológica de las emociones, el tacto y la ternura se convierten en fundamentos vitales en la construcción de una cultura del encuentro capaz de desarmar los conceptos de lucha, de rivalidad y enfrentamiento de nuestra cultura occidental.

Por otra parte, también nos abre puertas a nuevos ámbitos de estudio, como el del sufrimiento que puede generar la privación del (con)tacto físico en las personas que experimentan soledad, o procesos de exclusión social. Cuarto descubrimiento, un apasionante ámbito de estudio. Una demostración más de que las emociones son el nexo bidireccional de interacción entre individuo y sociedad.

La RAE define a la ternura como: manera de ser, de comportarse, personas agradables, cordiales, que demuestran delicadeza, mimo. Su propia definición me da la oportunidad de reivindicar la ternura como una actitud ante la vida, una manera de ser y estar en la vida. Ternura como acción creativa de transformación social, de transformación cultural.

En este sentido, la ternura y la sensibilidad que conlleva, nos abre un fantástico horizonte a la solidaridad, a la cooperación, a la búsqueda de esa sinergia que Stephen Covey denomina como la 3ª alternativa.  La práctica de la ternura a través del tacto con delicadeza y sensibilidad, sólo nos puede llevar a crear seres sensibles y una sociedad justa y feliz.

Por tanto, y he aquí el quinto descubrimiento, una sociología de la ternura como praxis diferente para observar y mejorar la sociedad, buscar, conectar y (con)tactar con los demás desde la ternura.

Y no cabe duda que ésta fórmula; tacto+ternura+sensibilidad, para la transformación social, es simple y barata. Os dejo un enlace a una bonita canción de Elliott Murphy que habla de amabilidad y dulzura; A touch of kindness

Y tú ¿cómo practicas la ternura?

 

2 pensamientos sobre “Tacto y Ternura para transformar el mundo

  1. Yolanda Salvatierra

    Hay que leer a la Dra. Júlia Corominas “Psicopatología arcaica y desarrollo: ensayo psicoanalítico” (1998) Paidós Un excelente trabajo sobre el significado de la piel y su función comunicativa.

  2. Lía Barbery

    Felicitaciones por el artículo.
    Lo celebro y comparto, desde mi experiencia como docente en el campo de la Inteligencia Emocional y como diseñadora del sistema terapéutico Abrazoterapia.
    Desde esta última y desde mi libro, al igual que tú, textualmente, reivindico el poder terapéutico de los abrazos y hago referencia a ellos como una actitud hacia la vida.
    Recomiendo también otro libro El poder del Tacto. de Phyllis K. Davis editado por Paidós. Y claro está invito a visitar mi web, para que entre todos construyamos “puentes de abrazos por los que circulen las emociones”!
    Felicitaciones una vez más.
    Lía Barbery
    http://www.abrazoterapia.com
    Nota: esta web estará inactiva hasta el 15 de abril de 2015, por ajustes.!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *